aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 21 de abril de 2018
Tribuna Digital

22/3/2018

La revolución de las banderas

José Ignacio Martínez Val

Han pasado varios meses desde que Cataluña trató de romper España. Muchos políticos en Cataluña, de una vez y definitivamente (ya nada será igual), se han quitado la careta y ya nos ha quedado claro a todos los españoles lo que algunos ya sabíamos: que el “problema catalán” no es un problema de financiación o de falsa opresión sino, lisa y llanamente, de poder.

Los líderes catalanes quieren el poder absoluto en su territorio (y el control total de los medios de comunicación y de la educación, verdaderas fábricas de “indepes”, no el PP como manifiestan, torticeramente, PSOE o Podemos) y los españoles, allí, no pintamos nada salvo para hacer turismo y comprarles sus productos.

Los “indepes” han despreciado al Estado. Lo han considerado débil, un muñeco al que disparar e insultar día sí día también, algo obvio por otra parte si en 40 años no se ha hecho otra cosa que concederles y permitirles todo sin ningún tipo de cortapisa. Pero ahora hete aquí que el padre maltratado y aparentemente débil y acomplejado quien, realmente, dispone de leyes, tribunales y cárceles y que no es tan tonto cómo parecía, se ha puesto un poquito duro (solo un poquito) a lo que los “indepes”, castigados contra la pared y viendo, notando y sufriendo en carnes propias que el Estado tiene más poder y determinación del que aparentaba, han respondido replegándose, contando víctimas, curándose las heridas y analizando su estrategia (los ridículos lacitos amarillos, las huelgas, las simulaciones de cárceles en las plazas de los pueblos,…) para el próximo pulso al Estado (quien recordemos solo se ha puesto un poquito duro) porque no nos olvidemos que viven de eso.

De hecho, su ideario y objetivo político, cada día estoy más convencido, es manifestar que quieren ser independientes pero sin querer llegar a serlo de verdad jamás. Es un movimiento político curioso a nivel mundial por su absoluto infantilismo y patético sentimentalismo pero es lo que nos toca en este país. Qué le vamos a hacer. Unos países tienen frío y lluvia, nosotros padecemos a los “indepes” catalanes, vascos o de cualquier otra región (e incluso a muchos políticos de ámbito nacional), meros caciques de toda la vida. Una lata, un castigo divino que, por ahora, hay que aguantar con estoicismo.

Pero no solo han considerado los “indepes” débil al Estado sino también al conjunto del pueblo español, creyendo y tratándole como un pueblo sin alma ni decisión, desestructurado sentimental e ideológicamente, desunido y enfrentado, dominado por las élites políticas e indolente ante el futuro y la unión del país PERO NO, los españoles, debido también a que hemos notado que el gobierno estaba desbordado y hemos visto peligrar la integridad del país pues la ruptura con Cataluña parecía algo muy real y factible, espontáneamente, sin orden política alguna e incluso llevando la contraria al gobierno, hemos decidido comprar, recomendándose un pequeño planchado, y  sacar las banderas a nuestros balcones como signo de que aquí manda el pueblo y de que hay disposición a defender, por ahora simbólicamente, la nación. Es un símbolo que no puede pasar desapercibido.

Los españoles, muchos, han perdido la vergüenza a mostrar la bandera y a manifestarse públicamente como lo que son, españoles (que parece que es un pecado o algo peor). Hemos querido, sin quererlo creo yo, que los “indepes” noten y vean que hay muchos millones de personas que nos sentimos españoles y que estamos dispuestos a defender la integridad de nuestro país incluso aunque los políticos no intervengan en ello o lo hagan de modo insuficiente.

Lo que ha ocurrido en España es una verdadera revolución a la que, considero, que no se le ha dado mucha importancia ni un significado más allá que el mero hecho de sacar la bandera de tu país pero los españoles, como los franceses en 1789 (exagero un poco pero entiéndanme), hemos pensado colectivamente sin intervención de los políticos y les hemos demostrado, a los “indepes” y a nuestros políticos, que somos, al menos un poco más que antes, y creo que de modo definitivo, los dueños de nuestro país. Ese es el verdadero y más importante significado y consecuencia  de la sacada de banderas a los balcones.

Es un signo de fuerza y determinación que ha marcado un antes y un después en este país; los  políticos desde hace un tiempo,  en vez de tratar de vendernos lo suyo y creer que nos lo vamos a tragar como tontos, están empezando a ver y apreciar ese poder y adaptan sus ideas a lo que creen que va a aceptar el pueblo(hasta el PSC ha sacado por primera vez una bandera española en un mitin) quien, por fin, ha dejado de ser niño y ha evolucionado algo como colectividad (aún falta trecho….). Por fin los políticos, celebrémoslo, ven que somos un ente vivo y con voluntad y que si no nos gusta algo vamos a dejar de votarles. Y todo esto, paradójicamente, se lo tenemos que agradecer infinitamente a los políticos “indepes”.

Y ¡Viva Tabarnia!


Director de Martínez-Val Abogados
14
comentarios
  • 14|NICASOALCTALAN dijo
    Lo de Cataluña no tiene nombre. Están enloquecidos, es todo diabólico, no saben ni lo que dicen. Están ebrios de no sé qué cosas. Quieren un estado feudal para que los Pujjjol u compañía campen a sus anchas. Pues van jodidos, ¡ qué se han creido que es un Estado de Derecho, ¿ el tokame roque o qué?
  • 13|JOSE ANTONIO dijo
    Sr. Martínez, una cosa si que tiene que reconocer, que los Catalanes, hace muchos muchos años, que pasean con sus banderas por todos los sitios, y que los españoles ha sido ahora, hace cuatro dias, y viendo lo que hacen "los del este" que hemos ido "al chino" a comprar banderas españolas para colgar "alguna" en el balcon. Una vez mas hemos copiado de los demás.
  • 12|Salvador dijo
    La España de las autonomías es una ruina. Los partidos políticos solamente van a sus intereses y no a los de la nación. Colocan hasta al gato de la vecina, se forran es cuatro días, dejan el país roto y se encogen de hombros. Mientras el resto de los mortales a pasarlas canutas. José Ignacio tienes más razón que un santo. Si "Paco" levantara la cabeza......¡ VIVA ESPAÑA!
  • 11|LUIS I dijo
    Es cierto lo que se apunta al respecto de la innegable fractura social. Lo acontecido entre el 80% de la provincia de Huesca emigrada a Cataluña, hispanoparlante pero con parejas catalanas indepes y su silencio y negación de sus orígenes así lo atestigua. Y lo dice un partidario de su autodeterminación y de que nos dejen tranquilos pero que la liquidación les salga como ya saben...
  • 10|JOSE dijo
    y encima están llevando todo el tema político al deporte. De hecho, parte del Camp Nou se ha convertido en una plataforma pro-independencia
  • 9|VICTOR ROBLES dijo
    Vivir en Barcelona y sentirte como un delincuente por mostrar la bandera de tu país. Incomprensible
  • 8|Nuria F dijo
    y mientras tanto Puigdemont y Gabriel de turismo por Bélgica y Suiza, respectivamente.
  • 7|CARMEN dijo
    El proceso catalán también afecta al resto de españoles, estamos hartos de tanta tontería y la poca seriedad del parlamento catalán
  • 6|JULIO IGLESIAS dijo
    es importante entender la pluralidad lingüística y cultural de España y saber adaptarla a cada una de las comunidades autónomas
  • 5|JOAN dijo
    Yo entiendo que cada cual se vea representado por la bandera que quiera, pero siempre desde la legalidad y el respeto por los que piensan distinto.
  • 4|JORDI dijo
    Es lamentable todo lo que rodea al proceso catalán: desprecio y pitos al himno, desplantes públicos...¿dónde ha quedado el respeto y la libertad?
  • 3|ARTURO dijo
    Lo peor de todo es que Cataluña sigue sin tener un Parlament representativo de TODA Cataluña. Cada uno va a la suya
  • 2|IRENE T dijo
    a los independentistas les ha salido el tiro por la culata pensando que el Estado se quedaría mirando sus bravuconadas.
  • 1|PEDRO J dijo
    El daño personal y familiar que ha hecho el procés no se arregla de la noche a la mañana. Hay amigos y familias que han dejado de hablar por esta "guerra de banderas"
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.