aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 20 de febrero de 2018
Deportes

5/12/2017

Verdasca se asienta en la defensa del Real Zaragoza

El director deportivo del Real Zaragoza, Lalo Arantegui, tenía puestas sus miras desde hace tiempo en Diogo Verdasca, logrando incorporarle en el pasado mercado estival. El portugués dejaba dudas en pretemporada, pero ha logrado incrementar su rendimiento y asentarse en el eje de la zaga. Reconoce no obstante que puede mejorar en todo.
Francisco Javier Castarlenas Vaquero
El luso celebra un gol con sus compañeros
El luso celebra un gol con sus compañeros

Zaragoza.- Diogo Verdasca era una de las incorporaciones que el Real Zaragoza realizaba en el mercado veraniego para apuntalar su defensa. Llegaba como promesa, aterrizado desde el filial del Oporto y sin experiencia en competiciones importantes. De hecho, Grippo y Valentín partían como dupla titular para Natxo González, más todavía con las dudas dejadas por el luso en pretemporada, pero en poco tiempo ha logrado darle la vuelta a la jerarquía defensiva.

De hecho, es uno de los hombres con más minutos sobre el césped en la presente Liga, por debajo de Zapater y Borja Iglesias, intocables, pero por encima de sus competidores en el eje de la zaga. Su rendimiento se ha incrementado se manera notable e incluso cuenta con esa pizca de fortuna que hace que sus errores, lógicos a su edad, no se estén convirtiendo en gol. Como en Gijón en el penalti detenido por Cristian.

Verdasca se ha referido a esa jugada, asegurando que "si es fuera del área se puede pitar", por lo que da la razón en parte al colegiado del encuentro al señalar el punto fatídico. Además, ha bromeado afirmando que Cristian le hizo un favor a él "y a todos por haberlo parado y por ganar, que es lo más importante".

El luso ha admitido la necesidad del triunfo en Gijón, visible y reflejado en la celebración final colectiva, pero ahora toca dar el do de pecho como locales. "No estamos siendo fuertes, pero queremos serlo porque es nuestro campo y para que la afición vuelva a tener confianza en nosotros", ha manifestado, lamentando que les está faltando "un poco de suerte porque ocasiones y oportunidades existen".

No quiere el zaguero frenar su progresión ni relajarse, aseverando que tiene que "mejorar en muchos aspectos" ya que es todavía muy joven y así poder ser "mejor cada día". Empezando por el Cádiz el sábado, donde volverá a formar dupla en el centro de la defensa con Simone Grippo. Y donde dejar la portería a cero por tercera jornada consecutiva será otro de los retos para los blanquillos. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Fernando Tirado Aznar

Fernando Tirado Aznar

Consumidores de productos electorales (2). Cómo valorar la gestión política

En mi anterior articulo de octubre de 2014 “qué exigir a los candidatos a las elecciones” señalábamos unas pautas para tomar decisiones antes de votar ante unas elecciones y saber qué candidatos podrían ser los más idóneos. Transcurridos unos años de mandato y acercándonos a las elecciones de 2.019 (europeas, autonómicas y locales, en principio), vamos a intentar establecer algunas pinceladas para saber valorar la actuación de los partidos y de los políticos elegidos en su balance de gestión durante los cuatro o cinco años de duración de la legislatura.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Acherito. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra