aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 21 de julio de 2017
M. Ambiente

25/1/2014

Ampliada de la alerta naranja por aludes

El Pirineo aragonés continuará hasta el lunes en alerta naranja por riesgo de aludes. Se amplía el aviso por parte de la Aemet, que resalta el macizo nivológico de La Jacetania con el nivel de salida por debajo de los 2.100 metros. Asimismo, esta zona se encuentra en alerta naranja por vientos de hasta cien kilómetros por hora.
Por Redacción

Zaragoza.- Según los avisos meteorológicos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) la alerta naranja por aludes en el Pirineo aragonés se amplía hasta las 00.00 horas del lunes 27 de enero. La alerta naranja por aludes se sitúa en el macizo nivológico de La Jacetania del Pirineo aragonés con el nivel de salida por debajo de 2.100 metros y en resto de los macizos nivel amarillo.
 
Además, esta zona también se encuentra en alerta naranja por vientos que pueden alcanzar los cien kilómetros por hora, una alerta que se extiende hasta las 00.00 del domingo y desde esta hora hasta las 06.00 se prevé alerta amarilla.
 
En el resto de la Comunidad Autónoma la alerta amarilla por vientos finalizaba a las 20.00 horas del sábado.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Llamadme Alejandra", de Espido Freire
Javier Lorén Zaragozano

Javier Lorén Zaragozano

Incendios y abandono del medio rural

Que la presencia del hombre en el medio rural contribuyó hasta su abandono, a reducir los riesgos y las consecuencias de los incendios forestales es un hecho poco cuestionable. A lo largo de la historia, las familias recogían del bosque madera y frutos que les servían para calentarse, cocinar, construir las viviendas, etc. Los agricultores arreglaban los caminos y limpiaban los bosques de maleza con el ganado o bien con sus animales de tiro que pastaban en el entorno, al mismo tiempo que recogían setas y frutos. Además, cultivaban parte de las parcelas con pastos o cereal, generando diversidad, y creando “cortafuegos” dentro de las masas forestales.