aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 21 de julio de 2017
Sucesos

20/3/2017

Seis meses de cárcel por falsificar un contrato de trabajo

Seis meses de prisión y 540 euros de multa. Es la pena que ha aceptado un hombre de 39 años que fue contratado como gestor en régimen de autónomo y presentó en el Inaem un contrato de trabajo temporal donde fingió la firma de un representante de la empresa contratante para obtener el alta en la Seguridad Social.
Por Redacción

Zaragoza.- Un hombre de 39 años, que había sido contratado como gestor en régimen de autónomo, ha aceptado seis meses de cárcel y 540 euros de multa por presentar en el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) un contrato de trabajo temporal donde fingió la firma de un representante de la empresa contratante para obtener el alta en la Seguridad Social.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza le condena así por un delito de falsedad documental. El acusado, Luis Crescencio C. C., fue contratado como gestor en julio de 2014.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Llamadme Alejandra", de Espido Freire
Javier Lorén Zaragozano

Javier Lorén Zaragozano

Incendios y abandono del medio rural

Que la presencia del hombre en el medio rural contribuyó hasta su abandono, a reducir los riesgos y las consecuencias de los incendios forestales es un hecho poco cuestionable. A lo largo de la historia, las familias recogían del bosque madera y frutos que les servían para calentarse, cocinar, construir las viviendas, etc. Los agricultores arreglaban los caminos y limpiaban los bosques de maleza con el ganado o bien con sus animales de tiro que pastaban en el entorno, al mismo tiempo que recogían setas y frutos. Además, cultivaban parte de las parcelas con pastos o cereal, generando diversidad, y creando “cortafuegos” dentro de las masas forestales.