aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 23 de julio de 2018
Política

24/1/2018

El PAR quiere librar de pagar el Impuesto de Sucesiones a los hijos del fallecido si todavía vive el otro cónyuge

El PAR ha presentado una Proposición de Ley que reforme la norma de tributos actual en lo referido al Impuesto de Sucesiones. Quiere que se reconozca la figura de la Fiducia Aragonesa, y que no se giren los pagos de este impuesto a los hijos del fallecido, si todavía vive el otro cónyuge, que es quien decidirá cómo se reparte la herencia.
Ana Escorihuela Casado
La portavoz de Hacienda del Partido Aragonés es Elena Allué
La portavoz de Hacienda del Partido Aragonés es Elena Allué

Zaragoza.- "Quien nada adquiere, nada tiene que pagar". Esta es la filosofía con la que el Partido Aragonés ha presentado una Proposición de Ley que reconozca la figura de la Fiducia Aragonesa, que garantiza que los hijos de la persona fallecida no tendrán que pagar el impuesto de sucesiones hasta que no fallezca el otro cónyuge.

La figura de la Fiducia otorga plena confianza al superviviente del matrimonio para que sea él o ella quien disponga y reparta, cuando considere y en las proporciones que estime, la herencia y bienes entre los hijos o beneficiarios. La Hacienda aragonesa, en la actualidad, hace pagar ya a estos supuestos y futuros herederos la parte proporcional de la herencia del fallecido, antes de que realmente se haya repartido. Un hecho que desde el PAR consideran injusto, y que va en contra de una sentencia del Tribuenal Supremo de enero de 2012.

 "El cónyuge usufructuario, que recibe en primer lugar los bienes del fallecido, sí que tiene que pagar, pero las liquidaciones a cargo de los hijos deberían quedar pendientes de activarse cuando realmente dispongan de los bienes o cuando fallezca el usufructuario", ha explicado la portavoz de Hacienda del Partido Aragonés, Elena Allué.

Es una manera de salvar que estas personas tengan que tributar por algo que no han recibido, y que puede tardar varios años en hacerlo. "En un clima de benignidad fiscal, esta excención tiene una importancia menor, pero en el clima de presión fiscal impuesto por el Ejecutivo, es relevante", ha señalado el abogadod el Estado José María Bescós, quien ha asegurado que los colegios de abogados y de notarios ya están presentando quejas ante la falta de respeto de la Fiducia.

En Aragón se tramitaron en 2016 un total de 30.000 expedientes de sucesiones. Desde el Colegio de Notarios aseguran que 1 de cada 4 herencias en la Comunidad está sujeta a esta figura de la Fiducia, pero que la DGA incumple con el derecho foral aragonés al girar el recibo del pago de sucesiones a los hijos. Una acción que el Tribunal Supremo sentenció que era nula de pleno derecho y que el presidente del PAR, Arturo Aliaga, ha exigido que se cumpla.

 "Cuando estuvimos gobernando, tanto en anteriores legislaturas socialistas como en la última con el PP, logramos estar a la cabeza entre las comunidades autónomas en lo que a sucesiones se refiere; desde que en 2015 se instauró este Gobierno, la presión fiscal y los aragoneses no han hecho más que pagar", ha sentenciado Aliaga.

 "Saben que está mal, y aún así nos hacen pagar a una cuarta parte de los aragoneses algo que no deberíamos", ha concluido el presidente de los aragonesistas. En 2017, la DGA recaudó 200 millones de euros, solo con el Impuesto de Sucesiones. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Vicente Franco Gil

Vicente Franco Gil

La mala educación 2.0

Las imposiciones progresistas, en el ámbito educativo, vuelven a la carga tras un paréntesis legislativo. El neófito Gobierno de la nación arremeterá impaciente y en loor de obligatoriedad con la versionada asignatura de Educación para la Ciudadanía, esta vez titulada "Valores Cívicos". El nuevo gobierno, no surgido de las urnas, exige con insistencia la creación ideológica de una ética de Estado.