aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 23 de julio de 2018
Tribuna Digital

28/2/2018

El aumento de la soledad en un mundo globalizado

Vicente Franco Gil

En Aragón, más de 83.000 personas mayores de 65 años viven en soledad, según declara el Instituto Aragonés de Estadística. Es paradójico observar el auge demográfico de la soledad mientras las redes sociales proliferan al ritmo vertiginoso que marca el avance tecnológico de la comunicación. A pesar de las políticas sociales tendentes a frenar dicha sensación de vacío, los poderes públicos se evaden de algo espinoso que no quieren abordar: la visión materialista de la vida y de la familia.

Hay quienes afirman que la soledad es la epidemia del estado del bienestar, y quizá no les falte razón. Lo cierto es que las causas que provocan esta “enfermedad” derivan de situaciones muy diversas. Pero curiosamente la soledad no solo reside en las personas mayores, sino que se aloja también en edades más tempranas y de forma universal. El progreso económico, científico, social y cultural, a veces un tanto alambicado y transgresor, ha sido el gran seductor que ha hechizado al ser humano con el aburguesamiento y el conformismo acomodaticio, renunciando al esfuerzo y al compromiso. Por tanto, no es de extrañar que en algunos casos, bien por un espíritu individualista, por la trivialidad en el trato con los demás o por un desmesurado interés puramente personal, alguien pueda abocarse a la soledad.

Quizá en otros contextos, esas personas mayores aludidas hayan sido presa de la ingratitud, del abandono o de la falta de correspondencia de sus familiares y/o amigos. En cualquier caso, las relaciones interpersonales siempre serán el gran desafío para quienes se cuestionan su existencia en el entorno donde se desenvuelven. Hay gente que se siente sola, sí, necesitando de una mano que les guíe, de alguien que les escuche y con quien poder compartir la experiencia acumulada en su bagaje personal. Las alarmas saltan cuando el enfoque nihilista de la vida va creciendo como la cizaña entre nuestros espigados quehaceres, y va dejando huérfanas nuestras conciencias orientándolas hacia una cultura meramente hedonista.

Pero hay anticuerpos que pueden aminorar esa sensación de tristeza y de desánimo que presume la soledad. El fundamento consiste en edificar nuestro ser sobre unos principios y unos valores sólidos que fortalezcan nuestra vida interior. Además, debemos declinar la idea de proyectar sociedades ideales, perfectas, pretendiendo que la angustia, el dolor y el miedo que conviven a nuestro lado queden abolidos, pues son inmanentes a la condición humana. Cuando brotan las dificultades debemos mostrar nuestro apoyo, desterrando la concepción materialista de la vida, pues la verdadera demostración de amor y de entrega, de amistad y de afecto, se pone de manifiesto en los peligros, en los problemas, en los conflictos.

El ser humano no es un artículo de consumo, algo de usar y tirar. Las personas no somos meros objetos de tráfico mercantil, ante todo somos sujetos de derechos con una dignidad inalienable. A tal efecto, tanto las políticas antinatalistas como la devaluación del matrimonio han hecho estragos en  la familia. Si no hay un relevo generacional, si la autenticidad de la familia sucumbe ante un concepto baladí y estrictamente grupal de la misma, el descuido de los mayores en soledad está garantizado. Por ello la familia debe ser rehabilitada por considerarse la célula esencial que sustenta a la sociedad, además de ser una escuela de virtudes.

Con todo, cada individuo no ha sido creado para vivir en soledad, porque por su misma naturaleza está destinado a vivir en sociedad, y no al margen de ella. Recapacitemos para que en un futuro, o mejor dicho ahora ya en el presente, evitemos situaciones de soledad y desamparo pues, sin lugar a dudas, estas son nocivas para la humanidad. Recordemos, en fin, que no es bueno que el hombre esté solo.

 


* Licenciado en Derecho
18
comentarios
  • 18|Penelope dijo
    La familia natural ha sido bombardeada, abatida. De esos lodos, estos barros. No se puede jugar con fuego, porque nos quemamos.
  • 17|Ani dijo
    Es verdad, queremos lo perfecto y somos muy limitados, y siempre lo seremos. Virtudes y valores si señor.
  • 16|Marlen dijo
    Que la felicidad no la da solamente el dinero y el bienestar. Que no nos enteramos de la película.
  • 15|Loli dijo
    Mucha propaganda anticonceptiva, mucha píldora abortiva y mucha promiscuidad, en eso se han preocupado muchos gobiernos. Bien, y ahora ¿ qué?
  • 14|Maikel dijo
    Tanto mayor está en soledad sin que nadie se preocupe que como se aprueben leyes de eutanasia no sé cómo van a ir. Más de uno querría morirse. Eso no se puede consentir.
  • 13|Rober dijo
    La familia escuela de virtudes, que gran razón y en cuantas falta esa pedagogía
  • 12|Sofía dijo
    El egoísmo en mucho casos hace arrinconar a los mayores, en el mejor de los casos, a una residencia porque "no se tiene tiempo" para atenderlos. Triste.
  • 11|KIKO dijo
    Hoy es difícil ver familias en las que los abuelos estén en casa viviendo como un miembro más. Qué recuerdos me trae la serie televisiva médico de familia
  • 10|alonso dijo
    las redes sociales nos aíslan más que nos conectan, es necesario tomar cartas en el asunto
  • 9|Olga Muñoz dijo
    La soledad, la epidemia de este momento y va cada vez más a peor
  • 8|Lucy A dijo
    Toda la razón del mundo, qué mala es la soledad
  • 7|Patxi dijo
    el abandono de la tercera edad es un tema muy serio, son la generación que nos han sacado adelante y deberíamos tener más consideración con ellos
  • 6|Aitana O. dijo
    el problema es que tenemos más decepciones que alegrías en nuestra vida diaria y muchas veces nos aislamos nosotros mismos
  • 5|Montse dijo
    las relaciones interpersonales son la base de nuestra existencia, no estamos hechos para estar solos sino para compartir, interactuar y debatir
  • 4|SAnti Azcona dijo
    Me parece que cada día vamos más a lo nuestro, no nos cruzamos con nuestros vecinos, no sabemos nada del otro y así vamos
  • 3|Melero dijo
    Hay mucha gente que le gusta vivir en soledad, lo más triste de todo esto es ver a personas que mueren solas
  • 2|Luca dijo
    yo creo que mucha gente es feliz viviendo en soledad, aunque en el caso de las personas mayores puede ser más problemático
  • 1|Daniel dijo
    Las personas mayores cada vez están más relegadas en nuestra sociedad, y eso que son las que mantienen a muchas familias que no llegan a fin de mes
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine