aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 21 de noviembre de 2017
Economía

13/9/2017

La Administración Pública aragonesa se vuelve socialmente responsable

El Instituto Aragonés de Fomento organiza el primer "Foro Responsabilízate". Iniciativa que pretende sensibilizar a instituciones públicas, privadas y a la ciudadanía en su conjunto sobre la aplicación de los principios de la RSC. Además se ha presentado el libro "La Administración Pública de la Responsabilidad Social Corporativa".
Lara Escudero Manchado
Marta y Carlos presentan su libro "La Administración Pública de la Responsabilidad Social Corporativa"

Zaragoza.- En etimología, la raíz helénica "ministrare" se traduce como "servir, cuidar". De este término proviene la palabra castellana "Administración", que, al adjuntarle el apellido Pública, su sentido se expande al "cuidado de los asuntos públicos". Y de esto va la Responsabilidad Social Corporativa. Un concepto al que se le ha otorgado uno de los principales papeles dentro de las historias de la sociedad.


No importa el sector. No importa el país. Todos quieren ser responsables socialmente. Máxime si se trata de la propia administración. De eso trata el "Foro Responsabilízate" que el Instituto Aragonés de Fomento ha organizado en la tarde de este miércoles, bajo las líneas del plan de RSC del Gobierno de Aragón.

Además, como un tomo más de la historia social, se ha presentado el libro "La Administración Pública y la Responsabilidad Social Corporativa", de Carlos Cueto Cedillo y Marta de la Cuesta González. Dos autores profundamente vinculados tanto a "la RSC", como a dos instituciones públicas: la universitaria y la gubernamental.

"Hace unos años observamos que los principios y herramientas de la RSC, que solo estaban en la esfera privada, también eran aplicables al sector público", explica Marta. Y la propia evolución de la sociedad ha cristalizado en el ajuste cada vez más apremiante de los valores de la RSC como base social.

El libro pretende concienciar y servir de itinerario a la administración para constituirse como socialmente responsable. Pero de verdad. Reporting coporativo, responsabilidad fiscal, transparencia, buena gobernanza, participación del propio empleado, mejora en gestión de recursos humanos, sistemas de gestión de calidad, gestión de reducción de costes, o sostenibilidad. Son solo algunos de los temas que "La Administración de la Responsabilidad Social Corporativa" trata. "No es una utopía, es una cuestión tangible. Es un cambio de modelo, de gestión de lo público", zanja Marta.

"El desarrollo sostenible tiene componente tridimensional; se conjuga un desarrollo a todos los niveles y al que todos estamos orientados como género humano", analiza Carlos. "Esto lo que hace a la RSC global y local, y es aquí donde está el reto". Según el autor, parte de la esencia del libro fue conglomerar todas las ideas que planean desde hace tiempo sobre el concepto de la responsabilidad social para hacerlas aterrizar.

"Los objetivos que reclama la ciudadanía muchas veces no se ven resueltos por los representantes de la administración pública, y como sector público tenemos misión social, económica y sostenible" resuelve. ¿Realmente las administraciones pueden ser compatibles con la RSC? Según los autores, sí, porque "la verdadera tracción de la administración es una RSC ajustada a la legalidad y sintonizada con los valores sociales".

El director del Instituto Aragonés de Fomento, Ramón Tejedor, explica que la esencia del Plan es extender a la administración pública las bases de la RSC "porque la administración es el nexo de unión de lo gubernamental y la ciudadanía". En este primer "Foro Responsabilízate" se quiere reflexionar sobre ello: "Aragón cuenta con 700 municipios y todas ellas poseen sus administraciones. El volumen de entes publicas es muy elevado, y por eso la RSC aquí es tan necesaria", concluye.

1
comentarios
  • 1|La Barbie roja. dijo
    La defectuosa dirección política y la mala gestión de los recursos humanos en las Administraciones Públicas están conduciendo a un grave deterioro de la calidad de los servicios públicos que se prestan al ciudadano, y a un clima laboral interno de insatisfacción, desmotivación y desidia que repercute negativamente en la eficacia de las organizaciones. Puede que no sobren funcionarios, -esto requeriría un profundo y riguroso estudio, y una reforma administrativa de calado-, pero sí que puede ser cierto que están muy mal aprovechados en organizaciones y estructuras mal diseñadas, ineficaces e ineficientes, encontrándose estancados, sin estímulos ni espíritu de superación.
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
Fernando Tirado Aznar

Fernando Tirado Aznar

Mediadores de consumo

La entrada en vigor de la nueva Ley 7/2017, de 2 de noviembre, relativa a la Resolución alternativa de litigios en materia de Consumo (conocida como Ley ADR) transpuesta de una Directiva de la Unión Europea, ha puesto en valor la figura del mediador/a de consumo, incorporándola al ámbito de aplicación de la Ley 5/2012 de Mediación con todas sus consecuencias y efectos jurídicos. La cultura de la mediación está muy poco desarrollada en nuestro país, donde los ciudadanos están demasiado acostumbrados a trasladar sus conflictos y enfrentamientos a los juzgados con los riesgos y costes que un juicio puede suponer por su incertidumbre y tardanza.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
El Dom. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra