aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 15 de diciembre de 2017
Tribuna Digital

15/9/2017

El clima laboral en la Administración

Fernando Tirado Aznar

Muchos jóvenes y personas en desempleo tienen un gran anhelo por convertirse en funcionarios, en empleados de la Administración, y se ponen a preparar intensamente oposiciones aspirando a las miles de plazas que se convocan cada año en las llamadas ofertas de empleo público (OEP). Esperan obtener seguridad y estabilidad en el empleo -un puesto de trabajo para toda la vida-, buenas retribuciones, buenos horarios, muchos permisos y vacaciones, conciliación de la vida laboral y familiar, incentivos, posibilidades de ascenso, etc. Pero otras muchas personas, que saben y conocen lo que hay dentro, y cómo las gastan en la Administración, desdeñan ser funcionarios, pues no todo es oro lo que reluce, y saben que difícilmente van a poder realizarse profesionalmente en igualdad de condiciones.

La defectuosa dirección política y la mala gestión de los recursos humanos en las Administraciones Públicas están conduciendo a un grave deterioro de la calidad de los servicios públicos que se prestan al ciudadano, y a un clima laboral interno de insatisfacción, desmotivación y desidia que repercute negativamente en la eficacia de las organizaciones.

Puede que no sobren funcionarios, -esto requeriría un profundo y riguroso estudio, y una reforma administrativa de calado-, pero sí que puede ser cierto que están muy mal aprovechados en organizaciones y estructuras mal diseñadas, ineficaces e ineficientes, encontrándose estancados, sin estímulos ni espíritu de superación.

Un veterano funcionario de una importante entidad local de Aragón comentaba cómo pasaba el tiempo en la oficina, con grandes períodos sin faena, sobrellevando el horario pues no había trabajo para llenar la mañana. Se oyen en las tertulias y comentarios privados frases tales como “con tal de que me paguen a final de mes”, “cambiamos tiempo por dinero”. Esto no pasa, por supuesto, en las oficinas de atención al público: oficinas de empleo, centros de servicios sociales, de atención al consumidor, oficinas de información y registro, atención urbanística, empadronamiento, juntas de distrito, oficinas de inmigración, etc. donde acuden cientos de usuarios diariamente. Pero sí podría ser un mal generalizado en las Administraciones Públicas donde la defectuosa organización produce estos resultados.

No es culpa de los empleados públicos pues ellos tienen dignidad profesional y prefieren “estar ocupados y que la mañana no se les haga eterna”. Muchas veces no depende de ellos, no les dejan trabajar, no pueden tomar iniciativas, y les dicen: “No trabajes demasiado que el jefe se molestará y no quiere que le hagan sombra”, ”pasa desapercibido”, “si no estás de acuerdo vete a los tribunales”, “vete a a casa que ya te llamaremos”, “no te preocupes que te daremos trabajo”,  “no hagas nada y quédate quieto”.

Todas las virtudes y defectos van a la par y se ponen de manifiesto en actuaciones de endogamia, amiguismo, nepotismo y clientelismo, burocracia administrativa, exceso de jerarquía, reinos de taifas, compartimentos estancos y falta de trasversalidad, exceso de estructuras vacías e innecesarias, asesorías políticas, etc. Si a ello le añadimos la politización, las rencillas personales, arbitrariedad y discrecionalidad, la rivalidad nociva o competencia desleal, y los agravios comparativos, el individualismo y la falta de trabajo en equipo, la patrimonialización de la información, los intereses privados y el conflicto de intereses, la falta de lealtad institucional, el cóctel es imprevisible en un ambiente de salvese quien pueda. Son lastres que vienen arrastrándose desde hace décadas, pero siendo optimistas debemos esperar que las soluciones lleguen algún día.

No son suficientes las encuestas de satisfacción de los empleados públicos si estas no se aprovechan para realizar reformas internas urgentemente necesarias, y hacer un estudio de clima laboral más ambicioso que arrojara resultados interesantes y reales facilitando la participación anónima de los funcionarios, que desconfían de los dirigentes por la estigmatizacion y las posibles represalias.

Son necesarios cambios en los procedimientos selectivos, en la formación del personal, en la carrera administrativa, en las relaciones de puestos de trabajo con valoraciones objetivas de funciones y cargas de trabajo, implementación de procedimientos de mediación, arbitraje y conciliación evitando la conflictividad judicial, retribuciones por objetivos y rendimiento, transparencia e igualdad de oportunidades, movilidad interna e interadministrativa, procedimientos reglados alejados de la discrecionalidad, seguridad jurídica, etc. Debe mejorarse la convivencia global interna, la colaboración desinteresada, la polifuncionalidad e intercambiabilidad, el trabajo en equipo, la calidad y el rendimiento, y otras características necesarias para conseguir organizaciones públicas profesionales, atractivas y preparadas para satisfacer el interés general  y las demandas de la ciudadanía.

Estamos a tiempo, ¡hay que cambiar el rumbo ya!


* Jurista
13
comentarios
  • 13|Thera dijo
    Excelente análisis, Sr. Tirado, de la Función Pública. De entrada, como usted apunta, que tantos jóvenes de este país sueñen con ser funcionarios da idea de la falta de creatividad ¿o preparación...? de los posibles candidatos. De otro lado, el sistema de selección es eminentemente memorístico, pero la memoria es una gran auxiliar de la inteligencia, pero no la sustituye... ¿qué hacemos con un funcionario que se sabe las leyes, las normas, pero luego le faltan otras habilidades laborales y personales más importantes...? Hoy, las grandes corporaciones, las grandes empresas, se nutren de la inteligencia más pura, creativa, que encuentra soluciones nuevas para los retos que el creciente dinamismo social demanda. Pero esto no encaja ni es demandado por una Administración atávica, endogámica, corportiva, que además es percibida mayoritariamente por la ciudadanía como bastante proclive al cochecho y la mordida. Sintetizando: si los altos cargos de esta herrumbosa Administración son nombrados por los políticos sólo en función de este tipo de vínculo... ¡apaga y vámonos...!
  • 12|ARALAR dijo
    En efecto, buena descripción de la Administración la que hace el Sr. Tirado. Es seguro que ya habrá quien piense que "hay que reformarlo todo para que nada cambie", porque ¿quien habría de hacerlo?, parece que los actuales beneficiarios de la situación que se describe. La Administración Pública -es especial la Local- está tomada por los cargos políticos y sus asesores, llamados a dejar en "estado de sitio" a los funcionarios de carrera sin ambición política, pues siempre los hay entre éstos que colaboran abnegadamente con aquéllos en espera de prebendas, canonjías y subidas de nivel. El eterno debate de nuestra más veterana doctrina administrativista entre política y administración. Sería necesario un mayor blindaje legal del funcionario respecto al cargo político que hiciera vano el reparto de azucarillos, y una Administración moderna guiada por productividad, resultados y carga de trabajo y no por presencia horaria. No soy optimista, dentro de cinco años seguiremos hablando de lo mismo, porque los cazadores no suelen dejarse cazar ni permitirán nunca que los conejos sean los que les disparen a ellos.
  • 11|Jose Ignacio dijo
    El panorama es desolador, pero no hay nadie que tenga voluntad por cambiar el sistema. La gente se acomoda y todo el que puede se aprovecha de la situacion, y a vivir que son cuatro días. Sobretodo es en la Administracion local, ayuntamientos y diputaciones donde se dan mas estas situaciones.
  • 10|La Barbie roja. dijo
    Vaya ambiente que nos encontramos en esos sitios. La tension se fragua. Los vendedores de humo todos los días haciendo la rosca al politico de turno.
  • 9|Loreto dijo
    Que razon tiene este señor. LO deberían hacer JUSTICIA DE ARAGON como mínimo.
  • 8|Ignacio Lorenzo dijo
    Ahí está el problema, la difícil y mala gestión del personal en muchas administraciones
  • 7|Héctor R. dijo
    Cuántas veces hemos oído todo esto en una oficina, muy cerca de la realidad, sí
  • 6|jiménez dijo
    Esto es lo de siempre, si se quiere trabajar se trabaja en la empresa privada o en la pública
  • 5|xisco dijo
    Yo es lo que más les digo a mis hijos, desde luego lo mejor es sacarse una oposición, pero no por tener el puchero lleno
  • 4|Kike dijo
    Las encuestas no hacen nada, lo de la administración y los jefes de unidad es de traca
  • 3|Filo dijo
    Hay administraciones y administraciones, desde luego.
  • 2|JAvierete dijo
    Anda, anda, que yo he vivido fichar un compañero por otro, y a sabiendas de los jefes... en fin
  • 1|Mariló dijo
    Así es, por desgracia todo sigue igual en la Administración
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
José Luis Mateos Barrionuevo

José Luis Mateos Barrionuevo

Economía contra personas

En estos tiempos en los que no se habla más que de Cataluña (que es un problema muy grave y requiere toda nuestra atención), la situación en la que se encontraba España antes de este asunto era de auténtica crisis microeconómica. Es decir, lo que afecta a las personas.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Valle de Alagna. Alpes italianos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra