aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Miércoles, 17 de octubre de 2018
Cartas al director

26/7/2018

La tragedia de Santiago

Todas las tragedias son tragedias. Algunas podrían haberse evitado. Pero una vez acaecidas, el horror y el dolor nos dejan paralizados, inermes, sin consuelo. La autoridad tiene la obligación de establecer las causas —todas—, aliviar el dolor de las víctimas, familiares y allegados, y adoptar medidas para que algo así no vuelva a suceder.

A todos nos incumbe e interpela este desastre. El conductor podrá tener sus propias responsabilidades. Pero ya lleva a sus espaldas, y en su alma, el enorme pesar de tanta desgracia. Nadie querríamos estar en su lugar. Si a todos nos embarga este duelo insoportable, ¿cuál no será el dolor abrumador y la desesperación desconsolada del desafortunado maquinista?

Los informes técnico y judicial pertinentes habrán de especificar las causas y delimitar las responsabilidades que procedan. Pero no dejemos al hombre solo, el más vulnerable y al que muchos apuntan como portador de su propia responsabilidad. Porque hay más responsabilidades (presuntas) que deben ser valoradas y esclarecidas: la de quienes idearon o permitieron una curva tan peligrosa para un trayecto de velocidad endiablada; la de quienes consistieron tramos de vía tal vez ya obsoletas; la de quienes autorizaron un trayecto sin los necesarios mecanismos de señalización adecuada y/o de control automático, de modo que el propio tren frenase donde debiera con independencia de (o a pesar de) la acción o inacción del maquinista. Y todas esas presuntas deficiencias deben ser corregidas para que no vuelva a suceder una tragedia tan horrible como esta.


Luis Portillo Pasqual del Riquelme

Cartas al director

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

Con Sender en el camino

Según Ramón J. Sender, no pasamos de aficionados: la vida es tan corta que no da para más, excepto para los héroes, los santos y los guerreros. Creía Sender que cuantos más años cumplimos, antes nos damos cuenta de que la misión de una buena persona, incluso de un político (porque ambas cosas pueden darse en un mismo espíritu), esa misión, decía, es cumplir con nuestro deber, que es hacer bien nuestro trabajo y no traicionar la palabra dada. Dudaba de que hubiera otro quehacer que tuviera mayor importancia.