aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Domingo, 19 de noviembre de 2017
Sociedad

24/6/2014

Un abogado de Zaragoza tendrá que pagar 2.600 euros al procurador que injurió

El Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza ha impuesto una pena de 2.600 euros, entre multa e indemnización, a un abogado de la capital aragonesa que injurió a un procurador. Asimismo, la otra acusada de calumniarle también deberá pagar 320 euros. En un principio se enfrentaban a dos años de prisión y al pago de 3.600 euros de multa.
Luis Miguel Gabás
Imagen de archivo de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza
Imagen de archivo de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza

Zaragoza.- El injuriar en la red a su procurador le ha salido caro a un abogado de la capital aragonesa, ya que ha sido condenado a pagarle 2.600 en concepto de multa e indemnización. Así lo ha sentenciado la magistrada del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza, quien considera a Juan Antonio F.B. autor de un delito continuado de injurias con publicidad.

Junto a este letrado, también se sentó en el banquillo una mujer, Ana Cristina R.P., quien ha sido condenada por una falta continuada de injurias leves al pago de una multa de 120 euros y de una indemnización de 200. Unas penas de ambos, defendidos por las abogadas Cristina Ruiz-Galbe y Olga Oseira Abril, muy por debajo de los dos años de prisión y el pago de 3.600 euros de multa que solicitaba la acusación particular.

Los dos encausados reconocieron durante la vista oral ser los autores de algunos, que no de todos los insultos. Concretamente, admitieron haberle llamado “hijo de puta”, “gilipollas” o “cabrón”, ya que afirmaban que el procurador se dedica a “agredir mujeres, a estafar y a grabar a deficientes con las que mantiene relaciones y luego las chantajea”.

La magistrada Beatriz Muñoz señala que los insultos publicados en un foro de acceso público “exceden de lo que podría calificarse como una dura crítica a su labor como profesional del derecho, pues son claramente insultantes y vejatorias”.

Asimismo, señala que la circunstancia de que la víctima haya sido condenada en dos ocasiones como autor de faltas de lesiones “en modo alguno puede justificar ese escarnio público al que ha sido sometido en los comentarios y a que se le tache de maltratador en un foro profesional”.

No obstante, la juez entiende que no puede considerarse una calumnia “pues las imputaciones de haber cometido algunos delitos son genéricas, no se refieren a hechos concretos y tienen un claro ánimo de atentar contra su estimación”. En esta línea también rechaza que hubiera algún tipo de dolo en la forma de actuar de los ahora condenados.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Parece mentira", de Juan del Val
Miguel Martínez Tomey

Miguel Martínez Tomey

Rebeliones catalanas (y II)

Consumada la derrota del forismo aragonés en 1591 la llama secesionista catalana volvería a encenderse en 1640, en el contexto de la guerra de los Treinta Años, cuando Francia entra en el conflicto y la monarquía hispánica se halla desbordada por el coste de mantener a sus ejércitos. La carestía de los productos básicos, los abusos de las tropas estacionadas en Cataluña, las presiones de la monarquía para obtener una mayor participación de los Estados de la Corona de Aragón en el coste de la guerra y en la provisión de tropas y la conflictividad social de toda una Europa en crisis estalló en la sublevación dels segadors.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
El Dom. Alpes suizos.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra