aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Miércoles, 19 de diciembre de 2018
Sociedad

4/3/2014

La Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España apoya la conservación de Averly

Mediante un escrito, la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España ha mostrado su apoyo a la conservación íntegra de la factoría Averly. Para Apudepa, este gesto supone "un nuevo apoyo de enorme importancia a la lucha científica, cultural y ciudadana por la conservación de la histórica fundición".
Redacción
El acuerdo solicita la conservación integral, en su actual emplazamiento, de los bienes muebles e inmuebles de la empresa Averly
El acuerdo solicita la conservación integral, en su actual emplazamiento, de los bienes muebles e inmuebles de la empresa Averly


 
Zaragoza.- La Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España ha mostrado su apoyo a la conservación de Averly mediante un escrito firmado en Madrid por su presidente, Luis-Manuel Tomás Balibrea. Según Apudepa, este gesto supone “un nuevo apoyo de enorme importancia a la lucha científica, cultural y ciudadana por la conservación de la histórica fundición”.

En concreto el acuerdo de la Federación solicita “la conservación integral, en su actual emplazamiento, de los bienes muebles e inmuebles de la empresa Averly”. La Federación considera que Averly “fue una de las empresas más relevantes de construcción de maquinaria en el periodo de la Revolución Industrial española” y que el “derribo de una parte considerable de dichas instalaciones significaría una irreversible pérdida histórica, patrimonial y técnica, no solo de un recurso cultural aragonés, sino español”.

La Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España es una institución de prestigio con sede en Madrid que “tiene una gran importancia, pues representa a una profesión que en España posee 100.000 miembros”, ha señalado Apudepa, para quien “este apoyo reviste un especial interés y se suma al impresionante apoyo científico y cultural que la conservación de Averly está recibiendo constantemente”.

Esta muestra de apoyo se suma así a las mostradas por el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, por 200 intelectuales de toda España, por las asociaciones de vecinos de Zaragoza y la Federación de Barrios, por la plataforma Salvemos Averly y Apudepa, entre otras personas y organizaciones.

Apudepa considera que el consenso en torno del enorme valor de Averly “no puede estar ya más probado y que, en función de ello, las administraciones deben encontrar la mejor solución, que pase inexorablemente por la conservación integral de la fundición”.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Carlos Hué

Carlos Hué

Open teaching

¿Han cambiado mucho las cosas en educación? La respuesta no puede ser otra que las cosas han cambiado, y mucho. Efectivamente, hoy tenemos menos alumnos en las aulas (antes teníamos 35 o 45 y hoy tenemos 25 o 30), hoy tenemos pizarras digitales cuando antes teníamos pizarras negras, hoy tenemos ordenadores y móviles, cuando antes teníamos ábacos y pizarrines… Sin embargo, en opinión de una de las voces más autorizadas en educación, Sir Ken Robinson, afirma que en los países occidentales seguimos utilizando un "modelo industrial" nacido, de una parte, de la Ilustración, y de otra, del desarrollo industrial de los siglos XVII y XVIII.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Alpes austríacos. Región del Tirol.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra