aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Viernes, 19 de abril de 2019
Deportes
10/1/2005

La afición pide la renovación de Savio

Pablo Almazán
Savio en su presentación como zaragocista
Savio en su presentación como zaragocista

Zaragoza.- Savio Bortolini debe seguir en el plantel maño. No hay que esperar al próximo mes de marzo, fecha fijada por la patronal. Y es que asegurar la continuidad del jugador brasileño se antoja imprescindible para acometer el tercer y definitivo plan de asentamiento previsto por el director técnico de la entidad, Miguel Pardeza.

Sería un lujo que el Real Zaragoza no se aprovechase de las opción unilateral que dispone para renovar a Savio una campaña más. Aunque la ética dicte que antes hay que hablar con el interesado, las firmas están para que se cumplan.

A sus 31 años cumplidos ayer, el ex futbolista del Real Madrid sigue siendo el hombre más en forma y más determinante de la plantilla aragonesa. Ha disputado todos los partidos de Liga, lleva 6 goles y una asistencia.

Y es que, lejos de lo ocurrido la pasada temporada, las rodillas y los tobillos de Savio están siendo menos castigados por las zagas rivales. Así, en plenas condiciones físicas, el media-punta está completando su mejor ejercicio en Europa. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Luis Iribarren

Luis Iribarren

Nuevas zaragozanas, la verdadera transición pendiente

Que la rabia no nos ciegue. Si afirmamos que la transición ha terminado en fracaso, tanto en Aragón como en Barcelona, negamos una parte de la realidad. De qué realidad, de la que ha convertido el cruce de la Avenida de Madrid de Zaragoza a la altura de plaza Huesca-calle Delicias o el último tramo de la avenida Ramón y Cajal de Huesca, en el de Shibuya de Tokyo.