aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Domingo, 22 de abril de 2018
Deportes

20/4/2017

A Knight le gusta la presión

El Tecnyconta Zaragoza ha encontrado en Marcos Knight a un hombre importante en esta recta final de temporada. La entidad rojilla se veía obligada a incorporar al norteamericano para intentar aumentar el nivel de amenaza del equipo y, de momento, lo está consiguiendo. El jugador asegura que le gusta la presión.
Francisco Javier Castarlenas Vaquero
El norteamericano se está adaptando al conjunto maño. Foto: web Basket Zaragoza (Esther Casas)
El norteamericano se está adaptando al conjunto maño. Foto: web Basket Zaragoza (Esther Casas)

Zaragoza.- Nunca es fácil tratar de adaptarse a contrarreloj, pero Marcos Knight está obligado a hacerlo. El Tecnyconta Zaragoza incorporaba hace escasos días al norteamericano con la esperanza de que la amenaza exterior , y también interior, de los rojillos se incrementara en una recta final de temporada intensa. Y todo parece indicar que se ha logrado.

"Me siento bien, todo está yendo muy bien", comienza. "Aún estoy aprendiendo los sistemas y conociendo a mis compañeros, pero la verdad es que las cosas están me están yendo bien", se congratula preguntado si se ha encontrado lo que esperaba. "Es pronto para decirlo, solo llevo una semana y media aquí. Ahora mismo solo estoy centrado en ganar partidos, que es lo más importante", reflexiona tras sus primeros días en la capital aragonesa.

Sobre su rol en el equipo, alternando puestos en el perímetro, Knight se muestra práctico: "Vine de Alemania con un papel similar. Allí jugaba más como escolta, alternando también como base y alero", recuerda su adaptación en un perímetro bajo. "La posición da igual con tal de que se gane, siempre trataré de hacerlo bien para ayudar a ganar partidos a mis compañeros", continúa.

En ese sentido tampoco se preocupa demasiado por los minutos de presencia sobre el parqué: "Es cuestión del entrenador y jugaré lo que decida, dando el cien por cien siempre que esté en la cancha", asegura comprometido con lo que le pidió el entrenador a su llegada: "Simplemente trabajar duro, ser capaz de llevar el balón a la pintura y, por supuesto, ganar partidos", insiste.

Otra de las características que se ha visto con su llegada es la de poder correr el campo, algo con lo que disfruta: "Siempre se quiere conseguir puntos fáciles en los partidos, es la mejor manera de jugar y eso se consigue con transiciones rápidas y contraataques", esgrime tras dos primeros partidos donde se ha visto que no elude la responsabilidad. "Tengo experiencia y me gustan este tipo de situaciones", confiesa. "Me gusta ponerme presión en los entrenamientos porque cuanto mejor trabajas, más fácil te resulta luego en los partidos", finaliza. 

1
comentarios
  • 1|Ponziomanía dijo
    Ojalá sea verdad que le gusta la presión. No me gustaría ver a otro Bracey Wright sobre el parqué.
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece Mentira", de Juan del Val
Luis Ferruz Agudo

Luis Ferruz Agudo

El eclipse del Bitcoin. El nacimiento de Saga

En algunas columnas anteriores hemos hablado de la moneda digital criptomoneda Bitcoin como divisa, como medio de pago, como inversión, como burbuja, que si tenía futuro que si sí, que si no. Pues bien, en estos momentos es, con los últimos datos, crónica de una muerte anunciada, como reza el título de la famosa novela de Gabriel García Márquez, publicada cerca de unos cuarenta años. El bitcoin no parece que llegará tan lejos en el tiempo y podría quedarse en unos diez años de vida como máximo.