aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 25 de noviembre de 2017
Sucesos

27/10/2017

Un laboratorio de speed en uno de los pueblos más bonitos de España

La Policía desmanteló en 2013 un laboratorio de speed en Anento, uno de los pueblos más bonitos de España. Era la primera vez que se detectaba la elaboración de speed en Aragón y se intervinieron 24 kilos. Esa operación ha llevado al banquillo a diez personas. Nueve se han conformado con penas de entre dos y cuatro años de cárcel.
Rocío Solanas Sánchez
Droga, dinero y otros materiales intervenidos por la Policía Nacional
Droga, dinero y otros materiales intervenidos por la Policía Nacional

Zaragoza.- Anento, en la provincia de Zaragoza, es uno de los pueblos más bonitos de España. Entre sus paisajes de ensueño, emblemáticos edificios y calles con encanto se escondía, hasta principios de 2013, un sofisticado laboratorio de speed y un invernadero de marihuana.

Los presuntos artífices de estas instalaciones -o, al menos, quienes supuestamente se beneficiaban de ellas- son diez hombres que esta semana se han sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Zaragoza. Acusados de un delito de tráfico de drogas y otro de pertenencia a grupo criminal, el Ministerio Fiscal pedía para ellos 90 años de cárcel, pero nueve han alcanzado un acuerdo logrando rebajar las condenas a penas que oscilan entre los dos y los cuatro años de prisión. A cambio, han reconocido que traficaban.

Sin duda, lo curioso de este caso es el origen de los arrestos, que se sitúa en el transcurso de una operación policial para investigar el homicidio de Miguel Ángel C. R. a finales de los 90 en la capital aragonesa. Los agentes de la Policía Nacional pidieron al juzgado una autorización para intervenir los teléfonos de personas que podrían estar relacionadas con ese crimen, vinculado en principio con el tráfico de drogas.

Las incautaciones se produjeron a principios de 2013
Las incautaciones se produjeron a principios de 2013

De esas escuchas se desprendió la posible vinculación con un delito de tráfico de drogas de personas diferentes a las que se investigaba por el homicidio, lo que llevó al juzgado a deducir testimonio para continuar el procedimiento contra los acusados. De la operación se hizo cargo el Grupo Primero de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

De este modo, se detectó la existencia de un grupo de personas dedicadas a la distribución de distintas sustancias ilícitas en Zaragoza, al frente del cual y ostentando la máxima autoridad estaba, presuntamente, Óscar Alberto C., que vendía dichas sustancias bien directamente o a través de intermediarios. Este es el único de los diez detenidos en aquella operación que no ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía.

Esas intervenciones telefónicas determinaron la “estrecha colaboración” entre Óscar Alberto C. y Benito Ramón E. y este a su vez con Antonio G. Asimismo, se detectó la pertenencia a dicho grupo de Francisco Javier M., Eduardo F., Víctor P., Noé L., Víctor M., José María B. y Juan Miguel M. C.

Tres inmuebles

Cuando la Policía Nacional se personó en Anento comprobó que, para realizar sus actividades, el presunto líder del grupo utilizaba tres inmuebles: dos naves industriales en la zona de Las Eras y en la de Valsaucao y un inmueble en la calle Arreñal “que era utilizado como invernadero para el cultivo de marihuana en cantidades ingentes”. Así lo refleja el escrito de acusación de Fiscalía, que apunta que para acondicionar dicho invernadero a las necesidades climáticas para dicho cultivo “contó con la colaboración” de otros acusados.

Los agentes se incautaron de material para el cultivo de marihuana
Los agentes se incautaron de material para el cultivo de marihuana

En el momento de su detenc ión, el 22 de febrero de 2013, se ocuparon a Óscar Alberto C. B. 0,9 gramos de cocaína y una envasadora, entre otros objetos, y, en el maletero de su vehículo, un paquete que contenía casi 400 gramos de speed con una pureza del 46,11%.

En el registro del domicilio de este acusado en Zaragoza, la Policía Nacional ocupó varios bloques con tabletas de resina de cannabis, bolsitas y envoltorios con cocaína y 4.850 euros. Asimismo, en la finca de la calle Arreñal de Anento se intervinieron casi 23 kilos de speed distribuida en bolsas de uno y dos kilos, aproximadamente, con una pureza del 46,11% y con un valor en el mercado ilícito de 401.739,53 euros. Era la primera vez que se detectaba la elaboración de speed Aragón y, por lo tanto, se desmantelaba un laboratorio de estas características.

En ese inmueble, los agentes también se incautaron de más de 800 gramos de cafeína, una plantación de cultivo hidropónico de marihuana con 438 macetas para el cultivo de las plantas, así como material para su cuidado (lámparas alógenas, extractores, riego controlado, medidores de PH, semillas de marihuana y fertilizantes, entre otros). En suma, la resina de cannabis ocupada a Óscar Alberto C. fue valorada en 6.789,53 euros.

A su vez, en el domicilio de otro de los acusados, Francisco Javier M., en Zaragoza, los agentes hallaron 1.496,70 euros, resina de cannabis, cocaína, speed, una balanza, un libro con anotaciones de importes y cantidades y alambre de precinto.

El caso ha llevado al banquillo a diez personas, pero nueve alcanzaron un acuerdo de conformidad con la Fiscalía
El caso ha llevado al banquillo a diez personas, pero nueve alcanzaron un acuerdo de conformidad con la Fiscalía

Niega ser el cabecilla del grupo

Cuatro años después de aquella operación policial, nueve de los detenidos han reconocido el tráfico de sustancias estupefacientes. También lo hizo el supuesto cabecilla, Óscar Alberto C., a quien se le atribuye la propiedad de los 24 kilos de cocaína. Extremo que él niega.

"Yo no sé nada de eso", responde a la fiscal, y reconoce que cuando lo detuvieron en Zaragoza y, posteriormente, le trasladaron a Anento donde estaba la droga se sorprendió al ver el speed "en una nevera".

Como el resto de detenidos, admite que la droga de su casa y de su coche era para su consumo y para vender. "La finalidad de la venta era pagar mi consumo y el alquiler del piso", añade.

También admite haber trabajado en una propiedad del tío de Víctor P. para construir un invernadero de marihuana. "Me dijo que había pedido un permiso para hacer la obra", explica.

El Ministerio Público le pide 14 años de cárcel y 2,5 millones de euros de multa. Será la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza quien determine el fin judicial de este grupo. 

10
comentarios
  • 10|Samantha V. dijo
    Vaya con la que tenían montada y encima negando los hechos cuando eran más que evidentes
  • 9|Lorén dijo
    Pues eran un montón de kilos de droga, cuánto daño se podía haber hecho
  • 8|Jaime dijo
    hoy en día está muy penado eso de traficar con drogas y más que tenía que estar para disuadir
  • 7|Vicente dijo
    Vaya lio que se montaron para explicar y excusarse de tanta evicencia
  • 6|Marcos S dijo
    En un pueblecito tan pequeño se tienen que conocer todos y se tenía que saber
  • 5|Roger dijo
    Con la de gente que muere por culpa de estas drogas, más castigado tenía que ser
  • 4|Felicidad dijo
    Al final, a ver en qué queda
  • 3|Jimeno dijo
    Lo cierto es que no sé por qué se empeñaron en negar las evidencias
  • 2|Merche dijo
    Si es que luego siempre caen, a ver
  • 1|Kumo dijo
    menudo panorama, en fin
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
José Luis Labat

José Luis Labat

A vueltas con la justicia

Hay vocablos que forman parte, por derecho, como es el caso, del cotidiano uso de sus mortales usuarios. Y tal vez por ello, y por lo recurrente del concepto, no se repara en calificativos para poner de manifiesto su poliédrica y versátil clave circunstancial: que si ciega, que si lenta o que si justa. De un tiempo a esta parte, la justicia es todo un reclamo.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Montañas de Saas-Fee. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra