Nuestra psicóloga de cabecera contestará sus dudas

El psicólogo responde a...

Me han ofrecido un nuevo trabajo pero es temporal. Me apetece mucho el cambio, pero tengo que dejar el mío, que es fijo… No me atrevo a arriesgarme, ¿qué hago?

En ocasiones, cambiar de trabajo puede resultar beneficioso, sobre todo si la oferta ofrece mejores condiciones. Sin embargo, se debe sopesar mucho los pros y los contras para dar este paso dada la difícil situación actual en la que se encuentra nuestro país a nivel laboral.

Básicamente hay que tener dos factores en cuenta a la hora de tomar este tipo de decisiones. Primero se debe pensar en las razones que te llevan a necesitar este cambio y si comunicándoselo a tu empresa podrían solucionarse a nivel interno, como por ejemplo un cambio de departamento o de tareas con oportunidad de crecimiento. En segundo lugar tenemos que reflexionar acerca de las consecuencias que conlleva este cambio, valorando la urgencia de esa necesidad, pues el nuevo trabajo que te ofrecen es temporal y después, cuando finalice el mismo, pasaras a ser un desempleado con lo que ello implica.

Cambiar de trabajo, hoy en día, puede suponer un gran riesgo ya que cuando concluya este segundo trabajo quizá te será más difícil encontrar un tercero. Pero si de lo contrario, es justo este hecho el que te motiva y te ampara para verte en la necesidad de poder escoger aquel que te satisfaga profesional y personalmente, entonces es la oportunidad para retarte a ti mismo y superarte en este nuevo propósito.

Mi consejo: Buscar nuevas oportunidades no es embarazoso, lo problemático es precipitarse en tomar la apropiada decisión. Cualquier crisis lleva a la reflexión y al cambio haciendo que evolucionemos. Ahora tendrás que decidir si ese cambio debes dirigirlo a cambiar tu situación o a cambiar tu actitud hacia ella.

Ver más preguntas

 

Pueden enviar sus consultas de forma anónima a esta dirección: redaccion@aragondigital.es