aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Domingo, 19 de noviembre de 2017
Tribuna Digital

3/3/2017

Austeridad

Francisco Javier Aguirre

En el discurso que pronunció el general Luis Lanchares, director de la Academia General Militar, hace unas fechas, al celebrarse el aniversario de su nueva apertura, señaló la austeridad como una de las condiciones esenciales de los profesionales del ejército. Esta característica, que suele cumplirse afortunadamente, debiera extenderse a toda la administración pública, a todos sus servidores, comenzando por los políticos que nos gobiernan o intentan hacerlo. Y sería estupendo que al mismo tiempo fuera un valor en alza en la sociedad.

El término austeridad está actualmente devaluado. Así lo señalaba el expresidente de Uruguay, José Mujica, en una entrevista en la que se le preguntaba por la situación social y económica en Europa. Afirmó que el llamado austericidio –un término muy mal utilizado– se equivocaba en su contenido y en su expresión. Él prefería hablar de sobriedad, que es una palabra equivalente sin las connotaciones negativas del término austeridad. Se diría que la austeridad tiene un algo de imposición, mientras que la sobriedad procede de la iniciativa propia. Un sinónimo, con ciertas connotaciones alimenticias, sería el de frugalidad.

Pero se trate de austeridad, sobriedad o frugalidad estamos en el fondo hablando de lo mismo. Estos conceptos encajan mal en la dinámica consumista que nos invade. Cuando llegó la crisis económica, con el estallido de la burbuja inmobiliaria y los sospechosos movimientos financieros que la precedieron y acompañaron, se quiso convencer a los ciudadanos por parte de algunos políticos de que habíamos vivido ‘por encima de nuestras posibilidades’. Siendo cierta en algún modo, la afirmación es equívoca y en el fondo desafortunada, porque lo que realmente ocurrió, había ocurrido, sigue ocurriendo y posiblemente continuará así durante bastante tiempo es que vivimos por encima de nuestras necesidades.

Las teorías del decrecimiento, que están bien fundamentadas desde el punto de vista filosófico y psicológico, tienen mal encaje entre las clases dominantes, lo cual las hace hoy por hoy inviables. Hay estudios muy serios sobre cómo podría organizarse una sociedad más igualitaria, que supusiera el decrecimiento de los más poderosos, el mantenimiento de los estamentos intermedios y el recrecimiento de las clases más desfavorecidas, que afectan al mayor número de los seres humanos si consideramos el planeta como un todo.

Y hoy por hoy infructuosa, porque nos han imbuido una idea falsa: el desarrollo es una necesidad humana. La falsedad radica en que no puede plantearse un desarrollo ilimitado en un planeta que tienen los recursos limitados, por muchos hallazgos tecnológicos que faciliten la vida a los más privilegiados y permitan sobrevivir a duras penas a los menos favorecidos.

Hay un movimiento subterráneo, pero cada vez de mayor enjundia y más amplia superficie, que va tomando conciencia de estas anomalías y que en un plazo indefinido, quizá un poco largo, llegará a consolidar un número crítico de personas suficiente para proponer una reflexión global en torno al tema de la austeridad, que no es pobreza, ni es miseria, ni es necesidad, sino que está inspirada en la libertad, la igualdad y la fraternidad que ya fueron acuñados como conceptos fundamentales en un momento lúcido de la historia de la humanidad, hace ya más de dos siglos.


* Escritor
12
comentarios
  • 12|Jasón dijo
    Cuando un ser humano ha aprovechado toda una vida, ha trabajado en la sociedad y en sí mismo, llega a adquirir cierta cantidad de sabiduría y se muere, para renacer bajo otras circunstancias. Cuando una nación ha aprovechado la oportunidad, ha adquirido riqueza y sabiduría, desaparece, para renacer en otro espacio distinto. Dicho de otra forma, cuando nacen los nuevos retoños de un país, es difícil asegurar que asimilen la sabiduría que su cultura le ha dejado en herencia. Así pues, a la evolución puede seguir la involución y posteriormente la evolución nuevamente. No existe actualmente una ciencia que estudie el renacimiento de un ser humano, y menos todavía el renacimiento de una nación. Respecto a la humanidad como conjunto, existen ciertas teorías, que parecen leyendas y supersticiones. Según nos dicen vamos evolucionando hacia la luz, la belleza y la inteligencia, pero lo que parece inexorable es la descomposición y la muerte son invitables antes de un nuevo renacimiento. Actualmente, parece estar claro que toda Europa está en descomposición, y China y otras naciones, después de una larga temporada en el sueño de los justos, están renaciendo. Pero el renacimiento indica que esas naciones deberán pasar por la etapa de la juventud y el inicio de la madurez con lo que ello implica... Amor a las riqueas, al placer y al poder. Dicho de otra forma. Lo que los europeos estamos aprendiendo, no servirá para los nuevos ricos de clase media que viven en otros paises. Los que eramos jóvenes en los años 70 habíamos vivido en la frugalidad. Los que han nacido después, han vivido en la opulencia. Unos han aprovechado el tiempo, pero otros han sido encadenados por toda clase de vicios. Por más que hemos avisado a los jóvenes de lo que es bueno hacer o no, no ha servido en un cincuenta por ciento. Cuando a un ser humano nos dejan barra libre... la borrachera está cerca, en un cincuenta por ciento de casos. Parece ser que no aprenderemos si no es con sufrimiento. Esperemos que en la próxima vida, renazcamos de nuevo en un mundo de oportunidad, cultura y desarrollo como ha sido Europa durante estos años de paz.
  • 11|FEOTON dijo
    Hay que preguntarse si el mundo tal como va es social y ecológicamente viable dentro de 100 años, o menos
  • 10|Carol López Martínez dijo
    Como siempre los menos favorecidos son los que salen perdiendo en este cuento
  • 9|Berta Angós dijo
    Luego los nuevos movimientos políticos nos están hablando de lo público y se les llena la boca sin pensar que no es la mejor manera para salir de la crisis
  • 8|Gorka dijo
    Es lo que pasa cuando vives por encima de tus posibilidades, luego a llorar
  • 7|Machín dijo
    En el ejército, desde luego, austeridad bien que tienen porque no hacen ya ni maniobras
  • 6|Fede dijo
    Todas las excusas son buenas para gastar con el dinero del contribuyente
  • 5|Mariló dijo
    Estamos en una vorágine consumista que nos hace gastar por gastar y sin ningún tipo de pudor
  • 4|Manolita G. dijo
    Cierto el falso desarrollo por necesidad obliga a gastar por gastar
  • 3|Javierete dijo
    Las administraciones son un pozo sin fondo de coladero de dinero
  • 2|Alejandro Martínez dijo
    Cada vez que hablan de austeridad y de administración pública me da la risa porque nunca se podrá llevar a cabo
  • 1|Clarisa Antón dijo
    Me parece que tiene toda la razón del mundo
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
Miguel Martínez Tomey

Miguel Martínez Tomey

Rebeliones catalanas (y II)

Consumada la derrota del forismo aragonés en 1591 la llama secesionista catalana volvería a encenderse en 1640, en el contexto de la guerra de los Treinta Años, cuando Francia entra en el conflicto y la monarquía hispánica se halla desbordada por el coste de mantener a sus ejércitos. La carestía de los productos básicos, los abusos de las tropas estacionadas en Cataluña, las presiones de la monarquía para obtener una mayor participación de los Estados de la Corona de Aragón en el coste de la guerra y en la provisión de tropas y la conflictividad social de toda una Europa en crisis estalló en la sublevación dels segadors.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
El Dom. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra