aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Jueves, 19 de julio de 2018
Tribuna Digital

25/6/2018

Tolerancia selectiva

Vicente Franco Gil

El escenario mediático alberga un elenco de debates públicos, entre ellos los de corte ético y moral, donde la tolerancia, en principio, admite posturas opuestas a las quizá convencionalmente asentidas. Pero, ¿qué sucede cuando quien discrepa de los estándares establecidos se declara cristiano? Entonces surge un problema inevitable donde esa “tolerancia” liberal de la que presume la sociedad, paradójicamente, rechaza aquello que choca con su dogmatismo vanguardista.

La multiculturalidad en el mundo occidental es ya una realidad tangible, es la carta de naturaleza que inunda, cómo no, el ideario político de nuestras instituciones locales, autonómicas y nacionales. No obstante, la caza de brujas repunta cuando quienes opinan conforme a sus propias convicciones, amparadas constitucionalmente, hunden sus raíces en el humanismo cristiano. Hay un hartazgo considerable hacia ellos lleno de discusiones, donde el acoso incesante de preguntas capciosas y de interrupciones jocosas dificulta la exposición lógica de sus legítimos argumentos.

Esto es así porque junto con esa sobrevalorada “tolerancia”, camina un acrisolado laicismo intransigente causante, en su caso, de que las Administraciones Públicas se adueñen del mercado libre de las ideas. Enarbolan un patrimonio moral tan absoluto como dúctil para adaptarse a cada situación según convenga. De esta forma se establece un orden ético propio, basado en criterios indiscutibles y categóricos, erigiendo como oficial el confesionalismo de lo políticamente correcto.

Más allá de los debates, la contextualizada, palmaria y flagrante hostilidad anticristiana, incide en sus adversarios en tres áreas vitales: la social, con burlas y agresiones a símbolos religiosos cuya justificación se basa mayormente en la libertad de expresión (unidireccional); la legal, con restricciones de derechos fundamentales y libertades públicas; y la política, con marginaciones improcedentes.

Los partidarios del confesionalismo establecido aborrecen la diversidad efectiva, pues no admiten más verdades que las suyas, evitando con ello que se quiebre su mentalidad de tribu. Solamente aceptan a quienes piensan como ellos, relegando a los que por sus diferentes creencias religiosas, principios activos y/o valores morales, no opinan igual que la mayoría consensuada o la minoría revestida de lobby.

Los prejuicios que alimentan la intolerancia de los tolerantes restrictivos, es decir el patronaje progresista, son los que de alguna manera van regularizando la indicada hostilidad cristianofóbica. Bastaría, por ejemplo, con que los medios fueran sencillamente respetuosos con las opiniones de los cristianos, que el discurso del debate en cuestión fuera ciertamente tolerante y no reiterativamente hiriente.

Coartar a quienes no piensan igual, a quienes no practican el adoctrinamiento de Estado, o pretender poner en cuarentena opiniones diferentes al “laissez faire” imperante, denota una grave crisis en las sociedades modernas. Los términos intolerancia y discriminación no han sido totalmente proscritos de las entrañas regeneracionistas, al ser aplicados con arrebato a quienes son tildados, inicuamente, como “enemigos de las conciencias”. Con todo,  es responsabilidad gubernamental remover los obstáculos que impidan la plenitud de la igualdad. Que tomen nota los responsables y que no pongan precio a la libertad.


* Licenciado en Derecho
22
comentarios
  • 22|Amid dijo
    Soy musulmán y también me siento discriminado y perseguido. A mi también me gustaría que se me facilitara el culto a mi religión.
  • 21|Constanza dijo
    La tolerancia piji-progre encubre una dictadura popular muuuuuuu maaaaala. Cuidadín, cuidadín
  • 20|Noe dijo
    No es nuevo y es sabido que la Iglesia es una, santa, católica, apostólica y romana, pero además PERSEGUIDA. Antes igual que ahora. Paz, paciencia y perseverancia hasta el final.
  • 19|Pablo dijo
    La Verdad os hará libres. Tiremos de este hilo y quizá nos irá mucho mejor
  • 18|Montse dijo
    Los laicistas suelen ser totalitarios, y ese totalitarismo enmascarado de libertad es el nuevo cáncer social, el relativismo que mata lentamente
  • 17|Adolfo dijo
    Los hijos de la oscuridad son más sagaces que los hijos de la luz, ya lo dice bien el Evangelio. Nos la están metiendo bien doblada estos progres.
  • 16|Justi dijo
    Los políticos rancios que abundan tristemente hoy en las formaciones de partidos nos quieren implantar su propia ideología, huérfana de muchas cosas y ávida de otras tantas nocivas. Si esto no es una nueva religión o confesión y además impuesta, apaga y vamonos.
  • 15|Favio dijo
    El laicismo se convierte en "confesión" cuando pretende apartar a Dios de la sociedad, no ya de las instituciones, y eso, de no estar ciega una persona, sucede cada vez más. Insisto, siempre se meten con los cristianos.......esto huele, no?
  • 14|Trini dijo
    es tan difícil entender que las instituciones no pueden, mejor dicho no deben porque hacerlo lo hacer, obstaculizar la libertad religiosa?? Que España lleva mucho retraso en esto, porque hay odio, odio a lo sagrado.
  • 13|Maribel dijo
    Julio el laicismo no es ninguna confesión. Y no creo que nadie niegue a nadie creer en Dios. Más bien se niegan a las instituciones que se apropian del concepto de Dios para modelar a la sociedad, e inmiscuirse dónde no tienen derecho.
  • 12|Julio dijo
    Los problemas vienen cuando el laicismo se convierte en la confesión o religión del Estado. Todavía los que que van de demócratas ultraliberales no se han enterao. Que nadie puede negar a nadie creer en Dios...........................valeeee???
  • 11|Jaime dijo
    Ayyy!!! Vicente, esperaba con entusiasmo tu nueva tribuna, a ver por dónde tirabas. No me has defraudado. Por una sociedad laica y el que quiera adoctrinamiento, pues que se lo pague. Yo soy budista y me tengo que buscar la vida para poder acceder a esta religión.
  • 10|Ángela dijo
    Pues es que en nombre de la religión se han cometido muchos desmanes y muchas injusticias y se siguen cometiendo, muchísima gente está más que harta. Así que están recogiendo lo que han sembrado a lo largo de la historia. Y que para tener valores no hace falta pertenecer a ninguna religión, que el problema de estos es que se creen dueños de ellos. En la religión hay mucha hipocresía. A Dios rogando pero... Y el cristianismo ha hecho mucho daño, ese sentimiento de culpa, que te lo meten a fuego.
  • 9|Loli dijo
    El aconfesionalismo de Estado es favorecer la práctica de creencias y no obstaculizarlas o anularlas. Esto tan sencillo no lo entienden muchos políticos y gobiernos. O no quieren.
  • 8|Rodrigo dijo
    Es curioso que los de siempre, siempre se meten con los de siempre, con los que ponen la otra mejilla. Con el islam nadie se mete,¿por qué? Quizá porque seria la última vez.
  • 7|Puri dijo
    Existe mucho odio alentado principalmente por las izquierdas radicales...y no tan radicales. Se vuelve ha retorcer la historia no sé muy bien porqué. De locos.
  • 6|ReBeCa dijo
    Hablan mucho los cristianos de tolerancia y respeto como valores cristianos, pero luego no predican con el ejemplo, sobre todo con los homosexuales.
  • 5|Berta Z dijo
    Esto de las creencias va por modas, la gente ya no tiene ni principios propios
  • 4|Ignacio M. dijo
    Ya ni las administraciones, eso va con la educación de cada persona, respeto ante todo
  • 3|Olga Martínez dijo
    Muchas cristianofobia hay
  • 2|Marcell dijo
    No hay que coartar a nadie, independientemente de sus creencias o pensamientos
  • 1|Mierella dijo
    Ante todo tenemos que ser respetuosos y que cada cual piense lo que quiera
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine