aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 22 de septiembre de 2017
Tribuna Digital

28/8/2017

Jinetes Apocalípticos

Vicente Franco Gil

Es innegable que los regímenes democráticos han traído el ejercicio de la libertad y la consolidación de los derechos humanos. A pesar de ello, la democracia no es, per se, un sistema infalible. A veces es un caldo de cultivo algo nocivo para el interés general, pues en ocasiones otorga una justificación errática a ciertas realidades que se contextualizan plasmándose en derecho positivo, con la aprobación de una mayoría consensuada. Los Parlamentos surgieron en la historia para neutralizar el totalitarismo del poder absoluto, pero, ¿qué ocurre cuando la iniquidad se larva miméticamente en la mayoría aritmética (49/51) de los representantes del pueblo? En septiembre comienza un nuevo curso político con algunos propósitos que chocan, a mi entender, con el bien común y con la propia dignidad humana. Entre ellos está el proyecto de la eutanasia, el de los vientres de alquiler o el de la ley mordaza LGTBI. Como viene siendo habitual en estos casos, todos ellos se adornan de una “bondad” que, de algún modo, excusa el arbitrio del poder constituido.

Respecto a los vientres de alquiler, es claro que se vulneran derechos fundamentales al mercadear con úteros y cosificar a las personas, pues bajo la capa del altruismo, la mujer se convierte en una simple máquina expendedora de productos. En cuanto a la eutanasia, bajo el disfraz de la falsa dignidad humana, trata de apagar la vida por estar fuera de los patrones que marcan tanto la sociedad de consumo como el Estado del bienestar. Y en relación a los privilegios concedidos al lobby gay, se socava la igualdad frente a la ley, y se quebranta la presunción de inocencia al considerar al disidente como homófobo hasta que demuestre lo contrario. Asimismo, las iniciativas LGTBI retoñan la censura tan propia del marxismo o del fascismo, originando una ideología intolerante y dogmática que trasgrede, por ejemplo, el derecho a la educación y la libertad de expresión.

Todos estos proyectos-trampa constriñen la libertad, la vida y el núcleo familiar. Pero ante este caótico e inquietante escenario, ningún partido político con peso específico alza su voz discordante. Unos por apatía ideológica, otros por aversión social, y todos por un buenismo intransigente que choca con el sentido común, la ley natural y los preceptos constitucionales. Igualmente, los medios de comunicación permanecen, en la mayoría de los casos, silentes frente a este cúmulo de dislates.

En Aragón “la muerte digna” se ampara en la ley 10/2011, de 24 de marzo, de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de morir y de la muerte, no como regulación de derecho fundamental, pues carece de ámbito competencial, pero sí velada en el aspecto asistencial. También se encuentra en proceso el proyecto de ley de identidad de género y no discriminación, aprobado recientemente por el Consejo de gobierno aragonés.

Así las cosas, viene un otoño amenazado por la ingeniería social de la izquierda con la aquiescencia de un liberalismo pueril. Los arcos parlamentarios de las  Administraciones Públicas agonizan, y nuestro Estado de derecho está inmerso en un áspero, lúgubre y aletargado sueño. Los proyectos aludidos, como jinetes del Apocalipsis, traen la muerte, la guerra ideológica, la peste normativa que pudre la ética y la moral, y la destrucción de la identidad personal. Con todo, la mayoría democrática aún puede cambiar esas “fieras nomotéticas” que, con apariencia legal, intentan a todo trance devorar a la humanidad. Nunca es tarde para despertar, si la dicha es buena.


* Licenciado en Derecho
18
comentarios
  • 18|Luxormanía dijo
    Ahora a todo lo imaginable se le denomina "derecho a". No, no, no, no, no. Hay que leerse la Constitución y mucha cosicas como Declaraciones y principios que andan por ahí.
  • 17|BABY33 dijo
    Es muy fuerte anticipar la muerte porque la sociedad te haga sentir un estorbo. ¿Dónde la solidaridad?
  • 16|SNOOPY dijo
    ¿ por qué el colectivo LGBTI debe tener unas leyes exclusivas y estar super blindado ? Pero hombre, si no se mete nadie con estos, vamos, no más que con otros colectivos. Me da que algo turbio y oscuro hay detrás de este asunto.
  • 15|Valladares dijo
    Houston, tenemos un problema: pensar que la mayoría nunca se equivoca. País.
  • 14|Mamengol dijo
    Maroto, del PP, está de acuerdo con los vientres de alquiler; y Albert Rivera de Ciudadanos también. Que sepamos no son de "izquierdas".
  • 13|lola dijo
    un texto muy incisivo. Me gusta
  • 12|fantasía55 dijo
    ¿Y cuál es o debería ser la actuación ideal del colectivo LGTBI? ha nacido como movimiento social precisamente por la mordaza "liberal"
  • 11|valerie dijo
    la humanidad lleva devorándose a sí misma desde la cuna. Muy saturninos somos.
  • 10|zozobri dijo
    un texto muy apocalíptico, sin duda. Y revelador.
  • 9|ferchi dijo
    me parece que la guerra ideológica se lleva librando en esta suerte de democracia varios años. Los jinetes de un bando y otro se aniquilan mutuamente desde hace tiempo. Los daño colaterales, ya sabemos cuáles son.
  • 8|sofía Cañizares dijo
    qué curioso, siempre que surge un derecho disruptivo que quebranta el orden establecido se gesta la demagoga terminología de una venidera distopía apocalíptica. Me da lo mismo el bando. Siempre es igual.
  • 7|jaime dijo
    no estoy para nada de acuerdo con este artículo, solo se critica a las minorías colectivas y a la izquierda...claro que nuestros problemas los soluciona la gran derecha y los homófobos,,,,, lo que hay que leer
  • 6|urukhay dijo
    ¿Es la muerte un derecho heredero de la vida? sin muerte no hay vida, y sin vida no hay muerte. Por tanto, ambos forman parte del ciclo holístico del ser
  • 5|imelda. p dijo
    o sea que escribes un artículo sobre lo que falta hacer al gobierno y terminas diciendo que todo es culpa de la izquierda y sus dardos? madre mia...
  • 4|Tomás dijo
    me da a mi que el curso político no va a traer todas esas cosas....no van a hacer ni el tato
  • 3|dulcer dijo
    las sociedades heteropatriarcales tienen por tradición emplear a la mujer como simple herramienta procreadora. ¿En qué sociedad vivimos ahora? Creo que no ha cambiado mucho la historia
  • 2|isis dijo
    cuando hay proyectos enfocados en los derechos civiles, es cuando la razón entra en colisión con la incoherencia
  • 1|sara98 dijo
    la democracia imperante hoy día, si es que puede acogerse a semejante significado, se ha tornado en dictadura de vanguardia. Debemos reflexionar.
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
José Luis Mateos Barrionuevo

José Luis Mateos Barrionuevo

Oferta y demanda

La economía española actual –por lo menos teóricamente- está basada en la economía libre de mercado. Esa economía que, como dejó bien claro Adam Smith (1723-1790), tiene sus pilares en la ley de la oferta y la demanda. Es decir, que es preciso sacar al mercado un producto que la gente reclame. Visto así, todo parece muy sencillo. No se venderá algo que no se desea. Por el contrario, todo lo que el personal necesita desaparecerá enseguida en manos de los consumidores (entendidos estos en sentido amplio).

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Alto valle de Hecho. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra