Sociedad El canterano Soro vive un sueño con su Real Zaragoza

El canterano Soro vive un sueño con su Real Zaragoza

El sábado fue un partido redondo para el Real Zaragoza, por sensaciones, juego y también el acompañamiento del resultado. Un 0-4 en Oviedo que supone un puñetazo encima de la mesa y que contó con el estreno goleador de la perla de la cantera zaragocista. Soro, que hizo el último tanto, reconoce estar viviendo un sueño.

El ejeano celebra el 0-4 ante el Oviedo. Foto: web Real Zaragoza (LaLiga)
El ejeano celebra el 0-4 ante el Oviedo. Foto: web Real Zaragoza (LaLiga)

Zaragoza.- Cuando el planteamiento de un partido que diseña un entrenador y el resultado final coincide, las sensaciones no pueden ser más positivas. Sobre todo si el camino recorrido desde el minuto 1 al 90 convence a propios y extraños. Es lo que plasmó el Real Zaragoza en el Carlos Tartiere de Oviedo, con un 0-4 en forma de sonoro puñetazo encima de la mesa. 

Hasta tres futbolistas estrenaron su cuenta goleadora con la camiseta zaragocista. Primero lo hizo Diogo Verdasca tras remachar un saque de esquina botado por James Igbekeme. Segundo, precisamente, el nigeriano tras una maniobra perfecta ante el portero ovetense, batiéndole con calidad para sentenciar el encuentro. Pero la guinda estaba por llegar. 

La ponía en lo más alto de la tarta Alberto Soro. El ejeano está señalado como la gran perla de la cantera zaragocista por su buen hacer en las categorías inferiores, especialmente en el División de Honor Juvenil de la mano de Javier Garcés. Y está demostrando en este arranque de temporada, con el primer equipo, que la camiseta no le está viniendo precisamente grande. 

En declaraciones ofrecidas al club, Soro ha admitido que no esperaba "marcar" su primer gol con el Real Zaragoza, considerándolo "un sueño cumplido". De hecho, ha añadido sus intenciones desde pequeño: "Siempre he soñado con jugar aquí, por lo que jugar y además anotar mi primer gol es una buena noticia". 

Soro ha explicado la jugada del gol, en la que recibía entre líneas, dejándosela a Pombo de cara. El ocho zaragocista, otro que está en un gran nivel, encontraba al espacio a Aguirre, quien no podía batir al portero. Eso sí, ahí estaba el de las Cinco Villas para remachar con la cabeza a las mallas y prolongar su estado de dulce. 

Pero el canterano no se quiere volver loco. "Los minutos que me dé el míster los intentaré aprovechar al máximo y darlo todo en cada partido", ha comentado. De hecho, probablemente los siga teniendo este miércoles, en Copa del Rey, ante el Deportivo de La Coruña de Natxo González.