aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Domingo, 21 de enero de 2018
Tribuna Digital

28/12/2017

Cosme, Damián y el negro o catalanes y aragoneses

Javier Barreiro

En una escena de “Los olvidados”, la panda de adolescentes suburbiales que protagoniza dicho filme de Luis Buñuel arrebata a un hombre sin piernas la caja con ruedas en la que se desplaza, ayudado por dos piedras que apoya en el suelo impulsándose con las manos. Así, el elemental vehículo consigue avanzar a duras penas aunque difícilmente lo haría cuesta arriba. Tras la atroz gamberrada, el impedido queda varado y maldiciendo en medio de la calle.

Son acciones, como la de robar a un ciego o despojar de sus muletas a un cojo, que a la mayoría de los humanos nos resultan repugnantes. Sin embargo, los santos Cosme y Damián, médicos romanos y patrones de la profesión, perpetraron el milagro de trasplantar la pierna de un negro a un legionario que la tenía gangrenada a resultas de las heridas en combate. Hoy día se suele contar que el etíope había muerto pero sobran los ejemplos iconográficos en imágenes y retablos en la que vemos al blanco muy satisfecho con sus piernas bicolor y al pobre negro en el suelo retorciéndose y lamentándose de su suerte. Aparte de la corrección política, el cambio puede tener justificaciones prácticas pues, al oír contar la historia a un guía del Museo del Prado, una estudiante afroamericana la emprendió a paraguazos con el cuadro aunque sólo lograra dañar el marco. Otras representaciones son aún más espeluznantes, pues nos muestran al negro con la pierna blanca gangrenada, que los santos han tenido a bien sustituirle.

Me recuerda estas cosas el concurrido expolio de los ricos hacia los pobres, que tiene en Cataluña y Aragón una de sus más evidentes parábolas, aunque aquí ni siquiera nos hayan donado la pierna gangrenada. Se acompaña la rapiña de insultos y vejámenes porque los pobres no sabemos cuidar la pierna, la tenemos en malas condiciones y no dijimos nada cuando nos la arrebataron porque a veces somos nosotros mismos quienes nos la cortamos. Y, tal como algunos utilizan el adjetivo “negro” en sentido vejatorio, me cuentan que, con la misma intención, los leridanos utilizaron el adjetivo “aragonés” para infamar, vilipendiar y zaherir a periodistas y técnicos que fueron a recoger algunas de las piezas almacenadas en su museo.

En otros textos he explicado cómo, hace nada, “aragonés” implicaba en toda España exactamente lo contrario: nobleza, dignidad, fiabilidad, valentía… Y muchas jotas lo recogen tan orgullosa como ingenuamente. Pero no me hagan caso a mí: lean a Marisancho Menjón que, en soledad y con tanto rigor como conocimiento de causa, lleva años documentando, sacando la luz y exponiendo las vicisitudes de este expolio. El negro utilizado por Cosme y Damián para su experimento, que, por cierto, terminaron decapitados por Diocleciano, hubiera necesitado un abogado como la docta y combativa investigadora taustana. 


* Escritor
11
comentarios
  • 11|José Luis G.P. dijo
    Magnífico artículo. De lo mejor que he leído en tiempo. Muchas gracias Señor Barreiro.
  • 10|Les dijo
    Vejar no veja quien quiere sino quien puede
  • 9|Liberto dijo
    Cada uno se define por sus actos, así que sin lugar a dudas ante los ojos de los coherentes aquellos que insultaron y vilipendiaron se definieron por sí mismos
  • 8|Ignacio dijo
    Muy surrealista todo sí, pero real como la vida misma a la vez. Cosas que al resto de los humanos nos parecen repugnantes parece que a algunos catalanes les parece tan normal
  • 7|Héctor Martínez dijo
    No lo hubiera expresado mejor, nosotros somos sin lugar a duda aquellos que no tenemos capacidad para restaurar, conservar y difundir unos bienes. Qué poco conocen el rico patrimonio aragonés que aquí tenemos
  • 6|Valeria dijo
    Vergonzoso lo que ocurrió aquel día, penoso desde luego, eso pone a cada uno en su lugar
  • 5|Wendy dijo
    No hace falta responder a gente que no tiene capacidad para entender, así que la educación por delante
  • 4|Gonzalito dijo
    pues eso, una forma de verlo que puede ser muy fiel a lo que ha ocurrido, nosotros somos sin lugar a duda el negro y sin acritud
  • 3|Mara Angós dijo
    Al principio no entendía el titular de su artículo, pero ahora una vez leído me parece muy acertado
  • 2|Marcos Santander dijo
    Así nos ven o nos creen ver, pero no hay más desprecio que el no hacer aprecio que se dice
  • 1|Ricardo M. dijo
    Pues sí, si esto hubiera pasado a otra comunidad no dudo de que hubieran sido menos nobles en sus actuaciones
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
José María Ariño Colás

José María Ariño Colás

Senderismo de lujo en Aliaga

Cuando llega el invierno y los montes se visten de un tono grisáceo, cambia de fisonomía la vegetación y los ríos muestran casi siempre su mejor cara, hay un deporte muy asequible y accesible para todos los amantes de la naturaleza: el senderismo.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Cara norte del Cervino. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra