aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil widget Goggle + Aragón Digital
Viernes, 29 de mayo de 2015
Deportes

24/9/2004

Teresa Perales logra el bronce en los 100 metros braza

La nadadora aragonesa Teresa Perales ha ganado otra medalla en los Juegos Paralímpicos de Atenas, al obtener un bronce en la final de 100 metros braza. Este es el cuarto metal de la deportista en estos juegos.
Redacción

Zaragoza.- El bronce que ha logrado la nadadora aragonesa Teresa Perales este viernes en los Juegos Paralímpicos de Atenas supone su cuarta medalla. La deportista no ha conseguido imponerse en la final de 100 metros braza a Beatrice Hess, que se ha hecho con la victoria con un tiempo de 1,59.38.

Perales, que es también diputada en las Cortes de Aragón por el PAR, obtuvo en las anteriores jornadas dos oros, en 100 metros libres y 50 metros mariposa, y otro bronce, en la prueba de 50 metros espalda.

La nadadora es, hasta el momento, la deportista del equipo español más laureada en Atenas.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Aromas del Pirineo"
José Ignacio Martínez Val

José Ignacio Martínez Val

Filipinas

No sé si sabrán que en 1686 se decidió expulsar a los chinos de Filipinas cuando dicho archipiélago todavía era español. Y se les decidió expulsar pues se estaban adueñando del comercio en las islas. Los chinos se instalaron en nuestras islas en la primera "Chinatown" de la historia y percatándose de que podían hacer negocio, empezaron a fabricar y vender todo lo que los españoles necesitaban en la isla, incluso copiando aquellos productos y bienes que traían los españoles de Europa o América. Y todo sigue más o menos igual.