aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 21 de octubre de 2017
Tribuna Digital

16/6/2017

El fútbol del futuro

Francisco Javier Aguirre

El espectáculo que se vio hace unas fechas con el estadio Bernabéu lleno de pantallas gigantes, va a ser muy pronto cosa del pasado, una antigualla. Para el año que viene quizás sea demasiado pronto, pero en breve plazo, en lugar de estar el Bernabéu, el Camp Nou, y quizá la Romareda o Las Gaunas repletos de pantallas gigantes con los aficionados pobres viendo el partido a través del plasma, las cosas serán de otro modo, a tenor de lo que me ha avanzado un amigo experto en cuestiones que tienen que ver con la tecnología de la realidad virtual.

Su diseño del tema en un futuro próximo es el siguiente:

Los partidos del siglo, ya se trate de la final de la Champions, de la Europa League, de la Copa del Mundo, de la Copa del Rey, e incluso de los clásicos entre eternos rivales que se celebran en estos grandes estadios con capacidad para cerca de 100.000 almas, tendrán una estructura diferente.

Habrá tres escalas de presencia: la primera, la física, que tratándose de partidos internacionales celebrados en una ciudad de Inglaterra, de Noruega, de Finlandia, de Polonia, o de Ucrania estará al alcance de unos pocos pudientes, quienes viajarán en avión para asistir físicamente a la confrontación deportiva.

Habrá un segundo nivel, que va a ser la gran novedad tecnológica hacia la que caminamos, que describo seguidamente y que estará a disposición de las economías intermedias, de aquellas a quienes no les alcanza para desplazarse hasta el lugar del encuentro físico, pero sí pueden pagar una entrada de palco o de general y acudir a esos estadios maravillosos donde se congregan decenas de miles de hinchas que vibran con los colores de su equipo y celebran o lamentan los goles, ya sean a favor o en contra del conjunto de sus amores.

Habrá una tercera categoría, apropiada para los desheredados de la fortuna que se contentarán con ver el partido por la tele en un bar, en una peña, o en su propia casa si son gente de poca sociedad.
 
Pero la clave está en el segundo grupo, en la segunda fórmula para ver el partido que va a consistir, según este investigador avanzado en la tecnología que experimenta con la realidad virtual, en que en los grandes estadios, llámense Bernabéu, Peineta, Camp Nou, Romareda, Las Gaunas, etcétera, no va a haber ninguna pantalla, sino el césped liso con todas las localidades ocupadas y la gente atenta a la salida virtual de los jugadores que compitan para obtener el trofeo que toque, o jueguen cualquier otro partido que merezca esa aplicación tecnológica.

Sobre el césped correrán en tiempo real las figuras virtuales persiguiendo, combinando, disparando, rechazando, deteniendo… los balones virtuales, también a tamaño natural, como los futbolistas, con los que se disputa el encuentro. La realidad virtual alcanzará igualmente a los árbitros y jueces de línea, y quizá con el tiempo a los entrenadores, suplentes y personal de banquillo.

De esa manera, las economías intermedias no tendrán que desplazarse a Bristol, ni a Cardiff, ni a York, ni a Estocolmo, ni a Roma, ni a Moscú para tener una sensación de realidad próxima, porque los jugadores, repito, a tamaño natural y en tiempo real, caracolearán sobre el césped repitiendo los mismos movimientos, los mismos aciertos y los mismos errores que en la realidad física desarrollada a miles de kilómetros.

La única limitación para los espectadores de categoría intermedia será que sus gritos de ánimo o desámino, sus pitadas a la directiva o a la autoridad presidente, y los insultos contra el árbitro, los jueces de línea o el jugador contrario que ha cometido una torpeza o ha dado una parada al de casa, no afectará a los destinatarios, que no se percatarán de la ira de los aficionados, como tampoco sufrirán en sus oídos los abucheos de los disidentes cuando suene por los altavoces el himno nacional.


* Escritor
14
comentarios
  • 14|Jasón dijo
    El artículo en sí mismo ya es la pera. Sin embargo hay algo que se me escapa, si hay realidad virtual para qué quieren ir a los estadios? ¿No verán lo mismo desde sus casas cada uno con su propio visor? ¿Creo que en algún concierto en Japón ya han hecho alguna prueba de ver hologramas? Imaginando el siguiente paso, lo bueno será cuando se pueda interactuar con las imágenes recibidas. Para entonces tendrán que salvaguardar los estadios con campos eletro-magnéticos para que no puedan colarse aquellos que deseen lesionar al figura de turno. Lo cierto es que se prevee un futuro muy entretenido, en el que cada deseo humano se convierta en realidad, lo que llevará a policias, leyes y defensas contra todo ataque. Gracias, Javier, por el artículo. Está muy bien, y lo que parece un poco raro, se va a convertir en otro mundo distinto. Lo que al final nos deja igual que estamos. Gente que quiere una cosa, gente que quiere lo contrario, gente que intentará saltarse las normas establecidas y gente defenderá la justicia. Y surge otra pregunta. ¿La utilización de tales posibilidades llevará al ser humano a pasar a un mundo mental en el que la mente sea la que viva? ¿O las herramientas que utilicemos no servirán para desarrollar la imaginación cretativa? Que el futuro será así, creo que no nos cabe mucha duda. Humanos que habitarán físicamente y humanos que se desplazarán a través de su mente. Con lo que de nuevo nos surge la duda. Podrán los humanos mentales dominar a los puramente físicos, o estos últimos destruirán la civilización de aquellos hombres que tendrán el cuerpo aquí y la mente en otro plano...
  • 13|FEOTON dijo
    El futuro avanza a tal velocidad que ya nos ha adelantado. Visión profética la del autor
  • 12|belén f.b dijo
    uff esto de la realidad virtual en el fondo me da un poco de yuyu
  • 11|VALERIA dijo
    interesante, espero vivir para velro
  • 10|alonso dijo
    está comprobado que la evolución uh,mana va hacia un cerebro más pequeño, porque lo estamos dejando de usar debido a que dejamos que las máquinas nos lo hagan todo. a ver cuántos hoy en ía se acuerdan de hacer una división con caja, sus restos, etc.
  • 9|gufisuarez dijo
    tanta tecnología nos está volviendo más tontos a todos
  • 8|chipu dijo
    pues serçia brutal!!! tiene que molar, aunque seguro que con sacar tajada vale más que una entrada normal
  • 7|Javierete dijo
    Este fin de semana fui por primera vez a la Romareda y me quedé impresionada de la mala afición que hay, así que aquí vendría bien
  • 6|SAnti dijo
    Los que mejor parados van a salir son los árbitros, que son de los más sufridores en los encuentros
  • 5|Jimeno dijo
    Ahora nos viene lo mejor, así no se podrá ver en muchos sitios a la vez
  • 4|Antonie dijo
    Y gritar para qué? No será lo mismo, la realidad virtual deja mucho que desear
  • 3|Manrique dijo
    Pienso que así se va a perder la esencia del fútbol, no me gusta nada
  • 2|Marcelo dijo
    No creo que se pueda hacer realidad eso todavía, queda mucho por ver
  • 1|F javier dijo
    Deseando de que llegue ese momento
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
José Luis Labat

José Luis Labat

Grupos de presión

Propuestas, medios y fines. En medio de este caldo pulula, desde que el mundo es mundo, aquello que ahora se viene en llamar "lobby", por ese peculiar atractivo, tantas veces ocultador de ignorancia, que ejerce la terminología inglesa, cuando en nuestro idioma lo podemos decir, al menos, con igual decoro.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Valle de Aísa. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra