aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 15 de diciembre de 2017
Tribuna Digital

5/10/2017

Bandera blanca

Francisco Javier Aguirre

El uso de la bandera se pierde en la noche de los tiempos; según los expertos, las primeras "oficiales" aparecieron hace casi tres milenios. Remontándonos en su origen, sin duda muy anterior, puede decirse que servía para identificar tribus, hordas, conjuntos de guerreros, grupos sociales y otros colectivos, además de para señalar la presencia de autoridades civiles o religiosas.

En los tiempos modernos se ha convertido en símbolo de la patria, estandarte significativo de un club, manifestación de una opinión generalizada o enseña de un movimiento social de cualquier signo, tanto académico, como político, sindical, militar, religioso, étnico, profesional, deportivo o simplemente para designar una entidad amistosa.

El significado plural de la bandera le concede papeles diversos en las circunstancias de la vida personal y colectiva. Pero hay un punto en la utilización de estas insignias que las define como agresivas. Es el momento en el que tras ellas se amparan posturas confrontadas sobre una situación social o un conflicto territorial.

En los actuales momentos de confusión en España, a partir de la cuestión catalana, las banderas se esgrimen de una y otra parte como elementos identificadores de ideologías, posturas y propósitos. Han desbordado su significado amplio de representación territorial, para albergar particularidades espurias. Las banderas se han convertido en patrimonio de las banderías. Su uso es conflictivo en territorio contrario, donde representa criterios que se oponen al sentir mayoritario de la población, al menos de la que se expresa con violencia. En términos generales, las banderas simbolizan y transmiten un conflicto.

Sin embargo, hay una que universalmente se considera como expresión de la paz, como un intento de concordia. Es la bandera blanca. En lo más agrio de un conflicto, el exhibir una insignia de ese color (o ausencia de colores), aunque sea de pequeño tamaño o esté desprovista de solemnidad, evidencia una voluntad de entendimiento, un propósito de finalizar las hostilidades con el contrincante. No es necesariamente un signo de rendición, sino una voluntad de diálogo y una propuesta de solución. Al menos así debiera ser.

En los conflictos internacionales o nacionales la bandera blanca ilustrada con una cruz o con una media luna de colores vivos, manifiesta la presencia de elementos, vehículos o grupos humanos destinados a remediar los males ocasionados por un conflicto armado o una catástrofe natural.

Cuando un país se debate dolosamente entre facciones contrarias por la incompetencia de unos, la intransigencia de otros y la falta conjunta de capacidad de diálogo, tal vez fuera una magnífica solución que en lugar de exhibir en las calles y en los balcones banderas que representan la enemistad, se sustituyeran por otras blancas, sin señal alguna, testimonio indudable de la voluntad de concordia y de la propuesta de paz de quienes las airean o las portan.

Ciertamente es un deseo utópico, una propuesta ingenua en un momento en el que las pasiones han desbordado a los razonamientos. Pero hay que recurrir a la variación moderna del antiguo dicho de ‘si quieres la paz prepara la guerra’ en el sentido de ‘si quieres la paz prepara la paz’. Y sin duda la bandera blanca es universalmente reconocida como una propuesta de concordia, como un símbolo de entendimiento, como una voluntad de paz.

 


* Escritor
15
comentarios
  • 15|Jasón dijo
    Sin duda alguna el tema de la bandera blanca es un tema muy peliagudo. El autor del artículo indica con el mismo que tiene un enorme valor humano, y excesiva inoncencia y confianza en el ser humano. Hace unos meses leí un libro sobre la primera y segunda guerras mundiales, consideradas realmente como una. Si cuando Alemania invadió el primer pais, todos los demás paises se hubiesen lanzando a cortar la agresión, y se hubiesen aliado para guerrear, la guerra no habría durado seis o siete largos años de dolor y sufrimiento. Una de las cosas que me llamó la atención fue que en el mencionado libro, se decía que si se hubiese hecho caso a Gandhi, la guerra civil se habría comido a la India, además de caer en manos del Eje. El verdadero origen de las últimas guerras mundiales fue el de los nacionalismos, con sus deseos de engrandecimiento y agrediendo a todo pais que se le pusiese por delante. Los paises como los seres humanos eran agresivos, hipernacionalistas y estaba bien visto todo. Otros paises, como los seres humanos, se pusieron de lado, y otros se aprovecharon económicamente de las circunstancias. Al final, millones y millones de muertos, destrucción de la sociedad, causado por el adoctrinamiento masivo de los niños alemanes, en este caso. Cuando el mal mundial se apodera de un pais, no se detiene ante una bandera blanca, al contrario, la considera como debilidad y rendición. En aquella época hubo un grupo de hombres malignos que utilizaron la fuerza de la voluntad para arrasar a los demás estados. Solo un puñado de hombre malignos consiguió obnubilar a su propio pueblo, y consideró que todos los demás paises deberían obedecerles y estar bajo su bota. Esto infringía la libertad del ser humano. Actualmente, por mucho que se quiera ocultar, es lo que está ocurriendo, aquí al lado, y la mitad de un pueblo está subyugado por la educación de treinta años, y la otra mitad está subyugada bajo la bota tirana de los señores del mal. Hace cien años la falta de acción provocó una guerra mundial, y ante una situación tan terrible como la actual, los hombres buenos deben actuar. La idea de la bandera blanca es muy humana, pero cuando la verdadera libertad de expresión y capacidad de amar está bajo el yugo de quienes disimulan su verdadero objetivo, que es su propio beneficio, el beneficio de unos cientos de seres malignos y egoistas, estos señores del oscuro mal, se ríen, aunque por fuera parezca que lloran. Cuando los hombres buenos permiten el mal, los malos esclavizan al pueblo.
  • 14|Crispo dijo
    En esta vida hace falta pronunciarse y llevar la cabeza bien alta enarbolando una bandera blanca, como propone el autor, amigo Berto.
  • 13|FEOTON dijo
    Genial, Jimeno G., te has lucido ignorando que las banderas son ahora para algunos como fusiles o cosa casi. A lo mejor te suena la canciòn de García Lorca en momentos parecidos: "Anda jaleo, jaleo; ya se acabó el alboroto y ahora empieza el tiroteo".
  • 12|Leonardo dijo
    Está circulando por las redes sociales una convocatoria para salir el sábado a mediodía a las plazas de la ciudad vestidos de blanco y con banderas blancas
  • 11|Willy Fogg dijo
    el problema es que en españa si sacas la bandera ya eres facha,
  • 10|ReBeCa dijo
    seria bonito ver las calles llenas de banderas blancas, pero son los de la senyera los q van quemando banderas por ahí
  • 9|Mila dijo
    Concordia es lo que tenemos que tener, en fin. No sé cómo va a acabar todo esto
  • 8|Jimeno G. dijo
    A mí no me parece que las banderas simbolizan y transmiten un conflicto, para nada. Todo depende de las interpretaciones de la gente
  • 7|Ignacio dijo
    En todos los sentidos, religioso, político, social... me da igual no tenía que ser así pero es
  • 6|Valero dijo
    El problema es el respeto, no respetamos que el otro piense distinto que nosotros
  • 5|Alejandro M. dijo
    Aquí hay todo intereses creados, no me digas que ahora de repente salgan tantos seguidores
  • 4|Roger dijo
    Totalmente de acuerdo con lo que dice en el artículo, hacen falta muchas más banderas blancacs
  • 3|Melero dijo
    Sí, muy ingenuo por su parte, pero de alguna manera se tendrá dar un poco de esperanza a este clima tan agrio en el que vivimos
  • 2|Berto dijo
    Se simboliza todo y nada con la bandera blanca, en esta vida hace falta pronunciarse y no agachar la cabeza
  • 1|Martina dijo
    Cierto que hacen falta muchas banderas para que se pueda vivir en armonía hoy en día
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
José Luis Mateos Barrionuevo

José Luis Mateos Barrionuevo

Economía contra personas

En estos tiempos en los que no se habla más que de Cataluña (que es un problema muy grave y requiere toda nuestra atención), la situación en la que se encontraba España antes de este asunto era de auténtica crisis microeconómica. Es decir, lo que afecta a las personas.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Valle de Alagna. Alpes italianos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra