aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 24 de octubre de 2017
Tribuna Digital

28/7/2017

Las vacaciones de la señora Cifuentes

José Carlos Fuertes Rocañín

Las vacaciones de la señora Cifuentes se van a convertir, como sigamos así, en un problema de Estado. La realidad supera la ficción, una vez más, y de un simple comentario banal e intrascendente se está haciendo toda una tesis doctoral sobre la motivación y las conquistas sociales.

El que una persona de forma voluntaria tenga o no tenga vacaciones es un problema absolutamente particular. No seré yo, profesionalmente hablando, quien desaconseje tener un periodo vacacional más o menos prolongado. Creo que es muy saludable realizar un cambio de hábitos y efectuar durante unos cuantos días al año actividades distintas a las que hacemos cotidianamente. Eso mejora el rendimiento, consigue aumentar la motivación, reduce los niveles de ansiedad basal y, en definitiva, mejora calidad de vida.

Dicho lo dicho, pasemos al segundo aspecto de mi reflexión. ¿Puede un político decir públicamente que no va a tomarse vacaciones? Poder, lo puede decir; eso a estas alturas resulta obvio. Lo preocupante es la interpretación que cada uno le quiera dar, interpretación que depende siempre más del que interpreta que del interpretado.

Unos dirán que es un mal ejemplo y por lo tanto el fallo estaría en que como los políticos son ejemplo y modelo a seguir, se estaría mandando un mensaje subliminal preocupante. Otros hablarán de que un mensaje como este pretende agredir a aquellos políticos que sí las toman, llamándoles así sutilmente vagos o perezosos. Habrá quien vea en el comentario una llamada de atención positiva, ya que los políticos disfrutan, en según qué casos, de unas vacaciones permanentes durante el resto del año y que al menos uno trabaje hasta en verano es de agradecer. En fin, como vemos cada uno puede interpretarlo como mejor le plazca.

A mí personalmente los que se dedican a la “Res Pública” en su vertiente política hace tiempo que dejaron no solo de interesarme, sino incluso los veo más como un problema con el que tenemos necesariamente que convivir. Hoy los políticos, salvo honrosas excepciones, no son ejemplo de casi nada. Ni de categoría intelectual, ni de comportamiento moral, ni de actitud de servicio. Hoy, la inmensa mayoría son individuos que se acomodan a una disciplina partidaria y que reciben por ello la mayoría una recompensa salarial y social demasiado elevada para la labor que hacen.

Que no tenga vacaciones la señora Cifuentes no me dice nada como contribuyente, ni para bien, ni para mal. Harina de otro costal es la valoración que me merezca el hecho como estudioso de la salud mental.

Cuando alguien rechaza voluntariamente unos días de descanso lo primero que se podría pensar es que estamos ante una personalidad con rasgos obsesivos y, claro,  derivado de esa forma de ser surgela dificultad para delegar y para dejar en manos de otros lo que solo yo puedo hacer correctamente.

Por otro lado, también podría ser sugerente rechazar las vacaciones de la existencia de una “adicción al trabajo”, viéndolas en ese caso como un lastre o rémora, y no como un periodo de relax y una excelente y saludable manera de cargar las pilas.

Por último, rechazar voluntariamente las vacaciones puede tener incluso una interpretación psicoanalítica más compleja, pudiendo llegar a sugerirse actitudes narcisistas. Como queda puesto de manifiesto los psiquiatras somos un auténtico portento en esa afición tan generalizada de “sacarle punta” a todo.

Lo verdaderamente importante es que cada uno haga con su vida lo que mejor le plazca, con un tope claro y evidente: el perjuicio a los demas.  Y los demás debemos respetar lo que cada uno haga con su vida, aunque no estemos en todo o en parte de acuerdo con ello.

Por eso, creo que las críticas que se han vertido contra la señora Cifuentes son un despropósito, cuando una exageración interesada, llegando a presentarla ante la opinión publica como un ser siniestro que pretende desandar el camino andado de los avances en los derechos sociales.

Otra cosa es diferente sería si me preguntara la interesada mi opinión como médico psiquiatra. Entonces le diría con el máximo respeto que es muy conveniente que descanse, que se relaje, que se tome unos días y que cambie de aires. Le insistiría en que, como recoge la sabiduría popular, ¡No por mucho madrugar amanece más temprano!, señora Cifuentes.


*Médico Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses
13
comentarios
  • 13|Antonio dijo
    Cuando los políticos que delinquen, ni dimiten ni se los cesa al ser descubiertos, es normal que un arañazo leve deba convertirse en tétanos irremediable. En lugar de la política del debate, vivimos la política de las trincheras y del desgaste. Tenemos una visión caudillista de la actividad política: en la derecha por herencia, y en la izquierda por los inevitables hábitos adquiridos durante la lucha contra un caudillo que al fin y al cabo, y algunos lo lamentamos, murió en la cama, rodeado de los suyos, que además vendían fotos robadas del moribundo. Aquello fue el Sálvame del franquismo, como ahora es el Sálvame de la izquierda los debates del viernes en la Sexta.
  • 12|damián dijo
    dan mala gana todos!
  • 11|Edu dijo
    aquí deberíamos preocuparnos más por el lambán, digo yo.... esta señora no nos toca nada
  • 10|vivian dijo
    a mi lo único que me interesa de esta señora es que haga bien su trabajo, no que se vaya de vacaciones ni donde... lleva madrid bien? pues ya está
  • 9|laura dijo
    pues sí...que se coja unos días y descanse que menudo follón tienen montado todos los días en madrid jajaja no sé como no le da un patatús del estres
  • 8|V.M.M dijo
    es preocupante ver como a la gente le interesan las vacaciones de esta señora en lugar de otros temas mucho más importantes... sabéis que hay gente que no tiene vacaciones en todo el año porque no peude verdad? preocuparos por eson
  • 7|luis dijo
    pues tiene usted razón, que cada uno haga lo que quiera y que se la deje de criticar de una vez, lo está haciendo bien en madrid y además ni nos toca esta mujer a nosotros ya vale de criticar
  • 6|Santitos dijo
    a mi me parece perfecto que se coja vacaciones ,,,, lo que no estan normal es qu lo diga en público como buscando comprensión o vítores
  • 5|ani dijo
    no estoy de acuerdo...los habrá en el congreso y el senado que no hagan nada. pero esta mujer es presidenta de una comunidad autónoma y esto segura de que trabajo no le falta. ya vale de criticar por criticar no?
  • 4|nat dijo
    Los políticos disfrutan, en según qué casos, de unas vacaciones permanentes durante el resto del año, dice el texto.... qué razón tiene el escritor jajajaja para qué quiere vacaciones si la mitad de los días ni trabajan??
  • 3|nati dijo
    la republicana cifuentes quiere dárselas de política social, que se solidariza con los pobres que no tenemos vacaciones, pero es que ya las tiene el resto del año !!! jajaja
  • 2|nuriiiiii dijo
    pues yo soy de los que piensan que lo hace para quedar bien delante de la opinión pública, a mi cifuentes me caía bien, hasta que se enredó en tramas corruptas
  • 1|fran dijo
    Esta es mi parte favorita: "Hoy los políticos, salvo honrosas excepciones, no son ejemplo de casi nada. Ni de categoría intelectual, ni de comportamiento moral, ni de actitud de servicio"
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

La leyenda negra española

Se cuenta que hace muchos, muchos años, a un muchacho, un noble de alta cuna le preguntó: "¿En cuántas partes se divide el cuerpo humano?". Bien instruido por su maestro en la escuela, el chaval contestó al caballero que: "Dos son las partes, una el alma que está al servicio de Dios y otra el cuerpo, a la merced del rey nuestro señor".

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Valle de Aísa. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra