aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Viernes, 16 de noviembre de 2018
Zaragoza

10/8/2007

La Policía desaloja a los ecologistas acampados bajo el Puente de Piedra

La Policía y los Bomberos han desalojado alrededor de las 13.30 horas de este viernes, el asentamiento levantado bajo el Puente de Piedra, sin encontrar resistencia. El objetivo de esta acampada era protestar por las obras proyectadas en el puente y la ribera, así como abrir el debate entre la ciudadanía.
Begoña Penón García
Los acampados han sido identificados, pero no detenidos

Zaragoza.- Bajo la premisa de que “dentro del mensaje de que nosotros no nos vamos, hay que escenificar que nos están sacando de aquí y que no estamos de acuerdo con lo que aquí se va a hacer, pero tiene que ser lo más fácil y pacífico posible”, los 16 activistas que en esos momentos se encontraban en el campamento que se levantó el lunes pasado bajo el Puente de Piedra han sido desalojados, evidenciando que el motivo que les llevó a acampar sigue vigente.

El concejal de IU en el Ayuntamiento de Zaragoza, José Manuel Alonso, ha bajado hasta el campamento. “Finalmente la CHE ha obligado a levantar el campamento”, ha manifestado. “Desde Izquierda Unida queremos agradecerles que hayan estado aquí estos días peleando porque han logrado concienciar a los medios de comunicación y a la ciudadanía de la importancia que tiene su río, de la importancia de su patrimonio, así como su salvaguarda frente a una obra irracional e insostenible”.

Horas antes, Héctor Lahoz, uno de los simpatizantes, reaccionaba de manera tranquila ante el desalojo inminente, “tal y como van los plazos de la Expo, personalmente, yo esperaba no haber estado más de dos días, por lo que el alargamiento de la acampada ha sido toda una sorpresa”.

Los acampados, representantes de distintos grupos ecologistas y ciudadanos que coincidían con las ideas que allí se defendían, estaban divididos en dos campamentos. Por un lado, la base, a la que han estado yendo y viniendo el grueso de quienes apoyaban la iniciativa a lo largo de la semana; y por el otro, en la tercera pilastra del puente, “para evidenciar los límites de la zona que se disponen dragar para que pase el barco”, explicaba otro de los acampados.

El segundo de los objetivos de dividir el asentamiento, era retrasar el desalojo, que se ha desarrollado, como habían acordado previamente, sin oposición a los agentes, de manera tranquila y sin incidentes. Y también lo han conseguido.

Dos unidades de intervención policial han bajado a la ribera alrededor de las 13.30 horas y tras negociar las condiciones, uno a uno han acompañado a los 14 miembros que en ese momento se encontraban en el campamento base y alrededor de dos horas después han concluido la orden con el desalojo, con la intervención de los bomberos, que han trasladado en una “zodiac” a la ribera del río a los otros dos activistas.

La excavadora ha arrancado la pancarta de "Stop Obras"

Falta de participación ciudadana

David Arribas, último de los activistas desalojado, resumía su experiencia afirmando que han salido “reforzados, seguiremos manifestándonos porque consideramos que toda la actuación que están desarrollando en el Ebro se está haciendo de manera negligente y con prepotencia, de espaldas a la sociedad”. Además, les ha lanzado una pregunta al equipo del gobierno municipal, “¿cuánto cuesta este capricho? ¿Cuánto cuesta el azud, dragar el río y poner en peligro el Puente de Piedra”.

En este mismo sentido, se ha quejado de que “todos los planes de riberas que en su día fueron consultados a las asociaciones, están siendo modificados sin que la sociedad civil y los grupos naturistas y ecologistas, que son los que entienden de esto, puedan participar. Desde el principio se dijo que había participación ciudadana pero no la está habiendo bajo ningún concepto”.

El pasado miércoles, consiguieron detener el inicio de estas obras, impidiendo el paso de la maquinaria por la ribera. Este viernes una pala excavadora ha escenificado la nueva realidad, mientras se llevaba por delante una pancarta en la que se leía, “Stop Obras”.

Los activistas se sienten reforzados tras el desalojo

Continuarán con las movilizaciones

De esta manera, los desalojados de la acampada del Puente de Piedra se han mostrado satisfechos con el resultado de su acción ya que “este debate ha quedado mucho más abierto”, han valorado. Los activistas, organizados en la Plataforma en Defensa del Río y el Puente de Piedra ha anunciado que continuarán con las movilizaciones.

Uno de los portavoces de la Plataforma, José Luis Martínez, ha anunciado que “nos personaremos en las denuncias y entraremos en contacto con la Fiscalía” para mostrar su desacuerdo con las obras de una forma oficial. También ha recordado que para actuar sobre las riberas “es preceptivo el estudio y la declaración de impacto ambiental” y que “el papelín del Inaga no vale”.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Luis Iribarren

Luis Iribarren

Emilio Gastón, vecino de Echo y de donde él quiera

¿Qué es un buen vecino no empadronado? ¿Qué son las políticas de repoblación más allá de meros repartos de subvenciones teledirigidas por partidos para municipios insostenibles porque también lo han decidid? Para museos que nadie visita por reiteración, para servicios y equipamientos que no se analizan como dinamización o no del territorio, para ser un simple bar abierto y atender a un motero que quiera darse una vuelta.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Jasa. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra