aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 22 de septiembre de 2017
Tribuna Digital

18/8/2017

Derecho a la seguridad en los servicios públicos

Fernando Tirado Aznar

Las últimas noticias de estos meses atrás publicadas en los medios locales no paran de reflejar hechos acontecidos sobre caída de arboles, autobuses incendiados, picaduras de mosca negra, bolsas de procesionaria en los pinos, caída de vigas en carpas de espectáculos públicos, caída de bolas de adorno navideño, cogidas y heridos por vaquillas en fiestas de barrios, accidentes en hinchables y espacios infantiles, molestias por estridentes ruidos derivados de actividades recreativas, caídas por el mal estado de aceras y mobiliario urbano, accidentes de trafico por mal estado de la calzada y/o de la señalización viaria, y otros incidentes acontecidos en las ciudades y pueblos, en muchos casos con grave riesgo para la vida e integridad física de viandantes y usuarios de instalaciones y actividades municipales, ponen de manifiesto la necesidad urgente de que los responsables políticos y directivos de las Administraciones públicas extremen la precaución y adopten las medidas necesarias de control, vigilancia y mantenimiento para evitar daños a personas y bienes.

La complejidad de la ciudad y sus espacios urbanos, compuesta por numerosos y variados elementos, infraestructuras, equipamientos y servicios de titularidad municipal (entre ellos, parques y jardines, calles y avenidas, puentes, piscinas e instalaciones deportivas, centros cívicos, edificios administrativos, infraestructuras del transporte colectivo, mobiliario urbano, actividades recreativas, etc.), ya que muchos de ellos constituyen servicios públicos mínimos y obligatorios que según la Legislación de Régimen Local deben prestarse a los vecinos,  exige una gran organización y suficientes medios técnicos, materiales y humanos para garantizar la seguridad de los usuarios de los servicios públicos.

No es baladí señalar que el derecho a la seguridad y salud de los consumidores y usuarios está reconocido en el articulo 51.1 de la Constitución cuando dice que los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, entre otros bienes, la seguridad y la salud, desarrollado en la Ley 1/2007 de Protección de los Consumidores,  que los Ayuntamientos en el ejercicio de sus actividades y prestación de servicios deben hacer efectivos. 

Pero, ¿que hacen realmente las entidades municipales para garantizar el derecho a la protección de la salud y seguridad de los usuarios de los servicios públicos?, y ¿qué hacen también  para garantizar la protección contra la contaminación acústica, lumínica y atmosférica en las zonas urbanas?; ¿qué medidas adoptan para evitar riesgos y accidentes de los vecinos y residentes en su actividad cotidiana en la ciudad?. ¿Son seguras las ciudades y sus servicios?, y no nos referimos en este caso a la seguridad ciudadana.

A estas cuestiones deben responder los ciudadanos y la opinión pública a través de encuestas de evaluación, mecanismos abiertos de participación ciudadana, medios de comunicación, etc. y por supuesto mediante informes de consultoría que evaluen de forma objetiva la situación actual y real de los servicios, sus carencias y malas praxis, etc.; lo que servirá para actuar protegiendo inmediatamente la seguridad de vecinos y residentes, de transeuntes y turistas, evitando riesgos para las personas. Actualmente, parece ser que la opinión de los vecinos no es ni mucho menos positiva al respecto dados los últimos incidentes.

No basta con establecer coberturas de daños con seguros de vida, accidentes y de responsabilidad civil, o alegar uso inadecuado, caso fortuito o fuerza mayor, sino que la vida y la integridad física de las personas no tiene precio. Los responsables deben, para evitar incurrir en “culpa in vigilando”, planificar adecuadamente con previsión la implantación de actividades y servicios para que el riesgo sea mínimo para los usuarios, y establecer preferentemente en todo caso medidas informativas, preventivas, de mantenimiento, control, inspección o vigilancia. Todo ello para evitar males mayores, y posteriores responsabilidades administrativas, civiles y penales en su caso. Legislación y reglamentaciones existen, pero hay que cumplirlas a raja tabla.


* Jurista
14
comentarios
  • 14|IVAN EL TERRIBLE dijo
    Que pena de dirigentes y gestores que velan mas por sus intereses que los de la ciudadanía. Mucho AMIGUISMO y NEPOTISMO, y lo demás ANDE YO CALIENTE Y RIASE LA GENTE. Que pena Santisteve.
  • 13|JOAQUIN dijo
    Parece evidente que desde el modus operandi mostrado por acto terroristas perpetrado en el paseo de los ingleses de Niza, deberían haberse protegido con bolardos movibles las grandes áreas peatonales de afluencia masiva en las grandes ciudades europeas. En España, imprescindibles, Ramblas de Barcelona, calle Preciados en Madrid, plaza del Obradoiro en Santiago, paseo Constitución en Sevilla, entro otras. Sin embargo, en consonancia con nuestra tradición patria, hasta que no ocurre la tragedia no se pone el remedio. El viejo guión: hasta que en 1978 no murieron carbonizadas en el camping "Els Alfacs" de Alcanar 245 personas no se prohibió el tránsito de mercancías peligrosas por las ciudades.
  • 12|Monserrat dijo
    El año pasado el Ministerio del Interior hizo unas recomendaciones para que se "aislaran de manera física con objetos o con agentes de policía puntos estratégicos que pudieran ser objeto de atentado terrorista". Entonces, el Ayuntamiento valoró estos consejos en el marco de la Junta de Seguridad Local, que se reúne tres veces al año y en la cual están presentes Guardia Urbana, Bomberos, Mossos d Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil. Desde el Consistorio aseguran que, en el caso concreto de La Rambla, la Junta decidió que, en lugar de colocar bolardos, habría "una presencia policial continua" en este punto de la ciudad.
  • 11|Loreto Martinuca dijo
    Dicen que Ada Colau la Alcaldesa de Barcelona desoyo la recomendacion del Ministerio del Interior de colocar bolardos en la Ramblas. Mira lo que ha pasado.
  • 10|La Barbie roja. dijo
    Cubero el comunista, Alcalde accidental durante unos dias de agosto debe reflexionar urgentemente.Cuando tenga 50 años la edad lo cambiará. Quiere ser un politico profesional y vivir de la politica, pues con estos planteamientos lleva muy mal camino. La gente lo repudia sistematicamente. Parece un extraterrestre despreocupado por la realidad cotidiana de la ciudadanía. Y no digamos cuando apoya a Maduro. Claro, que a río revuelto ganancia de pescadores.
  • 9|Ferdinandeum dijo
    Este comentarista quiere mostrar con estas líneas su profundo rechazo por los actos terroristas ocurridos el día 17, recordando a las víctimas y dando su más sentido pésame a sus familiares y a nuestra querida Cataluña. Desgraciadamente, no podemos cambiar lo sucedido. Solo nos queda reiterar el rechazo a cualquier tipo de violencia, especialmente a aquella dirigida contra los ciudadanos, manifestando todo el cariño en estos difíciles momentos a nuestros amigos catalanes en general y a los barceloneses en particular. El Derecho de seguridad tambien obliga a poner bolardos en la Ramblas.
  • 8|peña90 dijo
    muchas de estas cuestiones son negligencias de la administración o simplemente la locura del libre albedrío de algunos ciudadanos que destrozan cosas
  • 7|pedro dijo
    es que lo de los árboles es tela eh...... o alguien está envenenándolos o es que alguien precisamente quiere presionar a algún bando
  • 6|yima dijo
    es SU obligación una buena gestión de urbanismo y demás cosas que conviven con nosotros en la ciudad
  • 5|frean dijo
    cierto, que salgas por la calle y se te caiga un árbol encima, alucinante
  • 4|oliver33 dijo
    es una vergüenza que los mayores peligros surjan de la cotidianidad más cotidiana
  • 3|iñigo dijo
    para qué dar protección pública? mejor que los ciudadanos paguen por un seguro de vida etc,
  • 2|furla dijo
    resulta evidente que les importa bien poco la seguridad de nadie...
  • 1|sandra dijo
    vigilancia y mantenimiento = dinero, y eso es lo que no se quiere invertir
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
José Luis Mateos Barrionuevo

José Luis Mateos Barrionuevo

Oferta y demanda

La economía española actual –por lo menos teóricamente- está basada en la economía libre de mercado. Esa economía que, como dejó bien claro Adam Smith (1723-1790), tiene sus pilares en la ley de la oferta y la demanda. Es decir, que es preciso sacar al mercado un producto que la gente reclame. Visto así, todo parece muy sencillo. No se venderá algo que no se desea. Por el contrario, todo lo que el personal necesita desaparecerá enseguida en manos de los consumidores (entendidos estos en sentido amplio).

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Alto valle de Hecho. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra