aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 23 de enero de 2018
Sociedad

16/8/2007

La Asociación Río Aragón considera "irresponsable y temerario" continuar con un proyecto de Yesa que "carece de garantías"

La Asociación Río Aragón ha afirmado que es "irresponsable y temerario" pedir que se aceleren las obras de Yesa, cuando este proyecto "carece de garantías de seguridad". Los afectados recuerdan que en 2004 se presentaron alternativas al recrecimiento, "con las que la solución a los problemas de Bardenas estaría mucho más cercana".
Pilar Artiaga Bueno

Zaragoza.- La Asociación Río Aragón, tras las declaraciones vertidas por el sindicato UAGA-COAG sobre el recrecimiento de Yesa, considera "irresponsable y temerario" pedir que se aceleren las obras del embalse. "Que el Ministerio retrase la información pública del modificado para incorporar aspectos como las filtraciones, nos parece una decisión de la mínima prudencia que se le puede exigir a quien tiene la responsabilidad", ha expresado el presidente de esta organización, Luis Solana.

"En cualquier caso", ha continuado Solana, "tenemos que recordar que ya en 2004 su pusieron sobre la mesa una serie de alternativas que no se quisieron ni escuchar y con las que la solución a los problemas de Bardenas estaría más cercana", ha puntualizado Solana.

"Si el proyecto es inviable técnicamente, no es cuestión de voluntades el hacerlo o no", ha comentado el presidente de esta organización. "Para nosotros, debe descartarse porque tiene un tremendo impacto además de que, a fecha de hoy, no tiene en absoluto garantías", ha asegurado Solana, refiriéndose a las filtraciones y deslizamientos ocurridos durante el año pasado y el presente.

Las alternativas que se pusieron encima de la mesa fueron elaboradas por la Fundación Nueva Cultura del Agua, por "técnicos competentes y de toda solvencia". "Fundamentalmente consistían en que construyeran en la propia zona de riego tres balsas laterales para que se guardara en la propia zona beneficiada el agua necesaria para regar", ha recordado Solana. "Era una solución de equidad territorial, pues la zona beneficiaria asumía el coste de almacenar en su territorio el agua", ha comentado el presidente de la asociación.

En cuanto al abastecimiento de agua del Pirineo para la capital aragonesa, la Asociación Río Aragón afirma que "es un proyecto totalmente independiente del recrecimiento". "Puede funcionar perfectamente sin este proyecto y, es más, el agua de Yesa podría llegar ya a Zaragoza", ha explicado Solana, "lo único que hace falta es que se ponga en funcionamiento el embalse de La Loteta".

Recientemente, ante la aparición de filtraciones y deslizamientos en las laderas del embalse, la Asociación Río Aragón señaló "la inviabilidad del proyecto", ya que "los problemas geológicos han sido continuos desde la construcción del actual embalse y se han multiplicado con las obras del recrecimiento". Además, a estos problemas geológicos, se le suma el coste del proyecto "que ha aumentado con las diversas modificaciones que se están realizando".

Al aumento del gasto económico por los diversos modificados del proyecto, la Asociación subrayaba la sensación de "peligro evidente" en la zona "ante el cúmulo de noticias sobre la inestabilidad de las laderas".

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Carlos Álvarez de Eulate

Carlos Álvarez de Eulate

Tirarse al paso de cebra

Es un hecho innegable. Los peatones de siglo XXI ya no cruzan los pasos de cebra. Se tiran a ellos con total impunidad entusiasta. Lejos han quedado los años en los que permanecían quietos en el borde de la acera, avisando de su intención a los conductores. Ahora se tiran, literalmente.