aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 25 de noviembre de 2017
Tribuna Digital

7/11/2017

Despoblación

Francisco Javier Aguirre

Quiero hacer algunas puntualizaciones sobre el problema de la despoblación en la España interior, reiterándome en lo que ya expuse hace 30 años en un debate celebrado en TVE-Aragón, en el que participaba, entre otros expertos, el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel. Desde entonces se han dicho muchas cosas, y últimamente el Consejo de Gobierno ha aprobado una Directriz de Política Demográfica contra la Despoblación. Está bien, sobre todo si la cosa no queda en palabras e intenciones, como hasta ahora. Pero no puedo ser optimista si oteo el futuro con realismo.

Mi opinión, políticamente incorrecta (tanto hace tres decenios como ahora), es que no puede haber una distribución demográfica en el siglo XXI atendiendo a parámetros de los siglos XVI o XVII, por no ir más lejos. Entonces se asentaba una población donde había agua, en proximidad de los campos de cultivo o de los pastos; la constituían personas que en un elevado porcentaje se dedicaban a la agricultura y la ganadería. No había agua potable canalizada a las viviendas, ni redes de alcantarillado, ni pavimentación urbana e interurbana, ni electrificación, redes telefónicas, redes telemáticas y otros servicios hoy elementales. Era una forma de vida muy dispar, con exigencias que distan de las actuales en muchos sentidos.

Es imposible atender hoy todas las necesidades públicas a costa de la Administración para poblaciones de 200 o 300 habitantes, o incluso menores. Sin embargo, sus habitantes tienen los mismos derechos que los de las ciudades o pueblos mayores. El tema es largo y arduo, con muchos flecos, pero voy a referirme solo a un dato: aunque se mantuviera hoy el mismo tipo de producción agropecuaria en la España interior, ya no es necesario tener próximas las granjas y campos de labranza, porque a ellos se puede acceder en pocos minutos con un vehículo mecanizado; en los siglos anteriores el desplazamiento podía llevar horas.

En conclusión, mi propuesta (que ningún partido político asumirá, así se lo dije al señor Biel en la mencionada ocasión) es trazar una política de concentración demográfica, de algún modo semejante a la que en zonas inteligentes de España se llevó a cabo con la concentración parcelaria a mediados del siglo XX.

O tenemos poblaciones con un mínimo de 2.000 habitantes o no son viables las de menor entidad. Claro que entran en juego factores emocionales (“mis bisabuelos y mis abuelos están enterrados aquí, mi padre y mi madre también, yo nací en este pueblo y aquí quiero morir”, etc.), pero lo mismo que en los años 50 y 60 muchos españoles del interior emigraron a la periferia o a Europa en busca de trabajo, con sus correspondientes desgarros y traumas, hoy habría que propiciar ayudas públicas para que ese traslado de concentración se hiciera de manera racional y voluntaria, atendiendo a las necesidades presentes y futuras: estudios para los hijos, atención médica, servicios eléctricos y derivados, comunicaciones, etc.

La propuesta tiene su problemática, evidentemente, como todo cambio, pero no hay futuro si la distribución demográfica actual pervive, insisto. En el nuevamente mencionado debate televisivo, ya advertí que o se reducían pronto los municipios aragoneses a 200 viables (por poner un número; ahora hay más de 700) o dentro de un siglo quedarían 40.

Consideración aparte merecen las localidades con ocupación estacional de tipo turístico o deportivo. En los siglos XVI y XVII los urbanitas esquiaban poco. Habrá que resolver pronto el asunto porque el futuro nos aguarda con su guadaña implacable.

 


* Escritor
14
comentarios
  • 14|NHernandez dijo
    Me parece muy acertada la línea de actuación sugerida por el articulista. Creo que es hora de que un sabio pragmatismo prime sobre añoranzas románticas que no conducen a nada. Primar a los núcleos de población a partir de los 2000 habitantes tiene ventajas administrativas, genera poblaciones con más posibilidades económicas y es mejor para el medio ambiente porque, por ejemplo, permite reducir las depuradoras. Ojalá algún partido político recoja el guante lanzado por Javier Aguirre.
  • 13|José Luis Pada dijo
    La mucha y progresiva mecanización/automatización (tendente a la robotización) que ha alcanzado la producción agropecuaria, explica el abandono del medio rural por millones de personas en los últimos 50 años. Está claro que los incentivos que les ofrecía (vendía) lo que entonces se empezaba a llamar "progreso" y/o "estado del bienestar" les resultaban más atractivos que continuar de jornaleros mal pagados... Hoy, éstos abundan en cualquier medio, tanto rural como urbano. Cuando, en pocas décadas, el gigantismo productivista colapse, el problema de la superpoblación estallará. Me temo que no de otra forma se empezará a revertir la despoblación.
  • 12|Feoton dijo
    Asunto complicado, paisanos. Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veamos un desierto poblado de ruinas. Al tiempo.
  • 11|efee dijo
    la despoblacion es algo que lamentablemente no peude solucionarse, con el colapso de las ciudades y la contaminación yo creo que el curso natural nos llevará a volver a poblar los pueblos en algún momento
  • 10|lorena breton dijo
    Todos tenemos los mismos derechos. No tengo nada más que aportar.
  • 9|julian dijo
    Es obvio que no se puede atender a todos los rincones de Aragón, si hay un incendio en según que punto es probable que los bomberos tarden más de lo debido pero porque no se puede llegar a todo. Aun así, es elección de cada uno donde quiere vivir, habrá otras cosas que compensen el hecho de no tener Internet, ,por ejemplo.
  • 8|anastasia dijo
    Claro, y provocaríamos una guerra entre vecinos. ¿Cómo determinar que pueblo es más válido que otro? ¿Por número de habitantes? Es algo ilógico! Cada uno es libre de vivir donde quiera y si no tienen las comodidades suficientes, que se marchen. Pero nadie tiene que hacer desaparecer sus municipios.
  • 7|juan dijo
    A ver que me entere yo, estamos planteando la idea de que desaparezcan municipios? Así, de repente, como si nunca hubieran estado ahí, con toda la historia que todos ellos tienen: siglos y siglos. Me parece un disparate!
  • 6|XXX dijo
    la verdad que mantener colegios de tres niños abiertos es insano, no tiene sentido. Sin embargo, es lo que pide la sociedad y yo entiendo que nadie quiera irse de su casa
  • 5|sil dijo
    Yo creo que lo que habría que hacer es dar incentivos para que no se fuera la gente, el principal problema es el trabajo, es ahí donde hay que ayudar
  • 4|DGJ dijo
    la despoblación se ve como un problema porque ocasiona mucho gasto a la Administracion?? es por eso?? si tienen que gastar, que gasten, que nosotros pagamos igual que todos!!! Madre mía eso se soluciona con más industria rural y no tanta acumulada en las ciudades
  • 3|R.M.S dijo
    No es porque vivan tus abuelos o padres, es porque es MI casa, he vivido allí toda la vida, igual que si a alguien de la ciudad le obligan a dejar su casa. No es plato de buen gusto y la solucion a la despoblación no puede ser eliminar las zonas pequeñas
  • 2|ani dijo
    Usted mismo lo ha dicho: "Sin embargo, sus habitantes tienen los mismos derechos que los de las ciudades o pueblos mayores". TODOS los mismos derechos, y mire que vivo en ciudad y que me he creiado aquí pero no es justo eso
  • 1|Fran76 dijo
    si claro no te fastidia, todos tenemos que dehar nuestra casa para irnos a un pueblo de 2.000 habitantes porque sí, porque es más barato para la administracion???? pero estamos locos???
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
José Luis Labat

José Luis Labat

A vueltas con la justicia

Hay vocablos que forman parte, por derecho, como es el caso, del cotidiano uso de sus mortales usuarios. Y tal vez por ello, y por lo recurrente del concepto, no se repara en calificativos para poner de manifiesto su poliédrica y versátil clave circunstancial: que si ciega, que si lenta o que si justa. De un tiempo a esta parte, la justicia es todo un reclamo.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Montañas de Saas-Fee. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra