Educación Unos 300 estudiantes conocen a mujeres destacadas en la ciencia en Aragón

Unos 300 estudiantes conocen a mujeres destacadas en la ciencia en Aragón

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Aragón y la Asociación de Mujeres Científicas han organizado una jornada de encuentro entre 300 estudiantes de Secundaria y mujeres de éxito en este ámbito. El objetivo, romper barreras y despertar vocaciones científicas entre las niñas de la Comunidad.

Zaragoza.- La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, están todavía insuficientemente representadas en estos campos. Por este motivo este martes el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Aragón, la Asociación de mujeres investigadoras y tecnólogas AMIT e Ibercaja Obra Social han organizado, en colaboración con la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón, una jornada en sobre la Mujer, la Niña y la Ciencia en Ibercaja Patio de la Infanta.

Un encuentro de 300 estudiantes con algunas mujeres de renombre en este ámbito y que ha animado a las jóvenes presentes a estudiar carreras relacionadas con la ciencia. "No queremos que estudien tecnología o ciencias porque sí, sino que queremos que aquellas que tengan inquietudes por esas materias, no las dejen de lado por miedo al fracaso", ha explicado la delegada de CSIC Aragón, Mª Jesús Lázaro. 

Una idea que ha apoyado la consejera de Innovación del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, que ha señalado que el éxito no es cuestión de género sino de trabajo. "Un trabajo que siempre será más fructífero en un equipo multidisciplinar, formado por hombres y mujeres, cada uno con sus puntos de vista", ha apuntado también María Villarroya, presidenta de AMIT-Aragón.

La ciencia y la igualdad de género son vitales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos en la Agenda 2030. En los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Desafortunadamente, ellas siguen enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina. De acuerdo con un estudio realizado en 14 países, la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%.

Sin ir más lejos, en la Universidad de Zaragoza, según ha comentado Alegría, en titulaciones, grados y másteres hay 26.000 alumnos de los que 14.000 son mujeres y 12.000 hombres, sin embargo conforme se avanza en formación hacia doctorados y catedráticos, el porcentaje varía y hay, todavía, una prevalencia del 70% de hombres en estos cargos. "No es que haya discrimanción, es que directamente algunas mujeres no siguen adelante con sus carreras, eso hay que cambiarlo", ha insistido la consejera. 

Ponentes

La iniciativa celebrada hoy en el Patio de la Infanta está dirigida a alumnos de 1º y 2º de la ESO, "que todavía no han elegido un itinerario educativo y que están abiertos a todas las posibilidades" y ha contado con 300 estudiantes de los colegios Compañía de María, Colegio Inglés de Zaragoza, IES Avempace, colegio Sansueña y del IES Parque Goya. 

En la mesa redonda han participado Mª Teresa Gálvez, directora general de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón; Mª José Martínez, premio Aragón Investiga como joven investigadora en el 2017; y Berta Gonzalvo, premio Aragón Investiga en la categoría entidad privada 2017. Las tres han hablado de sus carreras profesionales de éxito y de cómo las niñas necesitan referentes y modelos a seguir que estén visibilizadas en la sociedad.

Por otro lado, Sandra Baldassarri, doctora de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Zaragoza ha explicado el papel de la mujer en los videojuegos, ya sea como personaje, jugadora o creadora. También, María Ruiz del Árbol, investigadora del CSIC en el Instituto de Historia ha indicado la necesidad de promover las vocaciones científicas desde la infancia a partir de su experiencia en el CSIC en la ESCUELA, un programa del CSIC que ha sido Premio Nacional de Educación en el 2016 por su trabajo de investigación sobre métodos de enseñanza.