aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Jueves, 20 de septiembre de 2018
Sucesos

2/2/2018

Del palco al banquillo... y a la absolución

El empresario y exdueño del Real Zaragoza Agapito Iglesias suma una nueva absolución. La Audiencia de Zaragoza entiende que ni cometió falsedad ni estafa al facturar por unos trabajos en Plaza. Volverá al banquillo por la macrocausa de Plaza y aún está por ver si se amañó el partido Levante-Real Zaragoza cuando era propietario del club.
Rocío Solanas Sánchez
Agapito Iglesias declaró en un juicio civil en 2014
Agapito Iglesias declaró en un juicio civil en 2014

Zaragoza.- Fue propietario y presidente del Real Zaragoza y dueño del Grupo Codesport, uno de los referentes en el sector inmobiliario de Aragón en los años de la burbuja. Hoy, Agapito Iglesias se defiende en los tribunales por los contratos que firmó con la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) en los años de bonanza. Mientras, el mundo del deporte no olvida su etapa al frente del club blanquillo, a la que muchos ya califican como la más oscura de su historia.

Agapito Iglesias, junto al también constructor Emilio Garcés, asumió la propiedad del Real Zaragoza en mayo de 2006, acompañado en la presidencia del club por el entonces consejero de Hacienda, Eduardo Bandrés. Pronto Iglesias se quedó solo. Su gestión condujo a la principal referencia deportiva de la Comunidad a un precipicio en el plano deportivo, institucional y económico. De hecho, se ha puesto en juego la viabilidad del club. Agapito Iglesias dejó la entidad en julio de 2014.

Precisamente en septiembre de ese año Iglesias se sentó en el banquillo del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Zaragoza. No lo hizo por su gestión del Real Zaragoza, sino por una demanda interpuesta por el Gobierno de Aragón para solicitar la nulidad de un contrato firmado entre Plaza y Plaza Center Campus Empresarial, propiedad de Iglesias, para la construcción de un edificio de oficinas (PC1) en la plataforma.

Finalmente, el juez condenó al empresario a pagar más de doce millones de euros al Ejecutivo autonómico por "enriquecimiento injusto" al vender a precio de mercado y no de coste ese edificio. La sentencia rechazó la petición de nulidad del contrato que pedía el Gobierno de Aragón.

 
Iglesias fue juzgado a principios de enero por el caso aulario
Iglesias fue juzgado a principios de enero por el caso aulario

Ese fallo fue recurrido a la Audiencia Provincial de Zaragoza, que dio la razón a Iglesias. De ahí pasó al Tribunal Supremo, que será quien decida finalmente si esos doce millones de euros fueron pagados correctamente o no.

Caso Aulario

De aquel juicio de 2014 sobrevino otro a Iglesias que se celebró a principio de enero en la Audiencia de Zaragoza. El letrado de la Comunidad Autónoma José Luis Gay entendió que el constructor había aportado en el mencionado pleito civil una certificación y una factura falsas correspondientes a una excavación, saneo y compactación del terreno que no hizo para levantar un aulario para clases de Formación Profesional en Plaza -PC 10-.

Durante el juicio, Agapito Iglesias aseguró que si los trabajos se habían certificado y cobrado es porque se habrían hecho. Tanto los peritos judiciales como los propios empleados de Iglesias negaron que se hubiera excavado cinco metros, se hubiera rellenado con material seleccionado y se hubiese hecho una compactación dinámica, como indicaban aquellos documentos. Los peritos de la defensa, sin embargo, sí justificaron esos trabajos.

Este viernes, los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia de Zaragoza han dado a conocer su fallo, en el que absuelven al empresario de los delitos de falsedad en documento mercantil y estafa. Entienden que "no consta acreditado" que Iglesias "aportara ni ordenara aportar a la causa judicial civil las referidas factura y certificación, ni que, por tanto, pretendiera justificar el importe de las obras realizadas".

Además, asegura el tribunal, Plaza no sufrió perjuicio económico porque los 6,3 millones de euros que Plaza acabó pagando por ese edificio se pactó de antemano con la empresa de Iglesias Zaragoza Plaza Center años antes y "se mantuvo siempre inalterado". La sentencia todavía se puede recurrir al Tribunal Supremo.

Muchos ya califican la etapa de Iglesias al frente del Real Zaragoza como la más oscura de su historia
Muchos ya califican la etapa de Iglesias al frente del Real Zaragoza como la más oscura de su historia

Absuelto del caso Codesport 

En el año 2015 Agapito Iglesias también se sentó en el banquillo. Lo hizo acompañado del exgerente de Plaza Ricardo García Becerril; del exconsejero delegado y exviceconsejero socialista de Obras Públicas Carlos Esco, y del exdirector técnico de Plaza, Miguel Ángel Pérez. Estaban acusados de haberse repartido casi 18 millones de euros por la construcción de 119 naves en la plataforma logística, adjudicada a Codesport.

Los acusados se enfrentaban a penas que oscilaban entre los 12 y 15 años de prisión por delitos continuados de malversación de caudales públicos, delito societario, estafa, falsedad y administración desleal.

El 2 de enero de 2016, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza condenó a cuatro años de cárcel a los tres primeros y absolvió a Pérez. Les obligaba además a indemnizar a Plaza con 8,7 millones de euros. La sentencia fue recurrida al Tribunal Supremo que, en julio de 2017, anuló las condenas del tribunal provincial al no apreciar ánimo de lucro ilícito en los acusados.

Agapito Iglesias volverá al banquillo. Lo hará en el marco del llamado caso Plaza para el que todavía no hay fecha de celebración. Se enfrenta a casi seis años de prisión.

El presunto amaño del Levante-Real Zaragoza se produjo cuando Agapito Iglesias era propietario del club
El presunto amaño del Levante-Real Zaragoza se produjo cuando Agapito Iglesias era propietario del club

Presunto amaño del Levante-Real Zaragoza

El periplo judicial de Agapito Iglesias no se circunscribe únicamente a Aragón. De hecho, el 25 de enero, la Audiencia Provincial de Valencia decidió reabrir el caso por el presunto amaño del partido Levante-Real Zaragoza, de mayo de 2011, en el que el conjunto aragonés consiguió la permanencia en Primera División. Se produjo durante la etapa de Agapito Iglesias como propietario del club.

Fiscalía Anticorrupción pidió al Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia que procesara a los 42 investigados por el posible delito del encuentro. Tras las declaraciones, la juez archivó el caso.

Sin embargo, ahora, la Audiencia de Valencia ha estimado los recursos de apelación de Fiscalía, la Liga Nacional de Futbol y el Deportivo de la Coruña (que se sintió perjudicado por ese presunto amaño) y ha ordenado continuar el procedimiento. 

2
comentarios
  • 2|Priscila dijo
    Atila, tienes razón...hay dos tipos de justicia: Qué pena de país...para los que roban para comer o dar de comer a sus hijos, la justicia es implacable...pero para los partiditos políticos y sus amiguetes, otra. Ojalá Agapito tirara de la mantica
  • 1|ATILA dijo
    ACOJONANTE QUE LO ENJUICIARA BELLOCH, QUE NO SE ABSTUVIERA DE INTERVENIR...Y EL ARGUMENTO DE LA SECCIÓN DE "COMO LA DOCUMENTACIÓN LA PIDIÓ EL JUZGADO NO HAY ESTAFA PROCESAL"...PREGUNTO, ENTONCES, SI DOY POSITIVO EN CONTROL DE ALCOHOLEMIA, ¿LA CULPA DE LA POLI POR PARARME?
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Javier Lorén Zaragozano

Javier Lorén Zaragozano

Los seguros agrarios contribuyen a la seguridad alimentaria

Tras un año 2017 extremadamente seco, iniciamos 2018 con precipitaciones que en muchos lugares han estado por encima de la media, lo que ha permitido llenar embalses y acuíferos que prácticamente estaban secos. Además, las lluvias de primavera han dado lugar a una buena cosecha de cereal en nuestro país, frente a cosechas mediocres en Europa, como consecuencia de la pertinaz sequía que han sufrido.