Hace un año
Javier Fernández: "Aragón vive una época de efervescencia literaria extraordinaria" - Aragón Digital últimas noticias
Javier Fernández: "Aragón vive una época de efervescencia literaria extraordinaria"

Javier Fernández: "Aragón vive una época de efervescencia literaria extraordinaria"

Javier Fernández lleva al frente de la Asociación Aragonesa de Escritores desde 2016, pero estuvo presente desde sus inicios. Asegura que Aragón nunca había tenido tantos escritores interesados en publicar y que se está viviendo una "época de efervescencia literaria" sin precedentes.

Para Fernández la poesía es uno de los sectores que más adeptos está ganando
Para Fernández la poesía es uno de los sectores que más adeptos está ganando

Zaragoza.- Javier Fernández lleva al frente de la Asociación Aragonesa de Escritores desde 2016, pero esta lleva activa trece años más. Una agrupación que en la actualidad ya cuenta con 210 socios y que puede llegar a realizar hasta 350 actos anuales: todo por y para la literatura.

Fernández asegura que Aragón nunca había tenido tantos escritores interesados en publicar y que se está viviendo una "época de efervescencia literaria" sin precedentes. El presidente de la AAE no puede decantarse por un género en el que destaquen los aragoneses, eso sí, cree que hoy en día hay un mayor número de poetas por las facilidades que otorga publicar obras de pequeño formato.

Pregunta.- ¿Cuánto tiempo lleva activa esta asociación? 
Respuesta.- Nacimos en el año 2003, concretamente en una asamblea abierta que se celebró en Daroca en junio de ese año. Allí se decidió fundar esta asociación. Luego, organizamos una junta directiva, redactamos unos estatutos, reorganizamos la junta acorde a los estatutos... Y hasta hoy. Siempre creciendo y con la gran mayoría de la gente muy contenta con esta asociación.

P.- ¿Cómo ha ido evolucionando?
R.- En un primer momento, tuvo que definirse. Pensar qué es lo que queríamos, qué objetivos íbamos a perseguir, cómo íbamos a darnos a conocer, qué personas podrían estar interesadas y emprender una intensa labor de captación. En la actualidad, somos 210 socios, una cantidad extraordinaria que nunca habíamos pensado llegar a alcanzar. 

Nosotros defendemos los intereses de cualquier escritor, si tiene necesidades de publicar, de dar difusión de su obra, problemas jurídicos... en definitiva, cuestiones que afecten a los socios. Pero también tenemos una parte general para la sociedad, en defensa de la cultura. A lo largo de un año, podemos llegar a realizar entre 350 y 360 actos.

Javier Fernández (en el centro), en una de las asambleas de la asociación
Javier Fernández (en el centro), en una de las asambleas de la asociación

P.- Entonces, si uno de sus socios decide publicar una obra, ¿cuál es exactamente la función de la asociación?
R.- La asociación decidió desde un primer momento que no iba a publicar, aunque otras agrupaciones similares sí se dedican a hacer publicaciones. Creemos que en Aragón el tejido industrial ya es muy potente y que no debemos participar en las publicaciones. Lo que sí hacemos es ayudar porque conocemos el sector. Arropamos a la persona que empieza y que quiere meter la cabeza y se encuentra perdido. Gran parte de nuestro esfuerzo lo dedicamos a atraer a gente joven. 

Hay que destacar que no todo son libros. También mostramos revistas que publican artículos y ahí el socio puede ver cuál es la repercusión de su obra y tomar decisiones con respecto a su futuro. 

P.- ¿Cuánto tiempo lleva usted al frente de la asociación?
R.- Llevo desde noviembre de 2016. Aunque, en realidad, llevo desde el primer día. Estuve en la asamblea fundacional, he formado parte de las juntas directivas, luego fui vicepresidente y ahora presidente.

P.- Recientemente ha comenzado la décima edición del Ciclo de Poesía para perdidos que se celebra en la Bóveda del Albergue. Es una de sus apuestas más longevas.
R.- Una de las cosas que más hacemos es fomentar que el público pueda acceder, por ejemplo, a lecturas de poemarios, relatos... que pueda oír al propio autor leyendo su obra. Hay ciclos que duran tres años y desaparecen; otros, como este, lleva ya diez años. Diez años en el mundo cultural es una eternidad.

Esta edición vamos a traer más autores de fuera porque, hasta ahora, la mayoría eran aragoneses y queremos, aunque mantengamos el mismo número de locales, incrementar los que vienen de fuera. Una vez al mes en el albergue hacemos un recital, en el que participan tres autores -dos de aquí y uno de fuera- y una persona que hace alguna actuación musical.

El ciclo Poesía para Perdidos es una de sus apuestas más longevas
El ciclo Poesía para Perdidos es una de sus apuestas más longevas

P.- ¿Cómo ve el panorama literario aragonés?
R.- Estamos viviendo una época excelente. Nunca antes había habido tantas personas con ganas de publicar. Antes, muchos pensaban en escribir pero no tenían ilusión por difundir su obra y ahora no es así, quieren difundirla. Y en ese punto la asociación juega un papel fundamental porque brindamos todo tipo de ayuda. Hay un boom de escritores único. Aragón vive una época de efervescencia literaria extraordinaria. 

P.- ¿Y en qué sector destacamos más? Relato, novela, poesía...
R.- En todos. No es fácil de decir. En proporción, hay muchos más poetas. Con los medios de publicación actuales es más fácil publicar algo pequeño como la poesía, pero en relato y novela también hay mucha personas. Yo destacaría al sector en general.

P.- De la mano de YouTube, se han creado canales -Booktubers- que tratan exclusivamente de reseñar libros o hablar sobre las últimas novedades de literatura. ¿Qué opinión le merece?
R.- Eso es fantástico. Todo lo que ayude a difundir cultura es bueno. Ya sea por lo tradicional, por los nuevos medios, porque al final lo que se difunde es cultura y nos hace ver el mundo de una manera distinta. 

No estoy de acuerdo con que la cultura nos haga mejores, ha habido asesinos que eran muy cultos. Pero la cultura sí nos hace diferentes, más reflexivos, y eso es fantástico. Por lo tanto, crear o difundir cultura mediante cualquier procedimiento me parece importante.