M. Ambiente La comisión de depuración termina con las mismas posiciones políticas que al iniciar los trabajos

La comisión de depuración termina con las mismas posiciones políticas que al iniciar los trabajos

La comisión de depuración ha llegado a su fin con el debate en Pleno y la votación de más de 80 propuestas de los grupos no incluidas en el dictamen al no estar apoyadas por todos los grupos. Las posiciones de los partidos durante el debate ante el hemiciclo han mostrado grandes discrepancias respecto a las conclusiones obtenidas.

La comisión ha contado con 20 sesiones de trabajo por las que han pasado 72 personas
La comisión ha contado con 20 sesiones de trabajo por las que han pasado 72 personas

Zaragoza.- El debate más intenso de la sesión plenaria de este jueves ha tenido lugar en el punto que pone fin al trabajo realizado durante más de un año por la comisión de investigación para analizar responsabilidades en la puesta en marcha del plan de depuración de aguas de Aragón. Un órgano parlamentario que ha contado con 20 sesiones de trabajo. La mitad de ellas sesiones de comparecencias "maratonianas", ha remarcado la presidenta de la comisión, Marta de Santos, por las que han pasado 72 personas. 

El dictamen aprobado previamente por la comisión incluye 14 puntos, es decir, aquellos aspectos que han sido apoyados por unanimidad por parte de todos los grupos, en contraposición a los 81 votos particulares que han mantenido vivos los grupos para su debate en el Pleno. De ellos, no ha salido adelante ninguno de los planteados por Podemos, y apenas 2 de IU, mientras que lo han conseguido la mayoría de los planteados por PP, PSOE, PAR y Cs. 

Tal y como ha denunciado Fernando Ledesma (PP), "la nueva política vino a darnos lecciones", en referencia a Podemos, del que también ha dicho "ha pretendido una caza de brujas que no ha dado ningún resultado" y que "perseguían fantasmas que solo existen a día de hoy en su cabeza". Tanto es así que ha sugerido a la diputada de Podemos Marta de Santos que "en vez de lanzar insidias, con todo lo que ha dicho en la tribuna de oradores, se vaya a la Fiscalía. Aunque ya fueron y les pusieron en su sitio". Es más, cree que esta comisión han servido para dejar claro que "si no fuera por el gravísimo problema de financiación, el aragonés sería un modelo de éxito y ejemplo para muchos", y que esta comisión h a servido para "aprender a gestionar proyectos titánicos". 

Darío Villagrasa (PSOE) ha criticado "muchas de las apreciaciones" que algunos intervinientes han hecho durante el debate porque "no las encuentro en la lectura de la documentación". En su opinión, según los datos "verificables" queda claro que "se presentó un plan exigente para dar respuesta a la directiva europea en un corto periodo de tiempo", y que el sistema de concesión elegido fue "fórmula legal que el ordenamiento jurídico prevé para poder realizar una serie de obras". También cree probado que "la crisis fue un elemento fundamental que afectó a la financiación del plan". Respecto a la creación del Instituto Aragonés del Agua para su gestión, "reducía el control administrativo a priori para dar agilidad, pero lo mantenía a posteriori". 

La portavoz de Podemos en la comisión, Marta de Santos, considera que "la falta de acuerdo" de los grupos "respecto al pasado y la responsabilidades" durante la gestión "deja clara la falta de voluntad para combatir la corrupción". Mantiene que ha quedado probado que "el modus operandi" utilizado en el plan "es exactamente igual que en varias de las redes de corrupción que se investigan actualmente en juzgados de España". Además de que el plan permitió "crear un entramado, se perdió el control que permitió hacer lo que les diera la gana", y que "el sistema de concesión se decidió deliberadamente con voluntad de saltarse los controles". 

"Cuando se pidió por Podemos esta comisión se creían que nos íbamos a negar", ha criticado la diputada María Herrero (PAR), "pero no ha sido así porque dijimos sí a todo". Tanto es así, según la diputada, que "presentamos la mayor lista de comparecientes". Considera que las conclusiones a las que se ha llegado "se podían haber escrito antes de la comisión", y que Podemos, grupo proponente, "venían con fantasmas y con fantasmas se van". También ha criticado a la presidenta del órgano, Marta de Santos (Podemos), por su "deslealtad a la hora de realizar pronunciamientos con gran imparcialidad" durante las sesiones, lo que considera "una falta de respeto a la institución". 

Un sentimiento de "decepción" asegura tener Jesús Sansó (Cs) porque ha servido para que "el Gobierno PSOE-CHA mantuviera entretenido a Podemos". A la formación morada se ha referido directamente: "Si no han podido aportar algún arrepentido con el que ir al juzgado, un recibo o un sobre de una comisión fraudulenta, ustedes no tienen nada más que un discurso electoralista". Según Sansó, Ciudadanos tenía claro desde el principio de los trabajos que "debíamos aportar indicios muy sólidos sobre irregularidades administrativas. No sospechas o dudas". 

La diputada de IU Patricia Luquin, en representación del Grupo Mixto (CHA e IU), ha felicitado al grupo de trabajo porque, al inicio, "tenía serias dudas de poder llegar a aprobar un documento con las conclusiones que finalmente se han incluido en el dictamen". A continuación, ha explicado algunos de los votos particulares que ha planteado su formación, como por ejemplo uno relativa a "la falta de información y transparencia" cuando se solicitó la cesión de dicha competencia a los ayuntamientos en favor de la DGA para poner en marcha el plan de depuración. "Algunos alcaldes han dicho que, conociendo las consecuencias, no lo hubieran hecho".