aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Miércoles, 26 de julio de 2017
Educación

27/1/2014

Los profesores advierten del "efecto llamada" si Aragón convoca oposiciones en 2014

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Aragón ha alertado sobre el "efecto llamada" que se produciría si la Comunidad convoca oposiciones en 2014, en lugar de esperar a 2015 ó 2016 para unirse al grueso de comunidades autónomas. Solo Andalucía, Galicia y Madrid, además de Aragón, planean una convocatoria para este año.
Redacción
Los profesores piden que se retrase la convocatoria hasta 2015 ó 2016, para realizarla junto al grueso de las Comunidades
Los profesores piden que se retrase la convocatoria hasta 2015 ó 2016, para realizarla junto al grueso de las Comunidades

Zaragoza.- El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Aragón (STEA) califica de “suicidio” la intención del Ejecutivo autonómico de convocar oposiciones en 2014 en el ámbito educativo. Consideran que se va a fomentar el “efecto llamada” y proponen, por ello, que se retrase la convocatoria hasta 2015 ó 2016 para realizarla junto al grueso de las comunidades autónomas.

Para este año, de momento, solo cuatro comunidades tienen previsto convocar oposiciones: Andalucía (200 plazas), Galicia (117 plazas), Aragón (190 plazas según la primera propuesta de la Administración educativa) y Madrid (todavía sin confirmar el número de plazas).

Por su parte, Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha han anunciado que realizarán una Oferta de Empleo Público pero no oposición en 2014, una medida con la que según STEA “asientan plazas de empleo público para el futuro, realizando las oposiciones en el año en que lo hagan el grueso de comunidades, protegiendo de dicho modo a sus propios interinos”.

En Aragón, la Administración se plantea convocar oposiciones en 2014, “excusándose” en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón y otra del Tribunal Supremo que les obliga a convocar a oposiciones en un plazo de tres años vacantes no convocadas en 2007 y 2011. Desde el sindicato subrayan que dichos tribunales dan un plazo de tres años, por lo que la Administración puede convocar oposiciones en 2015 ó 2016, coordinando la convocatoria con el grueso de comunidades autónomas para evitar el "efecto llamada" de opositores provenientes de otras partes de España. De lo contrario, aseguran que puede darse la circunstancia de que algunas especialidades convocadas en Aragón sean las únicas convocadas en el conjunto del país, con el consiguiente riesgo de masificación.

Dicha masificación implicaría, según advierte STEA, un mayor coste económico para la hacienda pública aragonesa al tener que constituirse más tribunales, y el desplazamiento de interinos aragoneses por opositores de otras comunidades tanto a la hora de obtener vacante como funcionario de carrera y en las listas de aspirantes a interinidad. “Esto unido a la aplicación del nuevo decreto de interinos de Aragón, que potencia el efecto llamada, en resumen es un desastre que podría evitarse no convocando oposiciones en 2014”, indican.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Llamadme Alejandra", de Espido Freire
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

La memoria digital

La capacidad de almacenamiento de los dispositivos digitales aumenta de forma vertiginosa, quizá tanto como las mentiras que circulan por la red, y transitan a tal velocidad que impide que las verdades más evidentes sean aceptadas como tales. Y sin embargo poco importa, pues lo que más lamentamos no es haber cometido errores, sino que hayamos alcanzado una edad que nos impida cometerlos de nuevo.