aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Domingo, 23 de julio de 2017
Tribuna Digital

16/5/2017

La culpa, para el de abajo

Por Jesús Mª Jiménez Sánchez

Algunos profesores universitarios siguen echando la culpa a los de Bachillerato de lo "mal que llegan" los estudiantes a sus aulas; los profesores de Secundaria, a los de Primaria; los de Primaria, a los de Infantil; y ¿los de Infantil?: ¿tendrían que echársela a los padres de la criatura? A estas alturas, todavía se escuchan esas acusaciones que carecen de base científica alguna y que, en cierta medida, recuerdan al "acusica" del patio de recreo.

Estudios profundos realizados por profesores universitarios (los que están más arriba) demuestran que el nivel más “alto” se constata en los niveles más “bajos” y, desde luego, las experiencias pedagógicas más interesantes hay que buscarlas en Infantil. En las evaluaciones internacionales, los resultados más negativos para nuestro país no aparecen precisamente en la básica, sino en las etapas superiores. Además, esos bajos resultados están poco relacionados con el nivel académico de procedencia; los alumnos procedentes del medio rural, por ejemplo, obtienen buenas calificaciones al pasar a la enseñanza Secundaria y a la universitaria. 
 
Entonces, ¿a qué viene esa pueril cantinela de que la culpa la tiene siempre el de abajo? Varias pueden ser las razones. Una, que es muy socorrido achacar todo lo malo a quienes nos precedieron, cosa frecuente (“la herencia recibida”) en el ámbito político. Dos, que aun hay quien piensa, desde su ignorancia, que para enseñar a leer y escribir hace falta poco más que saber leer y escribir. Tres, que la rígida división entre cuerpos docentes permite mirar por encima del hombro a las escalas inferiores. Si tan poco saben los alumnos, ¿por qué casi siempre se envía a primero de Secundaria a los profesores más novatos? Si tan mal llegan a las puertas universitarias, ¿por qué se les aprueba en selectividad? Destacar la paja en el ojo ajeno y no verla en el propio refleja cierta inmadurez y un disimulado clasismo.

No digo que no haya problemas en los niveles inferiores de la enseñanza. Los hay, por supuesto, como en el resto. Como hay profesores buenos, malos y regulares en todos. Pero el problema real y principal es, a mi juicio, la desconexión entre niveles educativos. En los programas se producen saltos inexplicables y apenas existen contactos entre docentes de etapas consecutivas.  

Para paliar esas deficiencias estructurales, habrá que partir de los conocimientos previos de los alumnos y guiarles para que vayan construyendo nuevos saberes. Esa metodología, especialmente valiosa en los tránsitos entre etapas, apela a la responsabilidad de cada profesor en particular, pero también a la de los equipos docentes, del inferior y del superior. Por eso hay que apoyar los proyectos interdisciplinares e internivelares; los profesores que los impulsan merecen un mayor reconocimiento profesional. Que nadie piense que “se salva” echando balones fuera. Como si la culpa de los juanetes la tuviese el zapatero. 


* Inspector de Educación
13
comentarios
  • 13|luis dijo
    Para aprender hace falta ESFUERZO. Para enseñar hace falta esfuerzo y dedicacion.
  • 12|Mariano dijo
    La culpa siempre es de los padres. Al final da igual si el profesor o el sistema es bueno, si los padres desautorizan a los profesores.
  • 11|Antonio dijo
    ¿En qué medida la distancia generacional y el manejo de los medios digitales han hecho de la retórica el instrumento favorito de los que enseñan, mientras la digitalización y la red son la base en la que se apoya la adquisición de conocimiento de los jóvenes alumnos? Hay demasiados profesores que todavía se alumbran con candiles. Eso en sí no es malo, al contrario, si el candil se maneja con prudencia. El riesgo es que los alumnos se aburren. En la escuela, aburrimiento y fracaso suelen ir de de la mano. Luego está el tema de la disciplina, que para algunos adultos consiste en aprender a aburrirse con clase.
  • 10|FRANCISCO JAVIER dijo
    Las causas del fracaso escolar son varias, entre ellas que el mundo ha cambiado mucho y los sistemas educativos muy poco. He sido docente de bachillerato, y puedo asegurar que hay bastantes mercenarios en la educación, sobre todo en los niveles medio y universitario.
  • 9|Charo A. dijo
    Difícil profesión, hay que tener mucha vocación para dar y no recibir, pero a la larga los alumnos lo agradecen
  • 8|Ulises dijo
    No toda la culpa la tiene el alumno, algo pasa cuando hay tanto fracaso escolar. Los padres, los profesores,
  • 7|García dijo
    Los estudiantes están muchas veces desmotivados y no tienen ninguna gana de estudiar
  • 6|Tere dijo
    Cuando un alumno no responde, es necesario ver qué pasa, bien por los condicionantes familiares, personales o del colegio. El fracaso viene por algún motivo
  • 5|Marcos S dijo
    No hay proyectos que se puedan aplicar a todos los alumnos por igual y ahí está el problema
  • 4|Melero S. dijo
    No por más saber se puede transmitir la sabiduría
  • 3|Almudena Gil dijo
    el problema está en que no se puede personalizar a los alumnos, todos van en el mismo saco, tanto los que tienen aptitudes como los que no
  • 2|Michel A. dijo
    No hay que generalizar, pero no todos los profesores tienen esa vocación
  • 1|Fer dijo
    Todos, a nuestro nivel, tenemos algo que ver
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Llamadme Alejandra", de Espido Freire
Vicente Guillén Izquierdo

Vicente Guillén Izquierdo

Recordar para convencer

Decía el filósofo búlgaro Tzvetan Todorov: “La memoria en sí misma, la evocación del pasado, no es ni buena ni mala, todo depende del propósito que perseguimos con esa evocación. Cuando la memoria se aprovecha para la venganza, la autopromoción, la obtención de privilegios, se puede hablar de abuso. Cuando se logra poner al servicio de la verdad y la justicia, el abuso desaparece.”