Nuestra psicóloga de cabecera contestará sus dudas

El psicólogo responde a...

No puedo hacer regalos ni excesos estas Navidades a mis familiares por la crisis, me da vergüenza reconocer mi situación, ¿cómo actúo para no sentirme tan mal?

A pesar de la crisis, seguimos en una cultura donde en estas fechas prima el consumismo y se sigue incitando a las personas a comprar cada vez más en Navidad. Pero tras este fuerte bombardeo, no debemos olvidar que no importa tanto el qué ni con cuánto sino más bien con quién, pues al fin y al cabo  la esencia real de la Navidad consiste en pasar unos días felices en torno al círculo familiar.

El dinero que muchas veces se destina a los regalos, e incluso el regalo en sí mismo, no siempre es lo más conveniente para quien lo recibe. Bien al contrario,  hay elementos “gratuitos” de la Navidad que por sí solos ya son un buen regalo para entregar a los demás, como por ejemplo ayudar a montar el árbol de Navidad y el Belén, compartir y disfrutar de las conversaciones familiares mientras se come turrón, echar una mano a preparar las interminables comidas y cenas, etc. Además tienes la posibilidad de hacer obsequios caseros y personalizados dado que  este tipo de ofrendas suelen ser las que subjetivamente más se valoran por el tiempo, el cariño y la dedicación que se ven reflejados en ellos; pues en definitiva es lo que de verdad necesitamos las personas.

A menudo será suficiente con “reinventar situaciones”, vivirlas y demostrarlas de otra manera diferente a lo que se solía hacer. Solo hay que cambiar de mentalidad y ver esta situación desde otra perspectiva y así conseguirás valorar y apreciar aquellas cosas que antes pasaban desapercibidas.

Por eso debes actuar con normalidad, sencillez y sin avergonzarte de ello. Es un buen momento para sincerarte contigo mismo/a y reflexionar sobre qué papel desempeñas dentro de tu familia y, con naturalidad y confianza, explicarles tu situación actual, aquello que te preocupa, pero que a pesar de ello quieres demostrarles que la Navidad sigue siendo importante para ti porque los tienes a ellos.

Mi consejo: Tu presente situación es totalmente compatible con el espíritu navideño: disfrutar de la cercanía con la gente que más quieres, poder sonreír y atesorar momentos de alegría con los demás y, sobre todo, aceptar con humildad pero con ilusión lo poco o mucho que materialmente se pueda regalar.

Ver más preguntas

 

Pueden enviar sus consultas de forma anónima a esta dirección: redaccion@aragondigital.es