aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 20 de octubre de 2018
Cartas al director

7/5/2018

Nosotros, los indefensos

Llega el verano y con él la temporada de exámenes, el calor, las vacaciones y los robos en chalets y apartamentos. Aunque irnos de vacaciones es maravilloso siempre se va con nosotros el sentimiento de haber dejado nuestra casa desprotegida de los robos, pero la casa es lo de menos.

Hace unas semanas un vecino de Tenerife tuvo la mala suerte de estar dentro de su casa con su familia cuando dos ladrones armados entraron en la vivienda y amenazaron con matarlos. El anciano para proteger a su familia cogió su pistola y disparó dos tiros de aviso, uno de ellos mató a uno de los ladrones accidentalmente. Este hombre ha sido condenado a más de dos años de prisión.

Todos detestamos la violencia y conocemos sus límites, pero lo que muchos no entienden es la naturaleza de la violencia como herramienta para defendernos de animales u otros humanos menos amistosos. La violencia como arma sólo es criminal cuando la utilizas para hacer acciones criminales, pero al parecer la justicia española prefiere que ante un robo, asesinato o violación nos comportemos con pasividad, o nos defendamos con pistolas de agua y cuchillos de goma-espuma.


Cristina Castro Escudero

Cartas al director

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Vicente Franco Gil

Vicente Franco Gil

50 años de revolución

En este año se cumple el cincuentenario de dos revoluciones antagónicas que, de alguna forma, han marcado el curso de la historia. Una la de mayo del 68, que segregó del acto procreativo matrimonial, mediante métodos anticonceptivos, el mero goce sexual; y otra, la que apoyó la transmisión de la vida humana en el seno conyugal soslayando impedimentos espurios, reafirmada en la encíclica “Humanae Vitae” del Papa Pablo VI, hoy declarado santo.