aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Miércoles, 24 de enero de 2018
Sucesos

11/1/2016

Una conductora cae con su vehículo a un foso de la Estación Delicias de Zaragoza

Una conductora ha caído con su vehículo a un foso de la Estación Delicias de Zaragoza. Según fuentes de bomberos, la mujer, que ha resultado ilesa, se ha precipitado por un foso de más de tres metros de altura. El suceso se ha producido a las 18.42 horas. Hasta el lugar se han trasladado tres unidades de vehículo de bomberos.
Rocío Huerta Iranzo

Zaragoza.- Una conductora ha caído con su vehículo a un foso de la Estación Delicias de Zaragoza. Según fuentes de bomberos, la mujer, que ha resultado ilesa, se ha precipitado por un foso de más de tres metros.

Según algunos testigos que han presenciado el accidente, la mujer se habría metido en dirección contraria “sin querer” por lo que al intentar esquivar a los vehículos "se ha precipitado por el terraplén", muy próximo al lugar donde cayó el autobús con trabajadores de GM.

Hasta el lugar han acudido tres unidades de vehículos de bomberos que han asegurado que no han tenido que atender a la mujer ya que “ha salido por su propio pie”.

El accidente se ha producido a las 18.42 horas.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Carlos Álvarez de Eulate

Carlos Álvarez de Eulate

Tirarse al paso de cebra

Es un hecho innegable. Los peatones de siglo XXI ya no cruzan los pasos de cebra. Se tiran a ellos con total impunidad entusiasta. Lejos han quedado los años en los que permanecían quietos en el borde de la acera, avisando de su intención a los conductores. Ahora se tiran, literalmente.