Reportajes Un rastro con mejoras y más accesible

Un rastro con mejoras y más accesible

El Rastro se queda finalmente en La Almozara. El Consistorio y los vendedores del mercadillo han acordado que se quede en el mismo emplazamiento con la condición de que se hagan mejoras. El Ayuntamiento ampliará la línea 51, instalará nuevas zonas de sombra, guardavientos, más papeleras y bancos. También habrá un escenario para eventos.

El objetivo de las mejoras es impulsar las ventas los miércoles y los domingos
El objetivo de las mejoras es impulsar las ventas los miércoles y los domingos

Zaragoza.- El Ayuntamiento de Zaragoza y los vendedores del mercadillo han acordado mejorar la actual ubicación del Rastro en La Almozara. El convenio contempla acciones inmediatas. Entre ellas, ampliar el recorrido de la línea de autobús 51, que pasa por el centro y que conecta con el tranvía. Colocar nuevas zonas de sombra, de guardavientos y más papeleras y bancos.

En el primer trimestre de 2019 se instalará un escenario para actuaciones y el Consistorio estudiará la posibilidad de que en un futuro se puedan vender productos agroalimentarios. Todas estas medidas cuestan unos 100.000 euros.

Las propuestas figuran en el documento firmado por el director general de la Cámara, José Miguel Sánchez, la concejala de Movilidad y Medio Ambiente y responsable de Mercados, Teresa Artigas, la representante de la Junta del mercado ambulante, Esther Jiménez, y el secretario general de UPTA Aragón, Álvaro Bajén.

La concejal de Mercados, Teresa Artigas, destaca que las primeras acciones que llevará a cabo el Consistorio están previstas para el último trimestre del año, al igual que la puesta en marcha de actividades de dinamización en el mercado (actuaciones musicales y para el público infantil, sorteos, degustaciones...) y el estudio de las opciones para colocar elementos que ofrezcan sombra en el recinto. 

En 2019 se colocarán barreras para separar las zonas de aparcamiento y de mercado que servirán también para la plantación de arbolado. Posteriormente, se estudiará la posibilidad de ampliar la oferta de artículos y servicios que se ofrecen en el mercado, incluyendo, por ejemplo, los productos agroalimentarios o el arreglo de prendas de vestir.

Por su parte, la Cámara de Comercio y UPTA-Aragón elaborarán un estudio económico para conocer, a través del análisis de la oferta, demanda, afluencia y ventas, la rentabilidad del mercado ambulante de Zaragoza comparándolo con los de otras ciudades. Además, realizarán una campaña publicitaria para impulsar las visitas al mercadillo semanal.

Disparidad de opiniones entre vendedores y clientes 

Los vendedores se quejan de que los miércoles apenas trabajan
Los vendedores se quejan de que los miércoles apenas trabajan

El portavoz de la Junta de Vendedores del Mercado, César Borja, advierte de que el traslado "no está descartado" porque si las ventas no suben "habrá que buscar otras soluciones y una de ellas pasa por trasladar el rastro del miércoles a otra zona".

En el rastro, los comerciantes siguen divididos entre los que preferían cambiar de ubicación y los que no. Uno de los ambulantes consultados asegura que prefiere quedarse en La Almozara porque el espacio es más grande: "¿Dónde metemos nuestras furgonetas? Aquí hay mucho sitio para aparcar, solo falta que lo arreglen y lo ordenen un poco".

Los vendedores asumen que se van a quedar en La Almozara, pero reivindican, por ejemplo, mejoras en el autobús: "Lo que hace falta es que metan el autobús hasta el mercadillo y una parada de taxis". 

Por su parte, otra vendedora insiste en que las medidas "se necesitan con urgencia" porque están "muy mal". Otro de los comerciantes exigía más mercadillos, porque "en otras grandes ciudades hay dos o tres y en Zaragoza solo hay uno".

Disparidad de opiniones también la que se genera entre los clientes del rastro, sobre todo entre los que tienen que usar el autobús y los que van en coche a comprar. "No estoy de acuerdo con la localización porque desde el paseo de Sagasta me cuesta 45 minutos venir en autobús", resalta una compradora.

Por su parte, otra joven indica que "podría estar más cerca porque está en el quinto pimiento", aunque reconoce que no le afecta porque va en coche a comprar "y el espacio es grande y se puede aparcar".

La polémica por un posible traslado llegó al Pleno

En el rastro, los comerciantes siguen divididos
En el rastro, los comerciantes siguen divididos

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza rechazó el traslado del Rastro al entorno de La Romareda y de la Estación del Norte, tal y como pretendía el Gobierno de Zaragoza en Común. 

La moción aprobada lamentaba la "ausencia de participación ciudadana en los cambios planteados por el Gobierno de Zaragoza". Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos votaron a favor del rechazo, mientras que Zaragoza en Común votó en contra y Chunta Aragonesista se abstuvo. 

Además, y esta vez toda la oposición en bloque, instaron a ZeC a realizar la actuación verde en la Explanada Estación del Norte seleccionada por los vecinos del distrito en los presupuestos participativos de 2017 y a garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento respecto a las decisiones y proyectos que afecten a los distritos de la ciudad, asegurando que los Plenos de las Juntas Municipales de Universidad y El Rabal informen preceptivamente de la posible instalación.