Deportes Un fallo a balón parado y la falta de gol condenan al Real Zaragoza ante el Málaga (0-2)

Un fallo a balón parado y la falta de gol condenan al Real Zaragoza ante el Málaga (0-2)

El Málaga corta la progresión del Real Zaragoza en la clasificación. Los de Víctor Fernández pagaron caro su falta de gol y los despistes defensivos, mientras que los de López Muñiz convirtieron sus dos únicos disparos. El equipo, que se marchó ovacionado pese a la derrota, finaliza la primera vuelta con 22 puntos, al borde del descenso.

Jorge Pombo volvió a ser el guía del ataque del Real Zaragoza. Foto: @RealZaragoza
Jorge Pombo volvió a ser el guía del ataque del Real Zaragoza. Foto: @RealZaragoza

Zaragoza.- El Real Zaragoza ve frenada su progresión en la clasificación al caer derrotado ante el Málaga en La Romareda. El equipo de Víctor Fernández fue mejor que su rival y gozó de más ocasiones para llevarse algún punto, pero los de López Muñiz, fieles a su estilo, aprovecharon sus dos únicos disparos a puerta para matar el partido. 

Víctor Fernández apostaba por el mismo equipo que venció la semana pasada en Gijón, con la única novedad del recuperado Alberto Benito en el lateral derecho. Arriba, el técnico varió la disposición táctica, con Pombo con libertad en el centro por detrás de Marc Gual. El canterano tuvo la primera ocasión del partido, con un disparo desde la frontal del área que atrapó Munir después de tocar en un defensa.

Los primeros minutos se desarrollaron por los cauces previstos. El Zaragoza intentaba crecer con el balón y crear peligro con la movilidad de Pombo, mientras que los malagueños buscaban imponer su músculo en el centro del campo para recuperar y romper a la contra. El primer saque de esquina fue para los visitantes, sin peligro para la portería de Cristian Álvarez. 

Como norma habitual desde la llegada de Víctor y Loreto, el ataque del Zaragoza seguía guiado por Jorge Pombo. El "8" tuvo el primero pasado el cuarto de hora tras una buena asistencia de Dani Lasure, pero su fuerte disparo salió muy centrado y pudo despejarlo Munir. Respondía el Málaga con otro saque de esquina, sin consecuencias para la portería blanquilla. Lo que buscaban los visitantes es uno de los típicos regalos de la zaga zaragocista, que está vez llegó en las botas de Lasure. El lateral zurdo le regala el balón a Blanco Leschuk para quedarse mano a mano ante Cristian, pero una providencial mano del arquero argentino impidió que los de López Muñoz golpearan primero.

No fue en el primero, pero la defensa del Zaragoza siempre te regala otra ocasión. Esta vez, en una falta lateral, Ricca entró sin oposición en el segundo palo para poner el 0-1 en el marcador. De nuevo, un balón parado condena al equipo zaragocista. Al minuto siguiente, Marc Gual pudo hacer el empate con un disparo cruzado que se paseó a escasos centímetros de la línea de gol. Pombo también gozó de una buena oportunidad en una jugada ensayada, pero la defensa taponó su disparo.

Segunda parte

La segunda parte arrancó con la entrada de Alberto Soro en busca de más profundidad en el ataque. El Málaga también movió su banquillo con Adrián González y Juanpi. Donde no hubo cambios es en el guion del partido, con un Zaragoza que tenía la posesión del balón y con el Málaga con hasta nueve jugadores en la frontal de su área. La primera ocasión de la segunda parte fue para el Zaragoza, con un centro de James que no pueden cabecear ni Gual ni Soro.

Las ocasiones para el equipo blanquillo llegaban, pero seguía faltando mordiente arriba. Marc Gual no pudo aprovechar un fallo de la defensa malacitana para batir a Munir de disparo cruzado. En la jugada posterior, el linier levantó el banderín por un fuera de juego inexistente cuando el delantero catalán iba a encarar al portero visitante. 

Víctor Fernández dio más frescura al ataque con la entrada de Aguirre por Javi Ros, que se marchó cojeando por una entrada de Keidi Bare. Pombo lo volvió a intentar de falta directa, pero su lanzamiento salió centrado a las manos de Munir. El portero marroquí del Numancia volvió a erigirse como héroe del partido al detener un mano a mano a Marc Gual, que de nuevo volvía a estar negado ante el gol. 

Afrontaba el Real Zaragoza el último cuarto de hora volcado ante la meta rival, pero sin encontrar el hueco ante la férrea y multitudinaria defensa del Málaga. La grada intentaba empujar, pero los visitantes sentenciaron el partido. Adrián González no perdonó, él no, un balón que se encontró muerto dentro del área para matar el partido. 

El equipo zaragocista ve cortada así su escalada en la tabla y deja patente así la necesidad imperiosa de fichar un delantero. Los 25.000 zaragocistas que se dieron cita en el municipal recompensaron la reacción y el buen juego con una ovación al finalizar el partido. El Real Zaragoza finaliza la primera vuelta al borde del descenso, con solo 22 puntos, uno más que la zona roja.