aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 15 de octubre de 2018
Cultura

28/5/2007

La brutalidad del genocidio de Ruanda sobre las tablas del Mercado

El actor Pep Ricart se enfrenta solo a “La caricia de Dios, Ruanda 1994”, una obra escrita por Paolo de Vita y dirigida por Lola López. La Companyia Hongaresa de Teatre pone en escena una producción que estrena mañana el Teatro del Mercado y que recuerda el genocidio que costó la vida a un millón de personas en Ruanda.
Diego Guillén Ligori
El actor Pep Ricart se enfrenta solo a “La caricia de Dios, Ruanda 1994”
El actor Pep Ricart se enfrenta solo a “La caricia de Dios, Ruanda 1994”

Zaragoza.- “Los horrores parecen estar siempre muy lejos. La brutalidad nos llega a través de la pantalla del televisor. Nosotros, en cambio, queríamos que estuviesen ahí, a pocos metros de las personas sentadas en platea, que se pudieran tocar, presentes, vivas y vibrantes”. Lo dicen los autores de la obra que estrena mañana el Teatro del Mercado de Zaragoza. Lleva por título “La caricia de Dios, Ruanda 1994” y la firman Francesca Zanni y Paolo de Vita.

La Companyia Hongaresa de Teatre es la encargada de poner en escena este montaje sobre el genocidio que costó la vida a un millón de personas en Ruanda, que sirve para denunciar lo que ocurrió en el siglo XX y lo que sigue ocurriendo en el siglo XXI.

“Hemos construido una narración que, ateniéndose a los hechos, denunciando las omisiones y el desinterés de occidente, desenmascarase las falsas certezas, la ignorancia al respecto de esta historia”, explican los autores. Y añaden: “Queríamos hacer conscientes al público, queríamos suscitar preguntas que llegasen al fondo de la conciencia del público, queríamos abrir pasadizos en esa horrible coraza que es la indiferencia. Como un agujero, profundo y sangrante, que abre sus puertas de par en par bajo los pies de los hombres. Como una boca hambrienta que pide incesantemente su tributo de carne humana”.

El texto es un monólogo interpretado por el actor valenciano Pep Ricart, de gran trayectoria profesional tanto por su calidad actoral como por su compromiso artístico y social. Su calidad ha sido, además, reconocida este año al otorgarle el premio al mejor actor por parte de la crítica teatral valenciana. A partir del personaje real del general canadiense Romeo Dallaire, y entonces comandante de la misión humanitaria de la ONU emplazada en Kigali (Ruanda), se construye un monólogo en el que cuenta “a los blancos, una historia de negros”.

La obra se representará en el Teatro del Mercado del 29 de mayo al 2 de junio, a las 21.00 horas, y el domingo 3 de junio, a las 20.00 horas. Y, como advierte la directora de la obra, Lola López: “Algo sagrado debe tener la vida cuando hace que los hombres dejen de trabajar para la industria de la muerte. Ahora preparamos las velas, elegimos el rumbo y esperemos que los vientos nos sean propicios y podamos dejar que nos llegue… la caricia de Dios”. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Aragón Estrena
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

Con Sender en el camino

Según Ramón J. Sender, no pasamos de aficionados: la vida es tan corta que no da para más, excepto para los héroes, los santos y los guerreros. Creía Sender que cuantos más años cumplimos, antes nos damos cuenta de que la misión de una buena persona, incluso de un político (porque ambas cosas pueden darse en un mismo espíritu), esa misión, decía, es cumplir con nuestro deber, que es hacer bien nuestro trabajo y no traicionar la palabra dada. Dudaba de que hubiera otro quehacer que tuviera mayor importancia.