aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Jueves, 24 de agosto de 2017
Sociedad

12/9/2013

Prisión por fingir robos de objetos que eran vendidos en tiendas de segunda mano para cobrar el seguro

El tesorero de una asociación ha sido condenado a un año de prisión y al pago de una multa de 1.440 euros por vender sus pertenencias en tiendas de segunda mano y luego denunciar un falso robo para cobrar el seguro. El procesado llegó a utilizar a su hija, sin ella saberlo, en la realización de las estafas.
Redacción

Zaragoza.- Cobrar dos veces el valor de un objeto. Esa idea es la que llevó a cabo un zaragozano que vendía sus pertenencias en tiendas de segunda mano y luego denunciaba robos en su casa para conseguir el cobro del seguro.

Este hombre, que era tesorero de la Asociación Aragón Rutas, ha admitido la acusación y se ha comprometido a devolver los más de 15.000 euros estafados a dos aseguradoras. Por ello, la Fiscalía, ha rebajado, tras un acuerdo con la abogada defensora Carmen Sánchez Herrero, la pena de hasta seis años de prisión que le iba a ser impuesta de forma subsidiaria por un año de cárcel y el pago de 1.440 euros en concepto de multa.

Los hechos, por los que ha sido juzgado ante el Penal número 5 de la capital aragonesa, se remontan a septiembre de 2010 cuando el acusado, Miguel Ángel Blancart, comenzó a vender enseres de la vivienda en la que estaba en régimen de alquiler. Concretamente, se deshizo de un aspirador, una licuadora, un reproductor de DVD, varios ordenadores, equipos de esquí, televisiones y hasta sábanas.

Sin embargo, su idea de cobrar el dinero de todo lo que supuestamente le habían quitado se quedó en un deseo. Y es que la aseguradora pagó a la propietaria de la vivienda, pero le dijeron que “no cubría el robo a terceros”.

Una situación que no fue problema para el procesado, ya que decidió firmar un contrato con una central de seguros y volver a interponer una denuncia de asalto a su casa ante la Policía Nacional. Esta vez llegó a hacerse propietario de objetos que eran inexistentes como candelabros de plata o relojes, pero que sí cobro.

Su plan había surtido efecto, por lo que llegó a denunciar un tercer robo con fuerza en su vivienda, que volvió a cobrar. Pero su necesidad de dinero era insaciable, ya que, según la Fiscalía, llegó a quitarle varias joyas de oro a su compañera sentimental y ponerlas a la venta. Además, su hija era quien, sin ella saberlo, iba a las tiendas de segunda mano a vender los objetos.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
Carlos Hué

Carlos Hué

¿Cuáles son los mejores títulos universitarios de cara al empleo?

En un reciente estudio, se publicaba la noticia de que "más de un tercio de las carreras con notas altas de corte tienen pocas salidas laborales". Estos datos ponen sobre la mesa un tema que pocas veces se tiene en cuenta a la hora de hacer una matrícula universitaria y, sobre todo, a la hora de estudiar una carrera a lo largo de los diversos cursos de ella: la empleabilidad. La empleabilidad es uno de los objetivos de la Unión Europea y un deseo de todos los estudiantes y sus familias. Sin embargo esto es algo que se deja en muchas ocasiones al azar. Así es frecuente oír frases así: "¡Algo encontrará el chico cuando termine. Por ahora, que estudie y que se divierta, que luego seguro que tiene suerte!".

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Alanos y Peña Forca. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra