Tribuna Digital Malena no es solo un nombre de tango

Malena no es solo un nombre de tango

Malena es un nombre antiguo, aunque no nos lo parezca tanto por su arraigo en el Nuevo Mundo (Argentina) y por su relativo reverdecer en esta orilla del Atlántico gracias a un tango que se hizo popular en 1942 y, cincuenta años después, a la novela (con su correspondiente versión cinematográfica) de Almudena Grandes Malena es un nombre de tango.

Malena es un nombre antiguo, aunque no nos lo parezca tanto por su arraigo en el Nuevo Mundo (Argentina) y por su relativo reverdecer en esta orilla del Atlántico gracias a un tango que se hizo popular en 1942 y, cincuenta años después, a la novela (con su correspondiente versión cinematográfica) de Almudena Grandes, Malena es un nombre de tango. Es la versión abreviada de Magdalena o, más propiamente, de María la Magdalena, aquella seguidora (¿amante?) de Jesucristo procedente de Magdala, localidad ribereña del lago Tiberiades. Antes del famoso tango hubo alguna Malena de renombre, como la “bailaora” jerezana Magdalena Seda “La Malena” (1872-1956), y otras evidencias que dan fe de su uso en Andalucía. Lo que quizás muchos no sepan es que también hay ejemplos insoslayables de su utilización común en Aragón, como el topónimo La Malena, en el término de Azuara, partida en la que existe un importantísimo yacimiento arqueológico: una villa romana con unos impresionantes mosaicos de bellísima factura, especialmente el dedicado a las Bodas de Cadmo y Harmonía, hallados (quince siglos después) en excelente estado de conservación.

Malena ha sido un nombre conocido y usado en Aragón. Y no meramente como versión abreviada de Magdalena sino como patronímico utilizado desde mucho tiempo atrás. Lo ha sido como la propia lengua aragonesa: con la calidad de una versión menor frente a la elevada expresión de las gentes cultas que desde el final de la Edad Media decidieron comenzar a expresarse en castellano aunque, sin poder desembarazarse del todo de su lengua original, en un castellano trufado de términos, expresiones y fórmulas sintácticas aragonesas que resultaron en el dialecto que conocemos como castellano de Aragón. Tales reminiscencias las podemos encontrar, por ejemplo, en un acta de matrimonio levantada en la Hoz de la Vieja en 1875 dando fe de una boda celebrada en su iglesia de Nuestra Señora de las Nieves; en ella se lee que la novia era “natural de la parroquia de la Malena de Zaragoza”. Un claro testimonio de la pervivencia de la forma más popular y enraizada en el habla aragonesa empleada ni más ni menos que por el párroco hozviejano.

La largamente esperada restauración de tan hermosa iglesia (a pesar de la execrable acción sobre sus antiquísimos muros de ciertos grafiteros aún no desasnados o con vocación de vándalos culturales de depurado estilo talibán o daesh) debiera traer consigo la restauración de su nombre popular en aragonés. La Magdalena/La Malena incorporaría a su restauración como patrimonio material una parte de su patrimonio inmaterial con la recuperación de su nombre tradicional. Sería del todo deseable que el Ayuntamiento de Zaragoza se ocupase de ese aspecto de la toponimia urbana que es de su competencia para promover la restitución de este referente cultural en el imaginario de los habitantes de la ciudad y de quienes la visitan. Una iniciativa que debiera ir más allá haciendo accesible el repertorio de nombres antiguos del callejero zaragozano (ver aquí): información, historia y cultura con las que se podrían enriquecer escuetamente los rótulos de las calles y plazas de nuestra “Viella Zaragoza”.


Malena no ye solo que un nombre de tango

Malena ye un nombre antigo, anque no lo parixca tanto en aber agarrau tanto en o Nuevo Mundo (Archentina) y por o suyo relativo reverdiar en iste canto de l’Atlantico grazias a un tango que se fazió popular en 1942 y, zincuanta años dimpués, á ra novela (con a suya correspondién versión zinematografica) d’Almudena Grandes Malena es un nombre de tango. Ye a versión alcorzata de Magdalena u, más apropiamén, de María a Magdalena, aquella siguidora (aimán?) de Chesucristo prozedén de Magdala, localidat riberana d’o lago Tiberiades. Antis d’o famoso tango bi abió bella Malena de renombre, como a “bailaora” cherezana Magdalena Seda “La Malena” (1872-1956), y atras evidenzias que fan fe d’o suyo uso en Andaluzía. O que quizau muitos no saban ye que tamién bi ha exemplos insozlayables  d’a suya utilizazión común en Aragón, como ro toponimo La Malena, en o termino d’Azuara, partita en a que existe un importantismo chazimiento arqueolochico: una villa romana con unos impresionans mosaicos de polidisma fautura, espezialmén o adedicato á ras Bodas de Cadmo y Harmonía, trobatos (quinze sieglos dimpués) en un sobrebuén estato de conservazión.

Malena ye estato un nombre conoxito y usato en Aragón. Y no meramén como versión alcorzata de Magdalena sino como patronimico feito servir dende fa muito tiempo. Ye estato tratato como a propria luenga aragonesa: con a calidat d’una versión menor fren á ra retillante  expresión d’as chens cultas que dende a fin d’a Edat Meya dezidioron escomenzar a expresar-sen en castellano anque, sin poder desembrazar-sen de raso d’a suya luenga orichinal, en un castellano entachonato de terminos, expresions y formulas sintauticas aragonesas que recutioron ta ro dialeuto que conoxemos como castellano d’Aragón. Tals remenches los podemos trobar, por exemplo, en un auta de matrimonio debantata en a Foz de la Viella en 1875 que fa fe d’una boda zelebrata en a suya ilesia d’a Nuestra Siñora d’as Nieus; en ella se leye que a novia yera  “natural de la parroquia de la Malena de Zaragoza”. Un claro testimonio d’a pervivenzia d’a forma más popular y enradigata en a fabla aragonesa emplegata ni más ni menos que por o parroco fozviellano .

A largamén asperata restorazión de tan beroya ilesia (á tamas d’a dispreziable azión sobre os suyos antiquismos muros de bels grafiters encá no desasnatos u con vocazión  de vandalos culturals de racoso estilo talibán u daesh) eba de trayer-bi a restorazión d’o suyo nombre popular en aragonés. La Magdalena/La Malena adibireba á ra suya restorazión como patrimonio material una party d’o suyo patrimonio inmaterial con a recuperazión d’o suyo nombre tradizional. Estareba de tot punto deseyable que o Conzello de Zaragoza s’ocupase d’ixe aspeuto d’a toponimia urbana que ye competenzia suya ta promover a restituzión d’iste referén cultural en o esmachinario d’os abitadors d’a ziudat y d’os que la vesitan.  Una iniziativa que caleba que ise dellá en fendo azesible o repertorio de nombres antigos d’as carreras zaragozanas (veyer aquí ): informazión, istoria y cultura con as que se podreban enriquir escuetamén os retulos d’as carreras y plazas d’a nuestra “Viella Zaragoza”.


* Vicesecretario de Asuntos Europeos de Chunta Aragonesista