aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 24 de noviembre de 2017
Sociedad

2/3/2007

“Para que a la gente le picase el gusanillo, pensé en contar cosas graciosas”

El corresponsal de la Agencia EFE en China, Antonio Broto, ha recogido el galardón el “Blasillo” de Huesca 2006, al ingenio en Internet, por su blog “Chinochano”. Exhausto por conceder tropecientas entrevistas, el joven periodista se confiesa abrumado por el reconocimiento de sus colegas de profesión y de las autoridades.
Raúl Sánchez Costa
Elboj entrega a Broto el premio Blasillo de Huesca
Elboj entrega a Broto el premio Blasillo de Huesca

Huesca.- Su extrovertido carácter y su sarcasmo aragonés han hecho que este joven periodista sea reconocido por su manera de contar historias acerca de una cultura remota pero extravagante, al mismo tiempo. Su blog "Chinochano", que nació por las anécdotas que relataba a su familia a través de los correos electrónicos, explica que “si algo o alguien es culpable de este premio, es China y sus chinos, con sus virtudes y defectos, sus cosas aburridas y divertidas, y su cultura casi imposible de comprender y definir”.

Pregunta.- ¿Cómo surgió la idea de su blog?
Respuesta.- La idea de este blog surgió porque yo le contaba muchas curiosidades y anécdotas a mi familia como una vez a la semana a través de correos electrónicos desde 2001. Primero porque quería hacerlo, ya que les echaba de menos, y luego por costumbre; de modo que les encantó y me comentaron que por qué no publicaba esto en un libro, puesto que podría tener éxito. No me lo creía mucho pero, de todas formas contacté con editoriales para ver si les interesaba. Sin embargo, me dijeron que no porque si no tienes el libro ya escrito y se los das no te van a decir nada. Entonces, pensé en hacer otras cosas. Así que me enteré lo del blog y pensé en probar; así como diversión surgió y no tiene ningún objetivo ni económico ni ideológico, sino para divertirme.

P.- ¿Qué representa haber ganado el Blasillo de Huesca?
R.- Supone una sorpresa muy grande, un hecho sin precedentes en mi vida. Ser protagonista de algo. Yo soy periodista y siempre he estado detrás de todo y ahora, de repente, tantas entrevistas, que el presidente de Aragón me nombre en el discurso… Me abruma todo esto. Nunca he querido se la estrella de nada y ahora por un día ha sido bonito. Como decía Warhol “todos tenemos 15 minutos de fama”, y yo los he tenido y cuando sea mayor lo recordaré con mucha nostalgia.

P.- ¿Busca abordar en blog temas satíricos?
R.- Mi blog no es de humor. Me sale más gracioso un día y otro día me sale más serio. Tengo esa sorna aragonesa. Los aragoneses somos muy sarcásticos e irónicos, por lo que me sale fácilmente, pero nunca empecé diciendo, voy a hacer un blog sarcástico, sino sobre china y, para que la gente le pique el gusanillo, pensé en contar cosas graciosas. Los artículos más graciosos son los que quedan en la gente.

Broto antes de recibir el premio

P.- ¿Ha tenido algún tipo de censura en su blog?
R.- No les interesa los blog en español o inglés, sino los que están en chino. No quieren que los chinos se enteren muy bien de las opiniones exteriores y más si son críticas, pero mi blog no es crítico. No he tenido problemas, he tenido alguna dificultad de acceder a un blog en provincias en el interior de China o en alguna ciudad un poco remota pero no puedo asegurar que haya sido un bloqueo sino un problema de acceso a páginas internacionales. Algún chino me ha escrito y criticado, pero a nivel individual. No me siento nada amenazado por el Gobierno chino ni ningún bloguero español. Igual que como periodista tampoco tenemos problemas. A los extranjeros nos dejan en paz. El problema lo tienen los chinos.

P.- ¿En su labor periodística, ha recibido alguna vez presión por parte de las autoridades?
R.- La censura suele ser más bien para la televisión. Cuando vas con una cámara por la china profunda es más difícil ocultarlo, pero que yo soy de agencia y suelo ir con una agenda y bolígrafo, y paso por desapercibido pero como extranjero no. Pero sí es verdad, hay que pedir permiso a ese pueblo para que te pongan un guía. Sin embargo, este año ha salido una nueva ley con motivo de los juegos olímpicos, para prohibir esa práctica.

P.- Y la censura para los chinos…
R.- No conozco ningún caso personalmente porque me relaciono más con periodistas de las autoridades por lo que son más reticentes a escribir cosas críticas, pero sí que salen en las noticias muchos casos de periodistas que han sido encarcelados por ideas críticas hacia al régimen, personas que le hayan borrado el blog de la noche a la mañana.

P.- ¿Cuál es el tratamiento de la información en el país asiático?
R.- La información nacional y económica suelen ser iguales tanto en los medios estatales como privados porque la información viene proporcionada por la agencia de noticia Xinhuan. Lo que varía es en los privados que buscan más los sucesos escabrosos o las curiosidades como, por ejemplo, un chino va en bicicleta hacia atrás recorriendo la Gran Muralla.

P.- Y, para terminar, ¿cómo se siente un aragonés en China?
R.- Me siento muy adaptado a China. Al principio me decía: “¿estoy en China? No me lo creo”. Ahora es muy rutinario. Echo de menos tanto Huesca como Madrid, pero ya tengo un pie allí. Ahora es un gran dilema para los que llevamos mucho tiempo fuera. No sé qué sucederá en el futuro.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
José Luis Labat

José Luis Labat

A vueltas con la justicia

Hay vocablos que forman parte, por derecho, como es el caso, del cotidiano uso de sus mortales usuarios. Y tal vez por ello, y por lo recurrente del concepto, no se repara en calificativos para poner de manifiesto su poliédrica y versátil clave circunstancial: que si ciega, que si lenta o que si justa. De un tiempo a esta parte, la justicia es todo un reclamo.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Montañas de Saas-Fee. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra