aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 23 de enero de 2018
Huesca

2/1/2018

El cuartel Sancho Ramírez de Huesca empieza a ver la luz de su reapertura

Los trabajos para acondicionar el cuartel Sancho Ramírez de Huesca han comenzado este martes y se encaminan a su reapertura, prevista en un plazo máximo de dos años. Contará con 700 efectivos, el triple que antes, y la reforma del edificio va a costar diez millones de euros que asume el Gobierno central.
Miguel Barluenga Ordas
La reforma del edificio costará diez millones de euros
La reforma del edificio costará diez millones de euros

Huesca.- El cuartel Sancho Ramírez vuelve a la vida. Este martes ha sido la fecha escogida para que comiencen los trabajos que desembocarán en su reapertura. El 2 de enero, primer día hábil del año, ha registrado los primeros movimientos y miembros de la unidad de servicios se encuentran trabajando para acondicionar la instalación. En un plazo corto de tiempo llegarán las primeras tropas, que triplicarán en cifras a las que se encontraban instaladas hasta su cierre, el pasado 31 de diciembre de 2016, con unos 700 efectivos.

Esta unidad se encuentra que pondrán todo a punto para la llegada del cuartel general de la división Castillejos, una de las dos del Ejército de Tierra, que se encuentra en este momento en Madrid con el general de división Fernando García González-Valerio al mando. El acuartelamiento no ha tenido ningún uso durante estos doce meses y unas 30 personas se hallan desde esta mañana acondicionando esta infraestructura de 40.000 metros cuadrados de superficie construida y 107.000 en total.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, visitó la capital oscense en diciembre y anunció que en el cuartel se ubicarán, asimismo, un batallón de transmisiones, un centro de comunicaciones y una unidad de servicios que se denominará Sancho Ramírez. Los movimientos de tropas se desarrollarán entre 2019 y 2020.

Del mismo modo, la reforma del edificio costará, según avanzó Cospedal, 10 millones de euros con cargo al Gobierno de España. El Sancho Ramírez necesitará ampliar sus instalaciones y por ello el Ayuntamiento de Huesca cederá cuatro hectáreas que son de su propiedad y negocia en este momento la compra de otras cuatro que pertenecen a particulares. Costará 1,6 millones que aportará el Gobierno de Aragón, con una primera partida recogida en el presupuesto autonómico para este año de 600.000 euros.

La plataforma creada en su día para luchar contra el cierre del Sancho Ramírez ha mostrado su satisfacción con el desarrollo de los hechos. La portavoz, Patricia Novo, celebra el impacto económico positivo que puede tener para la ciudad. "Esto es increíble. Ahora hay que ir poco a poco, que se abra e irán llegando los efectivos y, según dijo la ministra, en dos años tendremos aquí 700 efectivos. La ciudad los irá acogiendo y se irá amoldando y ahora las administraciones van a tener trabajo en ese sentido", ha celebrado Novo.

3
comentarios
  • 3|manolo dijo
    me gusta qeu se invierta el dinero en estas cosas :) :) :)
  • 2|marcos dijo
    llevamos años reclamando estas mejoras! y por fin ven la luz, esperemos que surta efecto!!!!
  • 1|xixena dijo
    joooooolio cuantos trabajadoresn o?? tantos problemas de seguridad hay en huesca?
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Carlos Álvarez de Eulate

Carlos Álvarez de Eulate

Tirarse al paso de cebra

Es un hecho innegable. Los peatones de siglo XXI ya no cruzan los pasos de cebra. Se tiran a ellos con total impunidad entusiasta. Lejos han quedado los años en los que permanecían quietos en el borde de la acera, avisando de su intención a los conductores. Ahora se tiran, literalmente.