aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 24 de octubre de 2017
Tribuna Digital

22/7/2017

Recordar para convencer

Vicente Guillén Izquierdo

Decía el filósofo búlgaro Tzvetan Todorov: “La memoria en sí misma, la evocación del pasado, no es ni buena ni mala, todo depende del propósito que perseguimos con esa evocación. Cuando la memoria se aprovecha para la venganza, la autopromoción, la obtención de privilegios, se puede hablar de abuso. Cuando se logra poner al servicio de la verdad y la justicia, el abuso desaparece.”

Recogiendo estas palabras, puedo afirmar que nunca fue ánimo del Gobierno de Aragón ni de los ponentes del Proyecto de la Ley de Memoria Democrática de Aragón aprobado el pasado 18 de julio de 2017 la venganza o el desquite, sino ahondar en la verdad de lo que sucedió en nuestra Comunidad Autónoma durante cuatro décadas del siglo pasado y en hacer justicia a todos aquellos que dieron su vida o fueron privados de su libertad por defender la libertad y la democracia.

Hace diez años, el presidente del Gobierno de España Rodríguez Zapatero presentó en el Congreso de los Diputados la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura franquista, suponiendo un hito legislativo y un innegable avance en el reconocimiento moral y el desagravio hacia las víctimas. Dicha ley, conocida popularmente como Memoria Histórica, permitió que nuestro país, España, recuperase la dignidad de los demócratas y se igualase al resto de países de nuestro entorno europeo que en modo alguno permiten ningún tipo de apología de una de las ideas más abyectas y nefandas del siglo XX: el fascismo. No obstante, la llegada en 2011 al Gobierno del Partido Popular encabezado por el presidente Mariano Rajoy supuso que, sin derogar la Ley de Memoria Histórica, esta quedase completamente desactivada, bien porque no contase con ningún tipo de financiación para los fines que en ella se establecen, o porque tampoco se tomase ninguna medida acerca de la retirada de símbolos, placas o insignias que exaltasen, personal o colectivamente, la sublevación militar o la Dictadura franquista.

El Gobierno de Aragón pretende que esta Ley sea de Memoria Democrática, ya que además de la búsqueda de verdad para aquellas víctimas perseguidas por sus ideas políticas, pensamos que esclareciendo nuestra historia, ayudamos a la construcción de una sociedad más justa y ética, capaz de mirar a su pasado de forma crítica, contribuyendo en definitiva a la buscada no repetición en el futuro. Y lo hacemos en colaboración con las asociaciones memorialistas porque creemos que han sido durante décadas garantes de la democracia y los valores de convivencia, respeto, pluralismo político, igualdad y paz.

El deber de memoria que implica la gestión de la Memoria Democrática comprende la responsabilidad de los poderes públicos de Aragón de amparar el derecho de los individuos a buscar la verdad de los hechos, de proteger a las víctimas que lo fueron por comprometerse con la democracia, la libertad y la justicia social, y de disponer de los medios suficientes para repararla. Eso ha de poder ser compatible, del mismo modo, con el reconocimiento de las violaciones de los derechos humanos que se dieron en Aragón en la zona republicana, y el acceso a derechos básicos e inalienables desde el punto de vista humanitario como el de exhumación e identificación por parte de descendientes de asesinados.

No pretendemos por tanto reabrir viejas heridas sino cicatrizar las todavía existentes. No queremos vencer una guerra pretérita sino convencer a las generaciones venideras de la perversidad de cualquier tipo de persecución o violencia personal producida por razones políticas, ideológicas, expresión o identidad de género o de etnia, o de creencia religiosa como las sufridas en Aragón durante la Guerra Civil o la Dictadura.

El 12 de octubre de 1936, Día del Pilar, el rector de la Universidad de Salamanca Miguel de Unamuno le dijo al general Millán Astray aquella famosa frase: “Venceréis pero no convenceréis. Porque para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho”. Considero que no le faltaba razón a uno de los filósofos más importantes de nuestra historia. Contamos con la razón condenando cualquier idea política que utilice la violencia como medio. Ahora tan sólo pretendemos que dicha condena forme parte de nuestro derecho y que los abusos desaparezcan.


*Consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón
22
comentarios
  • 22|Martín dijo
    El franquismo, desde un primer momento, se preocupó de dar el debido reconocimiento a las víctimas de la represión en la zona republicana. Estas víctimas fueron identificadas y sus cuerpos exhumados para proporcionales una sepultura digna. Contrariamente, las víctimas de la represión franquista fueron, en el mejor de los casos, ignoradas, cuando no denigradas. Muchas de estas víctimas se encuentran enterradas en fosas comunes dispersas por la geografía española; sus muertes, en muchos casos ni siquiera figuran en los registros civiles. Superado el franquismo e instaurada la democracia, por las particularidades de la Transición, tuvieron que pasar varias décadas para que aflorara a la opinión pública la reivindicación de su memoria.
  • 21|Martín dijo
    España, con más de 114.000 desaparecidos, es «el segundo país del mundo, tras Camboya, con mayor número de personas víctimas de desapariciones forzadas cuyos restos no han sido recuperados ni identificados» AHÍ QUEDA ESO
  • 20|Fernandeum dijo
    La HISTORIA es la HISTORIA! Debemos ser objetivos de forma rigurosa. Debemos aprender la lección y perdonar. Nada de revanchismos y enfrentamientos. GUILLEN no te rajes!
  • 19|KELOSEPAS dijo
    Estamos en la era de la ideocracia, es decir, la antidemocracia más brutal. Decía Don Miguel de Unamuno en un histórico artículo de su obra literaria: “de las tiranías todas, la más odiosa es para mí la de las ideas, (...) que trae consigo, cual obligada secuela, la ideofobia”. Y así es. El rencor y el retorcimiento vuelve a florecer gracias a estas leyes memoriales. Sigan así, señores políticos, y verán cómo les estalla esta bomba de racimo ideológico que están creando.
  • 18|Nomejorobes dijo
    Las formaciones de izquierdas tienen que estar actualmente sacando la guerra civil y el franquismo porque se les han agotado, desde hace mucho tiempo, tanto el el ideario político como el programático. En vez de parias tenemos a acomodadas señorías poniendo el cazo a fin de mes. ¡Trabajen joder!
  • 17|Maikel dijo
    Toda la pasta que se dedica a la dichosa ley, y la que se pueda destinar en un futuro, mejor para obra social. ¡ Que llevamos 40 años de democracia ya!
  • 16|Vellavista dijo
    ¿ Hasta cuándo vamos a tener Memoria Histórica, hasta que que nos entre a todos el Alzheimer? Vale ya de venga, y venga, y venga.
  • 15|Consuelito dijo
    Si por ustedes fuera, y en nombre del izquierdismo más puro y recalcitrante, le quitarían el nombre a las calles de todo aquello que no suene a rojo bermellón. Trabajen más y desbarren menos, pó favó.
  • 14|Justo dijo
    Qué poquito le dedica en esta tribuna a desarrollar el "reconocimiento de las violaciones de los derechos humanos que se dieron en Aragón en la zona republicana". Una frase escueta para salvar la imagen. Se le ve el plumerín, ¿ no cree?.
  • 13|Borobia dijo
    Sr. Guillen el próximo artículo nos hable de Cuba, Venezuela, y los países del este comunista. De eso, sin duda, sabrá mucho también y nos podrá deleitar con absoluta precisión de esos benevolentes y libertarios regímenes que tanto bien han hecho y hacen en las sociedades donde se aplican.
  • 12|Olga B. dijo
    La Historia no miente, estadísticamente ha habido muchísimas mas muertes del comunismo que del fascismo. Hagamos pues leyes que construyan el futuro en torno a rebajar impuestos, asegurar pensiones, mejorar el empleo y fomentarlo y dejémonos de rencores que llevan a ninguna parte.
  • 11|Dolomita dijo
    El eterno problema de la izquierda española es que sus ideas son dogmas: o tragas o te anulan. Y a eso le llaman justicia social y libertad. La situación justamente antes del levantamiento era insostenible en España, y si no que se lo pregunten a Calvo Sotelo.
  • 10|Meseguer dijo
    Me gustaría que los políticos nos dieran clase de ética profesional, de valores morales, de virtudes, y no de historia, que para eso ya están otras personas. El servicio a la Comunidad lo han convertido en vicio tras vicio. ¡ Qué vergüenza !
  • 9|Pedro María dijo
    Usted habla de víctimas como si solo lo fueron los del bando "rojo".¿ Asesinar a sacerdotes y quemar conventos es libertad y justicia social? Ah, esto es harina de otro costal ¿verdad?, y además será capaz de justificarlo, vamos, lo último sería ya.
  • 8|Luisa B. M. dijo
    Discurso aburrido el que utiliza la izquierda, y eso que ahora está bastante aburguesada, ¿o no?. Dejen ya lo que la Constitución cerró en el 78 y gestionen bien el presente, que de esto sí habría mucho que hablar. Basta ya de politiquear y sean eficaces con lo que ahora importa, que las competencias transferidas dejan mucho que desear en cuanto a su desarrollo.
  • 7|Manolo dijo
    "ahondar en la verdad de lo que sucedió en nuestra Comunidad Autónoma durante cuatro décadas del siglo pasado y en hacer justicia a todos aquellos que dieron su vida o fueron privados de su libertad por defender la libertad", tras esto que ha escrito, amigo Guillen, decirle que la República privaba del libre ejercicio religioso, hostigando al clero y persiguiendo a los católicos. Hágaselo mirar, por favor.
  • 6|Genoveva dijo
    aqui ambos bandos tienen que pedir perdón, ni los republicanos fueron tan santos, ni el bando nacional fue tan monstruoso
  • 5|Willy Fogg dijo
    me aburre tanto ya esta historia,,, ambos bandos tuvieron sus cosas buenas y sus cosas malos, ambos bandos mataron, no solo franco, o se olvidan del "Terror Rojo"... de ese nunca se habla
  • 4|héctor dijo
    este tipo de leyes son necesarias hay heridas q necesitan ser cerradas, sí, pero para eso necesitamos leyes como esta
  • 3|Asterix dijo
    No puedo estar mas de acuerdo con ramirez
  • 2|ramirez dijo
    estoy harto de izquierdas, derechas, rojos, azules, franquistas, republicanos, monarquicos, pp, psoe, etc así no podemos avanzar nunca. en españa somos muy extremistas, no hay un verdadero centro. q es el que necesitamos para salir adelante y dejar atrás las heridas del pasado
  • 1|xena dijo
    la guerra civil, hasta que no pasen un par de generaciones mas no cerraremos las heridas, españa sigue dividida en dos.
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

La leyenda negra española

Se cuenta que hace muchos, muchos años, a un muchacho, un noble de alta cuna le preguntó: "¿En cuántas partes se divide el cuerpo humano?". Bien instruido por su maestro en la escuela, el chaval contestó al caballero que: "Dos son las partes, una el alma que está al servicio de Dios y otra el cuerpo, a la merced del rey nuestro señor".

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Valle de Aísa. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra